jueves, 10 de noviembre de 2011

Nazis nacionales.

La Independencia se revalorizó en España con el advenimiento de la Constitución de 1978. Para el que sea demasiado joven o simplemento no lo sepa, el sentimiento independentista en España es relativamente nuevo, apenas un siglo y lo que en tiempos fue un nacionalismo tímido, se convirtió en una debacle durante la Segunda República y posteriormente en un modo de vida para muchos que vieron aplastadas sus aspiraciones con el franquismo. Hoy en día, en España los nacionalismos independentistas periféricos, llamados así porque se localizan en las zonas limítrofes del país, siguen cosechando fracasos ante la imparable marcha del sentimiento nacional, que poco a poco se va reimponiendo en nuestra Historia. Eso si no contamos el último periodo sucialista en que el asunto se ha resentido y mucho.

Cosas de Nazionalistas.

Antes de continuar quiero dejar claro que todo nacionalismo en España es independentista y que no se entiende de otra manera. No sirven los paños calientes. Un partido político que no quiera ser tildado de rompepatrias debería etiquetarse cómo partido regionalista, tal y cómo existía en Cantabria. Un partido regionalista lo es por su región, lucha por ella, pero en el amparo de la Constitución y dentro del Estado de Derecho sin aspiraciones soberanistas que entren en confrontación directa con estos principios emanados de la Carta Magna. En el lado contrario se encuentran partidos cómo los que asientan sus nobles en Cataluña, Pais Vasco o Galicia. Grupos independentistas que juegan con las prebendas que emanan de la Constitución y que se oponen a la idea nacional intentando establecerse por encima del Estado, aprovechando las leyes al efecto e intentado la ruptura nacional por sus propios intereses. Utilizan la bendita Constitución, al tiempo que se oponen a hacerla suya. Quizás en esto tenga mucho que ver la Ley Electoral y por supuesto la financiación autonómica.

España es un puzzle multicultural. Demasiado multicultural y despues de casi cuarenta años demasiado políticamente correcto. Ciertas maneras del Estado corresponden más a operaciones de imagen que inciden en esta corrección y que perjudican más que favorecen tanto a la Administración cómo al prestigio de la Nación. La ley electoral, basada en el sistema D´Hont está totalmente desfasada para un estado democrático totalmente desarrollado y esto ha hecho que desde la muerte del General Franco, los grupúsculos nacionalistas aposenten sus diputados y senadores aún cuando otros grupos políticos de caracter nacional han conseguido más votos en las urnas.

Cambios, cambios.

Sin embargo, lo que no hace el Estado lo hacen los ciudadanos con su voto. Durante todos estos años de democracia, grupos nacionalistas han gobernado sin problemas en las regiones periféricas. Reductos demagógicos que bajo la bandera del nacionalismo moderado han llevado a cabo, una y otra vez, intentos de establecer una ruptura con el Estado y por ende con el resto del país. Su mejor baza era, paradójicamente la Dictadura de Franco. Ya que con ella eran justificables los intentos de soberanizar sus territorios. Habian visto aplastadas sus ideologías, sus costumbres y su idiomas. Era plenamente justificable huir de una nación hostil y dictatorial. habia que independizarse.

Pero se dice que no hay nada que el tiempo no cure. Y tras tantos años el pueblo, los ciudadanos de a pie están viendo la verdadera realidad de las cosas. Franco murió, la Democracia se aplicó con éxito y la Constitucion, a pesar de tener ya varias décadas a sus espaldas sigue tan vigente y garante de libertades y derechos cómo lo era el dia que se elaboró. España es un estado moderno, integrado en una realidad supranacional cómo es la Unión Europea y con un crecimiento consistente a pesar de estos tiempos de crisis que a todos los paises están afectando por igual. El milagro Español siguió su camino, logrando un desarrollo en poco menos de treinta años que otros paises mucho más avanzados cómo Alemania, Francia o Inglaterra habían tardado siglos en conseguir.

Reconstruyendo desde cero.

El ciudadano no es tonto. Y esto deberian saberlo los políticos. A Rey muerto, Rey puesto. Los partidos nacionalistas nunca han sido necesarios, pero ahora, a varios años de distancia del Régimen es cuando verdaderamente se ven lo inútiles que son. El daño que han hecho a sus regiones intentando apartarles de una España que mira a todos sus hijos por igual. Debemos congratularnos por ello. Debemos felicitarnos porque España camina hacia una nueva realidad mas coherente, nacional y democrática. Un sistema que más tarde que temprano llegará al equilibrio que merece y que vió mermado por tantos años de dictadura. Es lo que nos merecemos. Los nacionalismos están de más y eso, el pueblo, lo sabe.


Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

10 comentarios:

Helio dijo...

Yo el nacionalismo catalán y vasco lo veo como una lacra que se ha instalado entre una parte de la clase política nacionalista.
Hoy la independencia sobre todo de Cataluña, es absolutamente inviable, estas regiones en la actual situación, fuera de la union europea no tendrían ninguna viabilidad, los políticos catalanes y vascos lo saben, lo que ocurre es que ese distanciamiento del estado central les da unos votos que les permiten gobernar en esas regiones.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Yo creo que los padres de La Constitución cometieron un tremendo error al diseñar el actual Estado Autonómico. Quisieron ser más papistas que el papa y ahí están los resultados: arruinaron la igualdad de los ciudadanos que pregona la misma Constitución. Y si así quisieron bailarle el agua a ese espíritu particularista de algunas regiones, sirvió para alentar el separatismo.

Un abrazo

E..P.. dijo...

Hola C.S.Peinado.
Ha sido un gran error y un descontrol que pagamos y pagaremos caro.
El nacionalismo y el antinacionalismo están exarcebados.
Saludos cordiales amigo.

Lobo Solitario dijo...

Los nacionalismos y la ley electoral están demostrando ser un cáncer social, económico y político.
Saludos.

jano dijo...

Los nacionalismos son ante todo un negocio político que lo único que pretende es sacar la mejor tajada en el reparto de la tarta, revolviendo la caspa y tergiversando interesadamente la Historia en su favor ante una población que necesita sentirse algo superior y exclusiva frente al resto. Resulta curioso el hecho de que los más furibundos nacionalistas suelen ser la segunda o tercera generación de personas afincadas en esa comunidad, procedentes sus familias de otros lugares.
Los agitadores nacionalistas, con sus cantos de sirena, endulzan los oídos de sus paisanos y asustan a la gallina de los huevos de oro sin llegar a matarla y sin pretender, en el fondo de su ánimo, abandonar el gallinero común del que obtiene el mejor grano para seguir engordando. Saben latín los capones.
Saludos.

C S Peinado dijo...

Es un aprovechamiento óptimo de lo que podríamos llamar chantaje interterritorial dentro del mismo país, Helio. Amagan siempre con dar pero nunca dejan caer la mano salvo para coger lo que se ponga de por medio. Dinero, competencias, decisión, humillación al pueblo español... Todo para financiar un hecho diferencial que nunca existió pero que la estupidez autonómica ha certificado cómo bueno.

Una pena y un error que nos está costando carísimo.

C S Peinado dijo...

Jose Luis, quisieron dar autonomía a un territorio que la última vez que la logró declaró unilateralmente la independencia. Por lo tanto yo creo que los padres de la patria si que sabian lo que podía pasar pero confiaron en la bondad de los territorios sin saber que una cosa es la autonomía y otra la libertad incondicional y al saqueo.

Restituir España a su estado normal costará sangre, sudor y lágrimas y eso considerando que los nazionalistas pongan de su lado no dando demasiado la tabarra. Cosa que no está en ellos sino en su electorado.

C S Peinado dijo...

Ya ves E..P.., y ésto durará mientras haya dinero. Son la especie mas tonta que existe pues van chupando lentamente la sangre al organismo del que dependen y que les dejará morir en cuanto la sangre se acabe porque estarán tan arruinados o más que todos los demás.

Eso es tener visión de conjunto. Lastima que todos los garbanceros que los aplauden no sepan leer, se llevarían un susto de conocer la verdadera historia de aquello que tanto jalean.

C S Peinado dijo...

Eso es cierto Lobo y lejos de remitir el problema se agudiza por la impericia de unos y el aprovechamiento de las circunstancias de los otros.

C S Peinado dijo...

Jano, son cómo bein dices parásitos que precisan deunhuesped para sobrevivir, por lo que obviamente se agarran cómo garrapatas a la ubre. Lo malo es que la ubre se va quedando seca y por eso ahora han decidido dar más caña para ver, si de lo poco que queda se hacen con el trozo más jugoso.

Y todo ello amparado en una mínoria de votantes que, sin embargo se cohesiona a la hora de elegirlos para elevarlos a la categoría de interlocutores válidos en su tratamiento con la ubre, leáse estado,por enciema de las demás garrapatas autonómicas.

UN follón de padre y muy señor mío que nos salke por un ojo de la cara y nos hace vivir en permanente crispación.

Darle Caña a ésto: