viernes, 2 de septiembre de 2011

En defensa de un buen amigo. Jose Ramon Morales.

El Grande, para todos nosotros. JMR.
Las vacaciones son un modo genial de conjugar las ideas en una balsa de relax y descanso. Se ven las cosas con otra perspectiva desde una mente descansada, que haya podido desconectar aunque sea sólo por un corto espacio de tiempo que de otra saturada e infernalmente atosigada por los continuos vaivenes del quehacer diario. Yo que este año he tenido la ocasión y la suerte de poder evadirme a la playa por unos días no he perdido, sin embargo, el hilo de Ariadna que me une a la actualidad que los blogs que tengo en liza en la bitácora me proporciona. Y una de esas informaciones ha sido harto preocupante por cuanto buen amigo que es, ya que he leido, con preocupación suscribo, sobre las amenaza de muerte que ha recibido Jose Ramón Morales del blog Cuba Española. Unas amenazas vacuas que sin embargo dan a entender las categóricas verdades que emanan de sus escritos y que van mellando poco a poco a los enemigos de una Cuba libre, entregada a la unificación de la parte, cómo un todo de la que un día fue cercenada por aquellos que se autodenominaron adalices de la libertad y que sólo resultó ser el matón de turno que, hacíendose el chulo merced a su capacidad militar rupturó al que antaño había sido un aliado y artífice fundamental de su porpia libertad. España.

Una realidad tangible, dos partes unidas a traves del Océano.
Para quien no lo conozca, a él o a su blog, le diré que para mi es uno de mis mentores. De hecho es una de las grandes razones por las que el cspeinadismo se va abriendo paso por la faz de la tierra pues, en su día, las interesantes lecturas del blog de Jose Ramón sobre las cientos de cosas que nos unian a Cuba y España pudo más que las ideas preconcebidas e insertadas en mi encéfalo, cómo en el de muchos de mis compatriotas sobre la imposibilidad y la retornabilidad a un status quo anterior a la nefasta intervención estadounidense, que no norteaméricana, sobre la Fidelísima. Fue una ventana que dejaba pasar una gran corriente de aire fresco, cómo un huracán en el que, artículo tras artículo se iba desgranando una realidad que durante unsiglo había permanecido cómo algo inmutable en él que los españoles éramos meros colonizadores merecedores de la humillación de la derrota que se nos infringió en 1898.

Juan Ramón Morales, para muchos es un visionario, para mí es una persona digna de respeto por cuanto ha sacado a relucir un tema que ha sido tabú por más de cien años. La españolidad de Cuba está hoy en día en boca de muchas personas que, cómo él y cómo yo creen que es posible reincorporarla al Reino de España de donde nunca debío de haber salido, ya que separarla de la madre patria fue la misma aberración que si Hawaii se separara de Estados Unidos, paradójicamente causantes de nuestro gran dolor. Un personaje francamente fascinante al que muchos debiéramos honrar en nuestros blogs y cerrar filas en torno a él, pues con su esfuerzo callado, su continua publicación de historias y eventos en torno a Cuba, y su relación con España, con la España que nunca debió de abandonar, está consiguiendo aglutinar, comparar y dar a conocer opiniones para conseguir lo impensable sólo hace diez años, que una colonia se reintegre a su ex-metrópoli en igualdad de condiciones y con un futuro más que envidiable en que madre e hija compartirian vicisitudes, glorias y sobretodo Destino. Dejar de ser partes ajenas para convertirse en partes complementarias en los que el son de uno sea tan español cómo la sardana de otro.

Valores por los que lucha Jose Ramón y que debemos apoyar
Lo que inicialmente parecía una simple Utopía fue transformándose poco a poco en una posibilidad que, obviamente, comenzó a levantar suspicacias. De todo el mundo, a favor y en contra. Cómo cualquier cosa que huela a cambiar lo establecido cómo verdad irrefutable, esas suspicacias han ido tornándose con el paso del tiempo ora en favorables apoyos, ora en encendidas réplicas, más lo que nunca es aceptable ni moralmente asumible es que elementos incontrolados, de caríz analbabeto y de carácter violento tomen cartas en un asunto de tanta trascendencia y se dediquen no ya a soslayar el trabajo de una persona cómo Jose Ramón, sino directamente a insultarlo y amenazárlo de muerte por dar a entender una idea, tan libre cómo cualquier otra y tan válida cómo todas las demás. Ésto que es abobinable debemos de desterrarlo, debemos de apoyar a éste hombre que sin mñas herramientas que su teclado e ilusión, no ceja en una lucha que inicio ya hace unos años y que cobra especial interes y validez ahora que ell castrismo se diluye y los enemigos de Jose Ramón que lo son de España acechan en sus ataques gratuitos y cargados de veneno e intromisión en un asunto que nos atañe a todos.

Por verla de nuevo entre la herádica española. La Fidelísima
Se que no soy nadie para pediroslo pero creo que es de rigor, por cuanto amor procesa a nuestra rojigualda sin haberla mesado ni nacido bajo ella que cuantos podais incluyais un texto en su favor en los blogs, webs o foros en los que participeis. Y lo digo porque teneís ante vosotros a un verdadero patriota. Jose Ramón Morales y su blog Cuba Española son los nuevos Tercios españoles que cabalgan por la red, para nuestro ejemplo y admiración por defender algo ante lo que los demás hemos callado, cómo hemos callado ante el continuo ataque y desmembración de nuestra nación. Si la Historia nos ha dado una nueva oportunidad de reunir los retazos de nuestro antiguo esplendor y con ello una persona sobre la que empezar a trabajar, ese es Jose Ramón y el momento es ahora. Desde CSPeinado, querido amigo, todo mi apoyo y predisposición.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

3 comentarios:

José Ramón Morales dijo...

Muchas gracias hermano, aquí seguimos en pie de lucha, caminando hacia el horizonte. Un abrazo

C S Peinado dijo...

Estimado Jose Ramón:

No tienes porque darme las gracias. Que te hayan amenazado por defender la libertad de elección, lo que es una democracia en toda regla por un lado y la reunificación con España por otro te hace valedor de cuanta defensa podamos brindarte los que te consideramos más que un amigo.

Es más, que me hayas valorado cómo hermano es algo que, sin dudar, me permite afianzarme a la idea de que tú, cómo los mejores héroes que lucharon por España, está en la línea de los agradecimientos y el sufrimiento por la Patria.

Bien es cierto que España no es demasiado agradecida, no es demasiado orgullosa en cuanto a recordar lo que aquellos que dieron su vida por ella lo hicieron con honor y gallardía sin esperar nada a cambio. Sea cómo fuere, para mí, Jose Ramón estás a la misma altura que Lezo, Velasco o Bazán y por lo que a mi respecta eres tan español cómo yo.

Un abrazo.

Urdanautorum dijo...

Me gusta vuestra romántica idea de recuperar Cuba.
Yo me alisto, pero por ascendencia asturiana, para iniciar la reconquista inmediatamente porque, por la parte guipuzcoana, a diferencia de Blas de Lezo, no me llaman Pata Palo porque no padezco tal atrofia, pero más me asemejo a Medio Hombre como aquél, tampoco por las mutilaciones, como el mencionado ahuyentador del inglés, sino más bien por la edad que me obliga a no esperar demasiado, aunque ello no suponga merma de atributos como Velasco, Bazán o Cervera.
Cosas más difíciles hicieron nuestros antepasados que en busca de pipas dieron la vuelta al mundo
y colonizaron su mitad.
Un abrazo amigos.

Darle Caña a ésto: