jueves, 29 de diciembre de 2011

De un año que se va, otro llegará...

Ando algo escaso de tiempo para darle candela al blog en la medida que se merece pero no tengo por menos que descubrirme ante los que, con menos tiempo que yo, lo tienen actualizadito y tal. Por mi parte me conformo con ir publicando uno o dos artículillos por semana en tanto en cuanto me desenlíe de curretes, currelos y currillos. Es por ello que, aún no sabiendo si podré entre mañana y el domingo dedicaros alguna de mis peroratas, deseo deciros a todos que, por el momento, ya me toca currar el sçabado noche en una cena de nochevieja, cómo por otro lado parece ser ya tradición. Tradición que me permite ir quemando fechas del calendario con algo de liquidez pues, en mi más personal superstición, si no entro y salgo trabajando del año en curso, al final voy de culo hasta la noche vieja siguiente, cosa que no deseo ni al peor de mis enemigos. Tal cosa me sucedió hace tres años, cuando en vez de trabajar en la última y primera noche del año lo fuí a hacer a mediodía del Año Nuevo. La consecuencia, desastre total y absoluto.
Un año que se va...

Es por ello que éste año, que voy ligeramente sobrado en la cuestión económica, me había planteado dejar correr el tema. No por no cogerlo, sino por no llamar por mi cuenta. Es decir, para el que sea camarero a tiempo parcial, extras, bodas, bautizos y comuniones, sabrá que fallar un servicio de manera infundada supone perder ese privilegio de trabajo temporal. Por eso me plantee no ir sino era llamado por ese ser superior que se llama dueño del cotarro. Cosa que sucedía ésta mañana cuando, encontrándome yo con mi mujer en una tienda de telefonía recogiendo mi defenestrado terminal vilmente asesinado en una sentada campestre, el de repuesto sonó indicándome que un año más no me comería las uvas con la familia. Tampoco es que me fastidie particularmente. En mi fuero interno soy antinavideño total y el empacho adventil de comer por sistema en plan cebado industrial es algo que no va conmigo. Lo peor es que todos éstos años atrás mi mujer ha convertido éste negro destino findeañil y éste año pues na, más sólo que la una.

No obstante, ese hecho me permite discernir que el que viene, año del cambio ciclostil según los mayas donde su calendario se acaba y la crisis se recrudece, podré aspirar a seguir liquidando préstamos vía adelantos de capital mediante los trapicheos que, cómo ésta nochevieja, me suministraran liquidez a cambio de entregar mi tiempo libre a la sana cruzada de servir para que se hinchen de marisco a otros más potentados que yo. Eso sin desmerecer el curro de campero aporreaolivos que llevo ejerciendo, cómo sabeís, desde principios de diciembre. Una serie de currelos que complementan, en éste bendito año, mi sueldo regular para poder dedicarme, con más sosiego, a a aburriros con mís artículos extensos y llenos de experiencias que, sin importarles a nadie, complementan esos articulados en los que pongo a parir a todo aquello que no me entra por el ojo. Así que ya sabeis, estoy empeñado para el fin del año y no sé si podré dedicaros algo más que mis deseos profundamente buenos para el año entrante.

Un año que se aviene...

Porque el año que se nos aviene encima, a parte de las congruencias y connotaciones apocalípticas que ya conlleva desde hace lustros, supone tambien un año apocalíptico en lo político y lo económico. Para unos más que para otros, pero más vale andarse en el grupo de los unos y poder llorar que andar en el grupo de los otros y tener ganas de iniciar una revolución a sangre y fuego. Por ello hay que salir de éste, nefasto para unas cosas, genial para otras, año con el pie derecho y comerse las uvas con las ansias de dejar atrás lo peor sin adentrarse en lo nefasto. Hay que andarse con ojo, pues un error de cálculo puede llevarnos a la desesperación y el stress y para eso ya está la familia en éstos entrañables días en los que, andando por la ciudad y equipado con una recortada es noble el arte de ir cargándose los papanoeles que vas viendo en los balcones. Es ésta esa época en que cada día que queda hasta el final de las fiestas es más pesado que los que le preceden.

Esperemos pues que no se vayan las cabezas más de la cuenta y que los que no tienen la suerte de encontrar cómo yo pluriempleos en éstos tenebrosos tiempso tengan al menos una entrada decente en el docevo o treceavo, según quien lo interprete, año del tercer milenio. Espero y deseo que todos los que me leeís aboqueis así la docena de mensualidades que se nos viene encima y que sean todo bondades por cuanto en el pasado han sido todo plomos de los que, congáldosete en el cuello te arrastran a las profundidades de la incertidumbre y la desesperación. En mi, creo que éste año, cómo blogger, persona y amigo, tendré la suerte no ya del principiante sino del malabarista que sabe que cable pisa. Quedan aún unas cuantas horas para que el año del cambio se vaya a tomar por donde amargan los pepinos, pero es más que suficiente para hacer acto de contricción y propósito de enmienda para lo que se viene en dos días. Eso siendo personas coherente que algunos llevan haciendo propósito de mierda desde que nacieron.

Feliz Año Nuevo y adiós Annus Terribilis ( o cómo se diga).

Quedan atrás muchas cosas buenas, no seré yo el tremendista que diga lo contrario. Para mí el haber laborado a diario (ahora un poco menos) en éste blog y haber logrado en consecuencia seguidores, comentarios y establecer una red de confianza y colaboración es lo mejor que puedo sonsacarle a casi difunto dos mil once. Luego ya está lo típico. Haber tenido salud, trabajo y amor. Cierto es que mi Bollomóvil se fue al desguace trece años después de abandonar las cadenas de montaje de Figueruelas causándome un trauma, pero tambien es cierto que el Manzanamóvil lo ha sustituido y hasta la fecha tengo coches nuevos que espero no me den sustos en una temporada. He podido salir, conocer sitios nuevos y ver viejos amigos. En general, las cosas buenas han superado, con creces, a las malas y sólo espero y así lo pido que el año que viene sea, al menos, la mitad que éste, para así poder decir que ha sido, no bueno, sino mejor. Por eso y porque lo mejor de todo esto soys vosotros, recibid de mí mis mejores deseos para el año entrante. Feliz Año Nuevo.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

24 comentarios:

Agustin dijo...

Un buen feliz 2012 para ti y tu familia,Y lo mas importante que siga usted con sus actividad dentro del mundo del blog.

ion-laos dijo...

Me alegro que tu balance sea positivo aunque con mucho esfuerzo y sacrificio, ya la vida, te recompensará por ello, no lo dudes.

Feliz Año lleno de trabajo, amor, ilusión y esperanza.

Abrazos!

Rafa Hernández dijo...

Hola C S Peinado, ya somos dos personas físicas y humanas las que coincidimos en varias cosas, al menos en dos. A mí las navidades tampoco me gustan, y menos todavía desde que enterré a mí padre un 1 de enero, y luego porque también esas fechas y todas las fiestas de guardar las trabajo. Llevo unos tres o cuatro años que el día 24 y 31 termino a las diez de la noche, pero me he tirado veintitrés o veinticuatro años trabajando las dos noches hasta las seis de la mañana. Pero bueno los que tenemos curro al menos hasta ahora ya nos podemos dar con un canto rodado en los piños. Hombre con un par de artículos a la semana ya vas bien, la mayoría no tenemos capacidad para tanto, y seguro que no pierdes ni comentaristas ni seguidores. Pues nada, que vaya bien el trabajo y si no nos carteamos antes como se decía antaño que tengas un feliz fin de año y mejor comienzo. Saludos amigo.

Candela dijo...

Un emotivo post para despedir el año CS, no esento de ironía y buenas razones, me parece que eres de los que salen siempre adelante.

Te mando un abrazo y mis mejores deseos para 2012.

María dijo...

Lo importante es que no falte el trabajo, es un tesoro hoy en día.

Feliz 2012 para tí y los tuyos.

Besos

Wittmann dijo...

Buenas CS.

Feliz año para ti y (aprovecho) para todos lo que aquí nos hemos hecho un hueco para poder hacer de tu blog nuestro lugar común. Tomo nota de tus agradecimientos a los que han actualizado el blog en estas épocas navideñas para, no siendo parte de ellos, obligarme a mi mismo a retomar la actividad.

Un saludo, amigo.

Zorrete Robert dijo...

Feliz Año Nuevo Don CS y que usted lo curre bien.
Saluditos.

Natalia Pastor dijo...

Feliz 2012.
Que el nuevo año nos traiga salud,paz,trabajo y felicidad.

Y que nunca nos falte la ilusión y la esperanza en un mundo mejor.

Un beso.

José Antonio del Pozo dijo...

feliz año, que no curres demasiado esa noche, suerte y ánimos
saludos blogueros

E..P.. dijo...

Hola amigo Peinado.
Seré breve...
Sobre vive como puedas que el vivir se queda para los que todos sabemos ya.
De todos modos mi deseo es que venga un mejor año para tod@s
Feliz año Nuevo.
Un abrazo.

Maribeluca dijo...

Yo prefiero que escribáis menos porque si no no llego a cumplir debidamente con tanta gente jeje, que haya salud y no falte el trabajo, FELIZ 2012

APU dijo...

Hola!
No creo que te sirva de consuelo pero ya somos dos los que trabajamos la nochevieja, aunque visto como está el trabajo... mejor acabar el año 2011 y empezar el nuevo 2012 con trabajo.
Feliz Año Nuevo. Un saludo

C S Peinado dijo...

Gracias Agustin, mis deseos tambien hacía ti en tu lejanía austral.

C S Peinado dijo...

Gracias Ion-Laos, ahora queda reemprender, reasentar y rescernir, que no es poco.

C S Peinado dijo...

Rafa, en el trabajo esta el quiz de la cuestión. Fastidia hacerlo en estas fechas, pero como encima esta mejor pagado pues compensa. Lamento lo de tu padre y espero que el año sea de lo mejor.

C S Peinado dijo...

Espero serlo por mucho tiempo Candela. Gracias por tus felicitaciones y las mías para éste prometedor 2012.

C S Peinado dijo...

Eso mismo opino yo María, que por lo menos el presente sea cómo el pasado en lo laboral aunque no está mal pedir un poquito más.

C S Peinado dijo...

Ánimo Wittmann, seguro que a base de empellones e improperios actualizas (es broma). Felícisimo año también para ti.

C S Peinado dijo...

Con los ánimos de gente cómo tu, Zorrete, de seguro que que lo hare, mejor, mas a menudo y con mejor calidad.

C S Peinado dijo...

Amén Natalia, que se cumpla cómo dices y no cómo nos dejen. Feliz año nuevo con retraso.

C S Peinado dijo...

Jose Antonio, si que curré, más de loq eu hubiera querido. Feliz Año.

C S Peinado dijo...

E..P.. Yo no sólo confío en que el año entrante sea mejor que el saliente, es que estoy seguro de que así será.

C S Peinado dijo...

El escribir tanto es síntoma que la cabeza rula, Maribeluca. Tu preocúpate cuando no escriba porque significará que esto harto o harto, loq eu llegue antes de las dos cosas.Jajaja.

C S Peinado dijo...

Apu, es mejor empezarlo currando pues cómo se empieza se acaba el año, para lo bueno y para lo malo.

Darle Caña a ésto: