viernes, 9 de diciembre de 2011

Hermanos de Sangre.

Llevo un tiempo  pensando que tengo que retomar mi pasión por el reencuentro con aquellos que, siendo nuestros hermanos por propio derecho, quedaron alejados de la Madre Patria. Para mí, cómo ya he reiterado por activa y por pasiva a lo largo de sucesivos post en torno al tema de la Hispanidad, sólo hay una España y la misma se circunscribe a la España de mil ochocientos noventa y ocho en la que era, ni demasiado extensa ni demasiado comprimida y que quedó, dramáticamente cercenada por unos intereses extranjeros que aún colean. Fue aquel año, el del Desastre, el punto de inflexión entre la España imperial y la pobre España, la que nos llega hasta hoy llena de rajas, de fracturas indecentes creadas pro intereses zafios y nazionalistas que trabajan únicamente en una excisión ponderada y absoluta de la nación Hispánica por excelencia. Razón ésta por la que cualquier territorio de carácter nacional y afinidad hispánica, debe de ser mimada desde todos los pintos de vista.

El Principio del Fin...

Yo, que durante toda mi vida he sentido una especial predilección por la Historia de España y su especial vinculación con los territorios que hispinizó en América, Africa, Asia y Oceanía, he creido que cualquier persona de esos territorios debería, por derecho propio y apuntando a su árbol genealógico, poder considerarse español cómo cualquier nacional de la Piel de Toro. Fuera de populismos, España tiene un afán especial en determinar una relación plausible y completa con sus antiguos territorios de Ultramar. A pesar del carácter antiespañol que las dictaduras, principalemente de izquierdas y la caspa criolla ha ido creando, la genética histórica hace que España y todos los demás paises en que el Castellano es especialmente fuerte hacen que la Tierra tire y que esa Madre Patria no pueda sino incrustarse en el sentir de cada uno de los miembros de ésta extentísima comunidad. Una comunidad mundial que late con un mismo corazóm de uno al otro confín.

Recomenzando lo inacabado.

Por ello me duele especialemente hechos cómo los asesinatos que de continuo se dan en lugares cómo Ciudad Juarez en nuestra antigua Nueva España. Asesinatos en masa por hechos tan estúpidos que sólo dan la impresión de ser realizados por animales de dos piernas que por la fuerza de los Narcos hacen y deshacen sobre la inocente población sin que las autoridades no puedan hacer nada. Es el mejor ejemplo de que los criollos, traidores a España donde los haya, rupturaron un orden preestablecido que no conllevaba más que la destrucción futura de una sociedad incapaz de detener el crimen. Algo que sucede en un país que, lejos de evolucionar cómo sus vecinos del norte o cómo la ex-Metrópoli, evolucionó hacía cierto punto llegando a una involución a posteriori por la que hoy en día, México no deja de ser más que una sombra de un pasado esplendor vivido primero bajo la Cruz de San Andrés y posteriormente bajo la Rojigualda. Un pasado glorioso para un presente sombrío.

Es por ello que, sin menospreciar éste ejemplo en que México hace acopio de valor para contrarrestar la fuerza de aquellos que desde dentro le están pegando el zarpazo, creo que es el momento de reivindicar con orgullo la Hispanidad de esos territorios. Territorios que nos pertenecieron en su día y a los que debemos tener a nuestro lado en la evolución lógica de una comunidad de habla hispana para hacer fuerza para el futuro. Comunidad, que en suma, plantea nuevos retos para unificar criterios, trabajar en nuevos objetivos que incluyan a todos los paises inherentes al asunto y poder caminar por una misma senda de compresión a ambos lados del Atlántico. En mi opinión, es la hora de limar esas asperezas que persiguen a nuestras relaciones desde hace dos siglos y pasar de las hipócritas palabras de buena voluntad con puñalada trapera por al espalda incluidas y recomenzar unas relaciones a todos los niveles y de carácter completamente fieles cómo una nueva Unión Hispánica en que cada componente sea independiente y afín a los demás.

Si bien ello puede parecer un poco a contraórden y más propio de nuevocolonizadores en suma no es sino una corrección de una anomalía histórica que, si bien estaba abocada a la Independencia no debía de haberse llevado a cabo de manera tan brutal. Mucho menos por miembros de logias masónicas, fuertemente influidas por intereses económicos y mucho menos mediante la intervención británica que, escocida por lo sucedido en Cartagena de Indias sólo logró una caida de España que llega hasta hoy. Por tanto, la reunión de nuevo con nuestros hermanos de sangre después de tanto tiempo de separación no es sino una necesidad plena para reencontrar nuestro lugar en el mundo, solucionar nuestros propios problemas y reiniciar un camino que quedó quebrado con la pérdida de Cuba, Puerto rico, Filipinas, Guam y las Marianas y Carolinas. Un hecho que puede pareces inocuo y de muy lejano suceso pero que supone gran cantidad de polvo del que, emanando de forma brutal, han salido todos los lodos que nos aquejan hoy en día.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

16 comentarios:

Candela dijo...

Como tu mismo dices, es dificil limar asperezas con todas las repúblicas bananeras existentes en la actualidad.

Yo siento más vocación europea, a pesar de que entre nosotros hayamos estado permanentemente , o casi, en guerra. La cultura latina nunca podria sobrevivir por sí misma, por su propia idiosincrasia indolente, necesitaría una inyección de "moral práctoca".

Como ambas cosas son, por ahora, sueños, el futuro dirá. Mientras tanto, nos queda en común nuestra rica lengua y eso es ya importante en sí mismo.

Wittmann dijo...

Buenas C S.

Hace años me parecía una opción descabellada la de unir nuestras riendas a la de las naciones hispánicas de América. Hoy, y cada día más, lo veo más factible. Porque la Unión Hispánica (o como quiera llamársele) se forjaría en los cimientos de unos vínculos culturales y que, eliminados los recelos y las mentiras históricas, constituiría una unión más fuerte que la que actualmente nos ata a la Unión Europea y, por ende, a una estructura financiera falible, ausente de confianza entre países, descoordinada y cada vez (y pese al nombre) menos europea. Esta suerte de degeneración sería un casi imposible en el terreno de la unión de las naciones latinas, toda vez que los hilos que nos unen son más fuertes y en todos los órdenes. Quizás, habría que ir dando cancha a esta tendencia y reivindicarla porque para cuando dé sus frutos puede que esta Europa nos haya arrastrado al punto de no retorno si es que no lo ha hecho ya.

Un saludo.

Zorrete dijo...

CS entra en chat de sudamerica y en blogs y veras lo que la población normal y corriente dice de los Españoles. No son unas opiniones y sentimientos muy cordiales hacia nosotros precisamente.
Saluditos.

E..P.. dijo...

Bueno tanto como volver a colonizar países latinos como que no.
Otra es que nos llevemos bien, que creo que no también como creemos y es que las puñaladas trapera andan por todo los lados.
Lo mismo te abrazan como que te echan la culpa de la historia de la colonización y nos ponen como a bichos, como si tuviéramos la culpa lo que se hizo hace 5 siglos.
Mi mujer es Uruguaya y casi criada en Argentina, nunca le he oído nada en contra de los españoles, al contrario. Pero los hay que te ponen a parir, pero claro cada uno tiene sus opiniones diferentes y diferentes somos todos.
Lo que sucede en México es una pasada, veo reportajes y noticias sobre lo que ocurre y es de flipar, corrompidos por todos los lados desde niños, policías, políticos, etc una pasada.
Los Latinos como los españoles y cualquier ser humano que este lejos de las familias en Navidades en estás fechas es cuando más nos acordamos de nuestros seres queridos, aquí coincidimos muchos como personas.
Saludos amigo Peinado.

Agustin dijo...

Hola.C.S.Peinado.Emotivo post. yo siento dolor tambien con lo que ocurre en Mexico,Y de todos los paises Hispanoamericano.Desde luego el pueblo mexicano es mi debilidad.Estuve de viaje en Mexico por tres meses,y para mi era lo mas parecido a nuestra patria.un saludo.

Lobo Solitario dijo...

Curioso país el nuestro donde unos reverencian y lloran a la "madre patria" que ni siquiera conocen mientras otros nacidos aquí no pueden ni verla....

José Luis Valladares Fernández dijo...

Tenemos muy difícil, lograr eso que propones, que por otra parte sería lo lógico. Pero ha habido aprovechados que han llevado al pueblo la idea de que les explotamos y no se cuantas aberraciones más.
Menos mal que como reacción por el desastre de esa pérdida territorial, o no se por qué, la historia nos deparó una Generación maravillosa, la Generación del 98.

Un abrazo

Shang Yue dijo...

no entiendo de política, de reivindicaciones histórico-patrióticas

pero a lo mejor razón no te falta

C S Peinado dijo...

Yo preferiría ahondar en ell Eje Filipinas-Guam-Cuba-Puerto Rico-Guinea-Sáhara-España, verdaderos territorios creados y no conquistados por España que se mantuvieron leales hasta que la intervención de terceros produjo la escisión.

No me interesaría contar entre es eje con las repúblicas bolivarianas cuyo seso está absorvido por las doctrinas de dictadores encubiertos que han mamado de la historia de Bolivar y San martin, traidores a España y adictos a Inglaterra en la misma medida que a la masonería.

No pretendo Candela, más que hablar de lo que podría ser una gran España en un seno Europerista con un peso específico superior a Alemania o Francia.

C S Peinado dijo...

Wittmann, soy de la opinión que volver al status quo anterior a 1899 nos devolvería por un lado el esplendor perdido, por otro lado serían entradas a los poderosos mercados americanos y asiáticos, nos permitiria dar democracia en un cinturón alrededor del mundo y consolidar a España frente a los nacionalismos, aumentar nuestro poder específico en foros internacionales y dando a la poblacion de esas partes de España la opción de tener libertades y un nivel económico del primer mundo.

Yo lo veo factible y mucha gente de esos paises también, sólo hay que dar la opción, mantenerla y expandirla.

C S Peinado dijo...

Zorrete, mi interés no va precisamente por Sudamerica. En sí el Imperio Español se dividió en dos partes, territorios creados y territorios conquistados. De ahí que cubanos, portorriqueños, dominicanos nos vean con mejores ojos al perteneces a la segunda clase que todos los demás, infuenciados por los traidores Itúrbide, San Martínb y Bolivar.

C S Peinado dijo...

E..P.. Yo no digo de volver a reconfigurar el Imperio Español. Mi anhelo es recuperar la confianza y reubicar dentro de España a la España de Ultramar, la que fue española cómo Canarias hasta que los Yanquis se la quedaron por la inoperancia del gobierno español y de nuestra Armada que, en aquel momento era muy superior a la norteamericana y estaba mucho más fogueada.

Tanto que según algunos historiadores podría haber bombardeado sin problemas toda la Costa Este hasta Nueva York. Esa es la España que por derecho nos pertenece y que hemos visto derruirse cómo la Cuba de Castro o destrirse cómo la Españolidad de Filipinas.

C S Peinado dijo...

Agustin, todo lo que sucede en la América continental es consecuencia de una Idependencia fundamentada en los dictámenes de un sistema británico, masónico y traidor llevado a cabo por Itúrbide, San Martín y Bolivar. Lo gracioso es que debían de ser de Izquierdas y tener un sistema propagandístico del carajo pues a pesar de llevar a Latinoamérica al tercer mundo (obviando Argentina y Chile) los siguen idolatrando.

Es el territorio de los criollos donde, al contraio que en la Península, siguen utilizando el español cómo signo de identidad suprema para machacar a la población indígena.

Paradigmas de la Historia.

C S Peinado dijo...

Lobo, en algunas ocasiones no se si hubiera sido mejor conservar un trocito donde crearles un pais a los naziestelados y vascónidos para que fueran felices declarando la independencia cada jueves y poner un atentado terrorista para celebrar su pacto fiscal de intercambio de bananas.

Que tiempos aquellos en que los Tercios aplacaban las ganas de tocar la testicular con su sóla presencia.

C S Peinado dijo...

Jose Luis, pagamos muy cara es generación literaria, pues afloraron los nacionalismos y el pesimismo de ser una nación de segunda sin peso específico en el mundo llegando a quebrar el sistema monarquico con el pucherazo repúblicano y la corrección guerracivilista. hasta llegar al escombro que hoy es España gracias a la aberración histórica más grande de España encarnada en el Bufón Mayor del Reino.

Queda mucho por hacer y se hará, aunque es idudable que lo que es costar, va a costar un huevo.

C S Peinado dijo...

Shang-Yue la Historia y el devenir de los hecho me indicaran si tenia razón o no. Te doy la bienvenida al CSPeinadismo.

Darle Caña a ésto: