viernes, 25 de noviembre de 2011

De zeñoritos y ejplotaos.

En mi pueblo, en la provincia de Jaén, era muy normal que Franco, cuando hacía un alto en sus altas responsabilidades de guiar la Unidad de Destino en lo Universal que era España se aviniera a cazar en los terrenos que la familia de su yerno tenía por aquí. Eran muy célebres sus cacería e incluso corre el rumor en el pueblo de que los marqueses, para no quedarse sin mano de obra barata, hablaron con el Caudillo para que la factoría de Santana Motor fuera para Linares de cabeza, en vez de venir aquí. Sea cómo fuere, los marqueses eran los verdaderos señores feudales de éstos pagos y uno de los más claros exponentes de lo que era el típico señor andalú. Ese ser con poder sobre todo, tierras, ganado y vasallos y que creíamos ampliamente superados con la muerte del Dictador y el advenimiento de la Democracia. No obstante, en el ideario del pueblo sigue muy patente esa pertenencia al señor. Claro ejemplo fueron los panolis que fueron a reirle la gracia a la Duquesa de Alba, propietaria de media provincia de Sevilla.

Andalusía Imparable, pero pará.

Y es que en Andalucía, en éste engendro de ocho provincias en las que las cuatro de Oriente pensamos que las cuatro de Occidente nos ningunean, coincidimos no obstante en ese ideario ancestral de pertenencia a un Señor, sea el que sea. El andalú funciona así. Necesita un amo al que servir, al que lustrarle las botas y aventarle la caza. Por mucho que se me escandalicen mis pares de la Patria Chica, en el fondo sabemos que es así. Por ello, cuando la democracia se llevó, a base de derechos y supresión de deberes (demasiados), a base de dádivas y de tener un peaso de presidente andalú en la Moncloa (Felipe Felipón) el tema de la servidumbre al noble, al señorito o al bien avenido, surgió otro tipo de servidumbre. Un caciquismo menos conoscible pero que garantizaba ese acervo cultural que suponía poner tu culo a disposición del señorito, del dueño de tu voluntad. De ese ser superior que nos perdonaría la vida, dirigiría nuestra existencia y otorgaría nuestro ser y nuestras haciendas.

Así, durante más de treinta años, el pueblo andalú, convenientemente idiotizado por un sistema educativo que es, didamoslo con educación, una puta mierda, fue cayendo en una espiral de servidumbre a su nuevo Amo y Señor, el PS andalú, asentado firmemente en su Palacio de San Telmo y manipulando la vida de más de ocho millones de sirvientes desde su púlpito de mayoría absoluta o compartida con una Izquierda Unida facílmente manipulable desde el Hospital de las Cinco Llagas. Una servidumbre que vendría dada por ese gran invento que era el Plan de Empleo Rural. Engendro que ostentaba las tres mentiras, ni estaba planificado para crear empleo sino para constituir un enorme cocedero de votos, ni era fuente de Empleo sino de todo lo contrario, de estómagos agradecidos y atocinamiento apesebrado y por supuesto, no estaba creado para conseguir el desarrollo rural. Para eso sólo hay que darse una vuelta por cualquier pueblo y ver cómo ha evolucionado la imparable Andalucía que nos venden desde la Junta.

U arcarde u diputao...
El caso es que el paro es el mayor de España, sómos un engendro a medio andar entre lo turístico y lo agrícola y estamos regidos, que no gobernados, por un señor con barbas que atiende al nombre de Amo Griñán, aunque más lógico sería llamarle Gañán, investigado por su presuinta vinculación a darle deinerito público a los amiguetes y además genio de la última gran parida que se la ha ocurrido al PS para contrarrestar el avance de un PP que gana votos entre aquellos que ya no se contentan con un PER que cualquier día saltará por los aires resquebrajado, roto y destruido en los mil pedazos que tiene la dignidad de un andalú, parasito para cualquiera que no sea de ésta tierra. Por lo tópico, porque sómos una tierra tipo agujero negro, que absorve todo lo que se invierte sin mostrar resultado tangible y por ser, en definitiva, un lastre para la economía de España merced a las estúpidas políticas de éste gobierno, más dado a colocar todo tipo de familiares y legalizarlo después que a trabajar por sacarnos de producir pepinos que, además, nos joden.

El señor Griñán/Gañán no ha tenido, en ésta tesitura, mejor idea que la de negar que los alcaldes se presenten a parlamentarios autonómicos. Así, al cual, en vista de que se han perdido muchísimos ayuntamientos para su formación por su brillante gestión municipal el buen hombre ha pensado, pues nada, cómo no tenemos alcaldables de renombre, pues los quitamos de en medio, decimos que es para ahorrar sueldos y le ponemos una cortapisa más a Arenas en su desbocado camino hacía San Telmo. Dicho en plata, cómo los alcaldables de ciudades cómo Cádiz, cómo Jaén, cómo Fuengirola, son los platos de alta cocina que se van a cocinar en campaña, el Gañán, que sólo puede presentar migas y encima saladas, pretende fastidiar ese avance que, en la campaña electoral recientemente finiquitada se ha traducido en la pérdida de todas las provincias a excepción de, lógicamente y cómo no podía ser de otro modo, Sevilla. Un plan descabellado que ya ha tenido su contestación en forma de recurso ante el Tribunal Constitucional.

Ainsss, que doló hajta marso...

Así las cosas, el tema pinta candente con un Valderas que ya ha dicho que IU servirá eternamente de mamporrero a los intereses de la izquierda. Para que no se rompa, vamos, o cómo mucho para recoger las migajas que deje el PS que, por cierto, lo ha tratado siempre cómo la porquería oportunista que es. El señor Griñán ve que le van cayendo ostias cómo panes por todos lados, desde todos los frentes y en todos los formatos. Busca desesperadamente una reelección que le ayude a conservar, para su amo en Madrid, el eterno feudo que, de un modo u otro, siempre es Andalucía. La eterna cuna de España que, desde Tartessos se ha dado al saqueo coyuntural de todo el que ha pasado por aquí. Saqueo que, representado hoy en día por Gañan y sus saqueadores, representa ya el último punto de España donde los traidorzuelos de la rosa andan todavía haciendo el capullo. Con ésta medida lo demuestran claramente y dan pie a que sigamos buscando calificativos para llamarnos, porque andalú, con ésta gente suena, cada día, peor.



Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

14 comentarios:

Maribeluca dijo...

Y ahora los señoritos cazadores son Bermejinsky y Garzón, aunque luego los cazados in fraganti fueran ellos...

Es una especie de PRI cortijero lo que tienen montado por allá abajo, por fortuna parece que el chollo se les está acabando.

Saludote, y felicidades con retraso que ya vi que hace poco fue tu cumple.

Lobo Solitario dijo...

Las eternas dos Españas...Así nos va!

E..P.. dijo...

Lleva Andalucía vapuleada desde siglos y lo que le queda.
Antes con Franco, después con esto que llamamos democracia ayer los sociatas y hoy, hoy todavía estar por ver pero me dá que seguirán explotándola hasta el máximo.
Griñan, menudo elemento... Andalucía sin más remedio siempre a mantenido basuras de terratenientes, políticos y demás especies.
Eso les pasa porque de buenos son tontos.( lo digo en el buen sentido).
Ya veremos con el nuevo cambio si cambia algo.

Candela dijo...

Solo hajta marso...? Ojalá.

Este es uno de los post tuyos que más me ha gustado, quizá por la viva recreación del "paisaje".

Esperemos que pronto se rompa el hechizo lunar y Andalucía despierte con todo su potencial humano y todas sus posibilidades de crecer.

Zorrete dijo...

De lo que dices de Metalúrgica de Santana no me extraña nada, las factorías fueron a Linares y La Carolina, Metalúrgica de Santana estaba llega de jerarcas del régimen. Lo se bien porque trabaje en eso. Los Andaluces con perdón cambiáis un amo por otro y quedáis tan panchos. Eso sí que no sea demócrata y liberal, eso ni hablar. Los que no sois así lo tenéis que pasar fatal con vuestros paisanos, en Extremadura pasa otro tanto (mi familia es de allí). Pero todo tiene un limite, esperemos.
Saluditos.

Rafa Hernández dijo...

Unos tienen la fama y otros escardan la lana. Es cierto que en Andalucía los terratenientes y los señoritos de los cojones como por allí les han llamado siempre la gente sometida han estado siglos haciendo lo que les ha dado la real gana, muchos poseyendo hectáreas y hectáreas de terreno, dejándolas baldías y sin permitir que nadie sacara provecho de ellas, y si lo hacían era sangrado a cuatro desgraciados, pero hoy en día aunque en otras zonas de España no se les llame señoritos, los hay mucho más ricos, más poderosos y más hijos de puta. Saludos C. S. Peinado

José Luis Valladares Fernández dijo...

Has hecho una descripción del ambiente que se vive en Andalucía perfecto.
Lo malo no es que los que tienen aires de caciques quieran imponer su ley y procuren tener servidumbre de esclavos. Lo malo, malo de verdad es que la gente de a pié, no se revele y exija sus derechos, al menos no dejándose embaucar.

Un abrazo

C S Peinado dijo...

Aquí lo que tenemos, Maribeluca, es la dictadura del PER, cómo en un pueblo de aquí, de Jaén, Jodar. Es un pueblo donde todos cobran el PER, con un sesenta por ciento de paro donde el Partido Sucialista tiene el vivero de votos asegurado.

Y así en muchso sitios que, en lugar de poner una empresa, un negocio, una industria, se contentan con cobrar año tras año, echar "unos jornalillos" en negro y dar la brasa a los que si cotizamos.

C S Peinado dijo...

Eternas, Lobo, porque somos cainitas hasta la médula. Siempre estamos mirando por encima del hombro al vecido y eso trae las consecuencias que todos conocemos, ni más, ni menos.

C S Peinado dijo...

E..P.., lo que nos pasa a los Andaluces es que hemos pasado de ser un pueblo analfaburro y pobre a ser analfaburro y con futuro cómo camarero, constructor o campesino con derecho a subvenciones. Todo ello regado con una burbuja económica que ha permitido comprar (endeudarse) con una nómina de mil euros un chalet, un audi y todos los caprichitos habidos y por haber.

Ahora el chollete se ha ido al garete y lo poco que teníamos se ha ido por el retrete con lo que nos hemos quedado cómo antes de boom pero más endeudados.

No, si al final vamos a ser más tontos que Abundio.

C S Peinado dijo...

Candela, para que el hechizo se rompa, tendrán que morir los cincuenta mil brujos que el gran Hechicero Gañán ha ido colocando y por supuesto legalizando a lo largo de su escaso margen de gobierno. Más lo que venía de antes.

Sómos lo más parecido al Régimen de Franco, por cuanto el Movimiento era lo más inamovible que había y aqui, la Andalucía imparable va desbocada al agujero de los parados sin paga (a no ser que tengas carnet).

C S Peinado dijo...

No se yo, Zorrete, el caso es que el andalú está contento mientras no le falte jarana, paguicas y trapicheo. Dándose esas tres premisas, lo demás le importa un bledo, cómo si se la quieren cojer con papel de fumar.

Así nos va.

C S Peinado dijo...

Rafa, eso es cierto, lo que pasa es que aquí ahora pasa lo mismo con los cuatro dsgraciados que no eran señoritos de casta. Dice el refrán "No pidas a quien pidio ni sirvas a quien sirvio", yo lo se porque en mi pueblo los cuatro empresarios que han triunfado, se dedicaron a comprar olivos a discrección y explotar a los trabajdores todo lo que podían.

Por eso te digo que los tiempos cambian pero las mentalidades permanecen.

C S Peinado dijo...

Jose Luis, la gente no se rebela porque no tiene porqué. ¿Acaso crees que el millón largo de andaluces que está en paro según las listas del INEM no tienen ningún ingreso? Yo conozco gente que está trabajando en negro en cuatro cosas y dentro de mi misma empresa hay montadores ilegales a punta pala.

El andalú otra cosa no, pero buscarse las castañas en negro es un especialista. Por eso, rebelarse... no es una opción.

Darle Caña a ésto: