martes, 15 de noviembre de 2011

Dime digo donde dijiste Diego.

Merced a mi vuelco e intensa participación en éste, mi. vuestro blog que llevo y en aquellos en los que participo, me voy encuentrando, tanto a través de la moderación de los comentarios cómo del correo electrónico con opiniones en verdad y en ocasiones francamente hostiles. Y es que los españoles, con demasiada frecuencia, no relativizamos que, cuando nos referimos al gobierno, hablamos de España y a la inversa. Por lo tanto, al comentar sobre un aspecto determinado en cuanto a la Nación se refiere lo hacemos desde la óptica de lo bien o mal que nos parece la actuación gubernativa y si nos referimos al gobierno lo hacemos en función del terruño al que se refiera.

Más es menos.

Es lo que normalmente se entiende por "confundir la parte con el todo". Hoy quiero hablaros de ello y aclarar algunos términos en los que sin duda veo que hay lagunas tan grandes que más parecen el Atlántico. Cuando por ejemplo hago una referncia al asunto de Gibraltar me refiero al las frecuentes refriegas entre España e Inglaterra a cuenta del Peñón, quiero referirme a una cuestión política y de actuación, o carencia de la misma por parte de los que mandan y no al sentido general de España. Con el artículo me refería a la incompetencia en esa materia de nuestro ejecutivo elegido democráticamente para defender nuestros derechos en la zona, cosa que no se hace y no que los españoles seamos unos meapilas, aunque en algunos aspectos así pudiera referirlo.

Si hablamos de un país que hunde sus raices en el Imperio Romano y que por si mismo conquistó un cuarto del globo terraqueo, manteniéndolo durante mas de cuatro siglos bajo su poder, defendiéndolo más de una vez con un par de redaños a falta de otras armas y gestionándolo mal que bien para lograr que la cultura hispánica calara de forma efectiva en los lugares en los que un caballo español posaba la pezuña, creanme. No somos cualquier pais. Si tras una monarquia absoluta, una república fallida, un regimen dictatorial y treinta años de transición hemos forjado una democracia sólida y de tintes liberales con amplias conquistas sociales envidia de grandes potencias, no somo cualquier país.

Somos algo más...

Lo digo porque hay quienes han aprovechado, no se si desde las altas esferas del nazionalismo patrio, cosa que me agradaría en exceso pues significa que el Eje Vasco-Catalá me toma en cuenta, para atacar a España merced a lo que yo llevo publicando de un tiempo para acá. No señores. España es una gran nación. Es un país envidiable, en él que la libertad, cosa que no existe en otros territorios que no nos desmerecen cómo Cuba, nos permite elegir un gobierno cada cuatro años en las urnas. Gobiernos, que merced a su signo político hacen bien unas cosas y otras las hacen francamente mal. Hablo, sin citar, de las Azores, de Peregil, del Alakrana o de Gibraltar. España es un país con el que el extranjero hispano sueña pues es una nación constitucional, democrática, parlamentaria, igualitaria y europea, cosa que no es, ni de lejos y esperemos que la cosa cambie algunos territorios surgidos bajo nuestro propio patrocinio.

Más puede ser menos...

Ahora bien. Que ahora tengamos un gobierno nefasto no quiere decir que España sea un país nefasto. De hecho, Franco apoyó la revolución cubana, abasteció de maquinaria agrícola a la Isla y permitió manifestaciones pro-Fidel en Madrid durante los cincuenta, aún cuando la lógica y los distintos signos políticos de ambos regímenes no permitirian comprender esta asistencia. ¿Será que Cuba es algo más que un país al otro lado del Atlántico para España? ¿Será que no quedó totalmente rota la relación entre ambos estados tras el golpe de Estado del 59 e incluso desde la independencia? Yo me inclinaría a pensar que sí. Pues cómo en éste ejemplo que nos une a la Fidelísima otros tantos que lelvamos vividos cada día que nos separa.

Señores opositores a mis textos, pensamiento o blog. Yo escribo con una elevada cantidad de ironia y para comprender mis escritos ustedes tienen que mirarse dentro de sí. Tienen un españolito en su alma que les une a éste país pues en su linea de sangre, más tarde o más temprano encontraran a un nacional nacido en éste país que emigró con la maleta llena de sueños hacía los cuatro puntos cardinales, dentro y fuera de España. No intente usar mis escritos contra una idea que defiendo y hago mía en favor de una España respetable, grande e históricamente influyente, porque sólo dejan claro que son ustedes unos pícaros malintencionados en busca de argumentos que validen su propio odio hacía su tierra y hacía España.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

8 comentarios:

José Luis Valladares Fernández dijo...

No te preocupes. Cuando encuentras a tu paso gentes que protesten de tu manera de ver a España, es señal inequívoca de que vas por el buen camino. Resistir es vencer.

Un abrazo

María dijo...

Pues claro que sí y ¡Viva España!.

Besos

Zorrete dijo...

CS esperabas otra cosa, eso es de lo mas normal. ¿Se puede razonar con el escorpión? Que se lo pregunten a la rana.
Otra cosa, el "Che" estuvo dos veces en España con conocimiento y autorización de Franco, en una de ellas se fotografió por las calles de Madrid, unos comunistas del barrio de Vallecas, le reconocieron y le alertaron: "Si te pilla Franco te fusila" JÁ. Le abrieron el Corte Ingles solo para él (era fiesta y estaba cerrado), compro una maquina de escribir portátil y varias pistolas.
Saluditos.

Lobo Solitario dijo...

¿Resulto muy pedante si digo: "Te lo advertí"?
Cuando uno da con, por poner un ejemplo, alguien que entiende una crítica a Pujol como una crítica a toda Cataluña, o una puntualización como que Euskadi no tiene razón histórica alguna y te acusa de "ir contra la patria vasca", es evidente (al menos para mi) que estamos ante fanáticos descerebrados y desgraciadamente de estos hay muchos.
Ármate de paciencia, vas por el buen camino: "Ladran luego cabalgas"
Ánimo.

C S Peinado dijo...

Pues sí, Jose Luis, en ese sentido estoy muy a gusto conmigo mismo. Y no me arrepiento de ello. Mi visión es mía y obviamente, cuanta más gente la comente, ya sea a favor o en contra será, inequívocamente porque me tienen en cuenta, muy, muy en cuenta.

C S Peinado dijo...

Gracias por el apoyo y es lo que yo digo Maria, hay más historia y orgullo en los cuatro siglos anteriores a la Guerra Civil que en los setenta años de después. Sin embargo a algunos, masoquistas ellos, les gusta remover una y otra vez las injundias de esas siete décadas.

Penoso.

C S Peinado dijo...

Conozco esa anécdota del Ché, Zorrete, epro es otra cuestión distinta. Franco tenía cómo todo español que se precie de serlo una grandísima querencia por Cuba, de ahí que suministrara, irónicamente, todo tipo de maquinaria industrial y camiones para los ingenios azucareros al castrismo.

Es algo que se de buena mano merced a dos fábricas de ese tipo de maquinaría que se enriquecieron casi únicamente, con las exportaciones a Cuba. Cuando éstas cesaron, pum, al hoyo. Cosas del Hispanismo.

C S Peinado dijo...

Gracias por la reprimenda y el apoyo Lobo. Sé que tienes más razón que un santo pero aún a costa de ello me atreví a escribir el artículo más cómo reafirmación de lo dicho que cómo lamento por lo mismo.

Por lo demás cada uno tendrá su merecido en su día, el que da más de la cuenta por manirroto y el que no suelta por ávaro, tal y cómo contaba Dante en la Divina Comedia.

Darle Caña a ésto: