lunes, 21 de noviembre de 2011

Mis primeros treinta y cuatro años.

La verdad, nunca habría pensado que, con tan poco, uno podría llegar a sentirse tan realizado. Obviamente lo digo por éste blog, al que le dedico muchos de mis esfuerzos y que me chupa tantísima energía cómo yo deseo que me absorva. Y lo digo porque durante mucho tiempo, a lo largo de mi vida, no me sentí más que fracasado, sin encontrarle un sentido a la vida y sin apenas gans de hacer nada. No lo digo por mi esposa, Silvia, que siempre me ha apaoyado en todo cuanto he emprendido aún cuando ello nos haya llevado casi a la ruina. No lo digo tampoco por la vida en sí, de la que he encontrado felicidad, trabajo y salud. Lo digo por ese hueco que queda a quien, andando de jóven con muchísimos  proyectos al final la propia Vida camina por otros derroteros que, al fin y al cabo, te conduce a recónditos lugares que nunca hubieras soñado ni pensado visitar. Es por ello que un acontecimiento tan señalado contar con algo apoyado por otras personas, que ésta bitácora es el medio preciso y necesario para señalar el  acontecimiento que presento.

Érase una vez, hace treinta y cuatro años...

No voy a inventarme ninguna historia ni ninguna milonga de esas de que llovía o hacía frío o que se yo. Sólo puedo decir que hacía dos años y un día que Franco había dejado el puesto vacante y que España se debatía en una serie de reformas que parirían, un año y diecisiete días después esa cosa que el Pueblo llamamos Constitución y los politicastros denominan papel higiénico. Además en Cataluña no sólo lo llaman así, encima lo llaman de baja calidad y que raspan. Cómo digo, yo nací en aquella España de la confrontación política incipiente y no recuerdo demasiado de aquellos años. Alguna foto he visto en blanco y negro pero la mayor parte de aquellas viejas fotografías que recogían alguna de mis apariciones estelares cómo infante primero y adolescente después ya no existen, con lo que no poseo memoria más allá de lo que mi cabeza me presta.  De todos modos si recuerdo que pasó entre una familia cohesionada que a fecha de hoy ya no existe y sobre todo que pasó en casa de mi fallecida y que Dios tenga en su gloria Abuela.

Después ya vino el colegio, el instituto, la Universidad. Periodos que fueron sucediéndose entre problemas familiares enormes que me paralizaron a la hora de dar muchísimos de los pasos vitales que un hombre o una mujer deben de tomar bien profesionalmente, bien cómo persona. Sólo tuve un buen rato, que se convirtió en eterno y que me lo proporcionó, proporciona y supongo, Dios Mediante y esfuerzo de ambos también, proporcionará ad eternum en función y favor de nuestra relación que, al fin y al cabo, es lo único que tengo. Por muy duro que suene decirlo, lo que es cierto lo es sin parangón y lo escrito es tan certero ahora, cómo cuando fueron sucediendo cada uno de los hechos que me han labrado y esculpido cómo lo que soy hoy, un orgulloso aporreador de teclas en un blog que, empezando sin pretensiones va cogiendo fuerza gracias a todos los que me apoyais cada día y lo haceís comentándome, siguiéndome y en suma, apoyando un proyecto que derivará en otras cosas que espero tengan igual o mejor acogidas que CSPeinado.

Y es que nunca llueve a gusto de todos.

Pero si la dicha el buena, nunca hay tardanza para llevar a cabo uno, dos o mil proyectos. Eso lo pienso ahora, cuando he cumplido tres décadas y cuatro años. Y lo pienso porque cuando celebré (es un decir) mi anterior aniversario pensé que con mi edad Cristo (no es coña) ya había hecho algo por el Mundo, mientras yo seguía lamentandome de no haber hecho nada que me gustara en la vida, de nada que me llenara o me hiciera sentirme orgulloso de ser yo mismo. Ese día, me prometí no cumplir un año más sin poner enmarcha algo que fuera mío, legítimamente mío y que fuera original y de mi puño y letra. Ahora mismo lo estoy escribiendo en algo que cumple lo que hace un año prometí y que, tras unos pocos meses ha cumplido mis exigencias mínimas en cuanto a creación se refiere. No es un fin en si mismo sino un medio para obtener otros de mejor y más profundo calado en la consecución de algunos fines que en su día fueron secundarios y que, hoy en día se han convertido, nobleza obliga en prioritarios.

No puedo decir que me avergüence de todos esos años en los que el baldío estatus de fracasado se instaló, aún cuando sé que no es cierto, en mi corazón. Hoy tengo salud, una mujer que me quiere, dinero y trabajo, voy saliendo de deudas y tengo a mis acreedores cubiertos. Puedo decir que la vida, en lo personal, me ha sonreido y en todos los demás aspectos también. Lo peor es ser un pobre con aspiraciones, aunque estimo que no lo es tanto si el pobre, a parte de corazón tiene cabeza y a parte de ilusiones, determinación para llevarlas a cabo.  No quiere decir ello que se vaya a conseguir todo lo que uno se proponga. De hecho los escollos suelen ser muchos, de variada índole y muchas veces insalvables. Pero se dice que las penas con pan suelen ser menos y en mi caso me gusta mucho el buen comer, aunque no sea un gran deglutidor de pan, con lo que no se pueda conseguir de frente se intentará acometer de lado y sino, pues nada. Lo que no puede ser, no puede ser y, además, es imposible.

A por las tres décadas y media.

Es lo que me queda ahora. Acoger mi nueva edad con orgullo y no dormirme en los laureles pues el Tempus Fugit nos sorprende durmiendo y cuando quieres acordar sigues lo mismo y tienes uno, diez o veinte años más. Ahora toca seguir trabajando en el blog, acometer nuevos proyectos, sere feliz no por tener más sino por tenerlo mejor y sobre todo por tener con quien compartirlo. Son treinta y cuatro años que ya no se van a recuperar pero que, viéndolo desde muchas perspectivas, bien pasados están por cuanto han pasado cómo algo en lo que he podido crecer, aprender, ver más allá de mis prejuicios y pasar un túpido velo sobre lo malo y no volver a pasar sobre piedras que están ahí para hacernos descarrilar. Sé que podré hacerlo porque ahora tengo claras mis prioridades, mi familia, mi casa y éste mi, vuestro blog. Bitácora que en muchos casos podrá resultar insustancial, pero que en otros muchos casos, el mismo es una espita, una valvula de escape por la cual brotan los sentimientos e ideas más intimas que siempre compartiré con quien desee seguirme.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

20 comentarios:

María dijo...

Ay, ¡quien los pillara! (otra vez, jaja), si es que eres un chavalín con toda la vida por delante (ahora que no aprobarán la Ley esa de muerte digna más todavía) y tienes una cosa que te va a ayudar mucho a conseguir lo que quieras, la sencillez y la humildad de la que haces gala.

Así que, desde mi "vejez" (51) y llorando por los 34 que hace tanto que perdí (en realidad no me da pena no tener esos años sino la salud que tenía entonces y la talla 38, jaja), te envío un gran abrazo de felicitaciones.

Besos

Candela dijo...

Me parecen reflexiones muy positivas. Además, el blog es un buen augurio porque está funcionando mejor que bien.

Y otra cosa, lo importante es lo que está por venir. Al pasado solo debemos mirar para aprender o para refugiarnos en los buenos recuerdos, que siempre los hay.

aina dijo...

¿34 sólo? pensaba que eras mayor, ,mayor de 50 además.

Pues ánimo en tu nuevo proyecto. Aquí estamos, para apoyarte y criticarte cuando lo mereces, que no todo ha de ser fácil.

Zorrete dijo...

Felicidades por ser tu día y por todo lo demás. Eres muy joven aún, todo puede ser posible. Mira cuando tu naciste a mí me arreaban cada día los grises unos porrazos que no te puedes ni imaginar y me faltaba año y medio para ingresar en el ejercito. Primero Cordoba y luego A.A. en La Linea de la Concepción. La cosa parece que aclara, paciencia y barajar.
Saluditos.

José Antonio del Pozo dijo...

felicidades, también por este texto, tan verdadero
saludos

José Luis Valladares Fernández dijo...

El pasado tiene su importancia, no por lo que fue, si no por el poso que deja en nuestras vidas y que, sin darnos cuenta configura nuestro porvenir.
Y tu pasado no pudo estar tan vació como quieres indicar. Qué hubieras querido más? Es lógico, pero no perdiste el tiempo. Tu buen blog da fe de ello.

Un abrazo y esperando que no abandones esa linea de superación continua

Lobo Solitario dijo...

Cosas nueva y extraordinarias "veredes"....
¿Felicidades!

Herep dijo...

¿34, CS?
¡Estás hecho un viejete!
Es broma, tocayo.
Me alegra esa energía vital que se desprende de tu escrito... y que se respira en el blog.
Como bien dice Candela, todo va viento en popa.

Un abrazo y espero que pases un feliz día.

C S Peinado dijo...

Pues sí Candela, es algo que no dejo de pensar y por ello escribí el post. Siento que éste blog es una puerta, un enorme portal al que acceder a ese grupo de personas que os preocupais de leerme comentarme y, en definitiva, darme el aliento suficiente para seguir adelante.

Algo que no habría podido hacer sólo por muchas miriadas de artículos que escribiera.

Muchas Gracias.

C S Peinado dijo...

Pues si que me has echado años Aina, yo que odio envejecer. Espero que tu seas una de mis mejores correctoras, por cuanto no se puede avanzar sino se detectan los errores. Uisss, más de cincuenta. ¿En que te has basado para aseverar eso? Mala Muhé.

Muchísimas Gracias por tu posssst.

C S Peinado dijo...

No será para tanto Zorrete. Míralo por el lado güeno. Tu eres mayor, sí, pero eso te hace ser depositario de mucha más experiencia, vivencias y por supuesto de ser un modelo a seguir por tu entrega y pasión a los que consideras tus amigos.

Todo un ejemplo a seguir que me enorgullezco de tener cómo compadre de bloggeo. Un saludazo machote.

Y muchísimas Gracias.

María dijo...

Que digo que mi felicitación está en la sección de spam (no me quiere Google, no).

Más besos

C S Peinado dijo...

Anda María que los cincuenta y uno son la segunda juventuuuu. Además, seguro que estan muy bien, nada achacosa y preparada para correr la marathón si hace falta.

Fuera de coñas, te agradezco por entero esas cosas que me dices y que me hacen sentir más a gusto que en brazos, pues verdaderamente es la gente y los comentarios así los que hace que uno se plantee tener ganas para seguir aporreando, ex-profeso, teclas, con el único fin de seguir obteniendo vuestras siempre deseosas y deseadas visitas.

Muchísimas gracias.

C S Peinado dijo...

Jose Antonio, viniendo de ti, es todo un honor. No tengo por menos que sentirme orgulloso de recibir tu comentario enelteciendome de esa manera.

Muchísimas Gracias, amigo.

C S Peinado dijo...

Jose Luis, muchas veces los árboles no nos dejan ver el bosque. son muchas las vivencias, los pasos, los recovecos recorridos que no vemos ni reconocemos simplemente porque no nos son importantes.

Seguramente, sin esos pequeños eventos que en sucesión configuran nuestra vida, no seríamos lo que somos hoy. En mi caso particular no habría hecho posible que yo fuera cómo soy ni mucho menos extenderme a mi mismo a través de ésta bitácora de la que formaís parte tanto cómo yo.

Muchísimas Gracias.

C S Peinado dijo...

Gracias Lobo, sienta bien recibir las felicitaciones de tanta gente buena y mejores compañeros de fatigas.

Muchísimas Gracias.

C S Peinado dijo...

Te echaba de menos Herep. Todo lo que emana del blog es en gran medida producto del apoyo que recibo de cuantos os dejais caer, en un momento dado, por aquí.

Durante mucho tiempo y tu lo sabes, he escrito y escrito sin obtener comentarios ni apoyo y eso me hizo replantearme el abandono de la bitácora, cosa que al final y gracias a Dios, no hice.

Mirando hacía atras son muchos los pasos y todos gracias a los que os vais dejando caer, con vuestrar limitaciones de tiempo, por aqui.

De corazón, muchísimas gracias.

Agustin dijo...

Esta usted en plena madurez intelectual,Mis felicitaciones desde New Zealand.un saludo.

C S Peinado dijo...

Mis agradecimientos más profundos por esa valoración que me haces Agustín y encantadísimo de tenerte siguiéndome desde las antípodas de España.

Helio dijo...

Te felicito con retraso y siento no haber leido esta entrada tan excelente expresando tu devenir y tus inquietudes.
Saludos amigo.

Darle Caña a ésto: