lunes, 5 de diciembre de 2011

El milagro de la solidaridad record.

En un país tan sumamente porquerizado cómo el nuestro, donde los etarras campan a sus anchas por el Parlamento, los nazionalistas catalanes siguen chantajeando a toda España y los nuevos independentistas galledos es posible que salgan a la calle en nada a pesar de que los trincaron con más de seis kilos de explosivo listos para atentar, la desesperanza podría ser la medida para el ciudadano mendio sino fuera porque aún quedan gestos para sentirse orgullosa de una gran nación cómo la nuestra. Grande y con la dignidad oculta pero nada, para eso estamos los que cómo yo y los que me siguen en el blog andamos con la pala para desenterrar ese gran carácter español. Y es que la solidaridad que, en otras situaciones parece resentirse, en tres días ha logrado lo que sería impensable, que noventa y siete órganos hayan conseguido transplantarse y salvar la vida de personas sin tener en cuenta si son de una parte u otra del país, si pertenenecen a uno u otro partido o simplemente de uno u otro idioma.

Solidaridad.

Porque España adolece de una inmensa insolidaridad interna. Estamos tan obscecados en caer bien a todo el mundo y hemos tenido un gobierno tan sumamente derrochador (hecho que aún no ha amainado) que, por una simple razón de tres tenemos mucha más miseria dentro de nuestro país que la que pudieramos atender fuera de nuestras fronteras. No seré yo quien ponga en tela de juicio el tema de la ayuda al desarrollo, pero al igual que el Estado está obligado a forzar la solidaridad interterritorial en cuestión económica, debería existir una lógica presupuestaria por la cual, una vez subsanados los problemas de exclusión social, prestaciones, subsidios y demás que precisa nuestra sociedad ( y no me refiero al pirateo del Per o de las ayuditas a amiguetes) se hiciera cuentas y lo que sobre se envie donde se tenga que enviar. No es de recibo que tengamos unos hospitales insuficientes para nuestra población y necesidades y andemos enviando ayuda para que Costa Rica suba los impuestos.

No entiendo y por mucho tiempo que pase no entenderé lo de la ayuda al Desarrollo. Las inmensas partidas presupuestarias que se destinan a ONGs afines al gobierno, afines a movimientos independentistas, a paises que nos odian en todo excepto para poner la mano podrían dedicarse a dar de comer a los menesterosos que los Ayuntamientos, de manera hipócrita, envían a Cáritas. Es del todo incomprensible que unos sindicatos (organizaciones privadas que deberían subvencionarse por sus afiliados) consigan más de mil millones de euros de subvención mientras las Barranquillas o la Cañada Real siguen siendo el foco padre de la droga en Madrid porque no se pueden subvencionar programas de inserción y educación. Quizás yo sea el más tonto del mundo y temas cómo la Ley de Desmemoria Histérica que hace surgir ONGs buscahuesos cómo setas deban acaparar las ingentes cantidades económicas que no se pueden destinar a sanidad.

Insolidaridad.

Puede ser que yo sea un insolidario y no me alegre porque soy un pesimista de mierda. El gobierno ha hecho lo que tenía que ser y nuestro sistema nacional de transplantes que es de los mejore sdel mundo gracias a la solidaridad del pueblo Español debería estarle agradecido de que le preste un par de helicópteros cuando los candidatos en la campaña electoral ( la buena, no la que empezó cuando el Bufón Mayor del Reino dijo que se iba) iban en Falcón a diez mil euros la hora. Puedo ser tendencioso sino veo claro que un gobierno tan preocupado por el "Estado del Bienestar", no haya logrado más que crear un inmeso "Estado de Malestar" en que las pensiones, el sistema nacional de salud, la educación, la ley de dependencia y tantas otras bases de un "Estado Social" se ven hechas añicos mientras Toxo, Mendez, Amaiur, CiU y toda la caterva antiespañola se rien a morro lleno de la solidaridad de un pueblo que, sin politicastros, seguramente andaría mejor de lo que va.

Porque el pueblo español es un pueblo grande, solidario, amable, abierto y carítativo. Todo lo que no es nuestra clase politicástrica que, a pesar de que seguimos siendo lo mismo, se emperran en decirnos que no, que somos de otro modo distinto, que nos gustan otras cosas que las que nos han gustado siempre y que ésto es un estado Laico mientras el islamismo va ganando posiciones en una sociedad occidental cada vez más empobrecida mientras innumerable millones de euros se van para porgramas al desarrollo, misiones de paz o inventivas varias en paises que ni nos interesan ni les interesamos. Así cómo zETAparo ha subvencionado el islamismo soltándole la mosca a los Hermanos Musulmanes en Egipto, debería mirar que la Ley de Dependencia, tan cacareada por su progregobierno se encuentra sin fondos y que muchas personas, españolas, de ese concepto discutible y discutido, anda necesitada de una ayudita que llegará antes a un pirata somalí que a un enfermo cántabro.

Conclusión.

Penosamente, la única que se me ocurre plasmar a golpe de indignado golpeteo de tecla (indignación de verdad no de la de los mamones del 15m que han sacado hoy del Hotel Madrid, con varias armas blancas, sin papeles y cargados de marihuana hasta las cejas) es que el pueblo, por muy cateto que sea, siempre será más sabio que sus gobernantes y que, quizás, éstos mismos gobernantes sean el mayor problema de una sociedad que, por si misma es capaz de donar sangre, órganos, dinero o especies en función de las necesidades de esa misma sociedad y sin esperar nada a cambio. Todo eso que no pueden hacer los gobiernos porque todo lo que escapa de su control es ilegal y por tanto suceptible de ser mangoneado y penalizado. Por eso éste desgobierno ve cómo un enemigo a la Iglesia, cápaz de dar de comer al hambriento mientras los sindicatos, ávidos de nuestro dinero sólo saben defender sus intereses y los de sus liberados. Con nuestro dinero, claro.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

12 comentarios:

Lobo Solitario dijo...

Casi que ya lo has dicho todo: España, un país capaz de lo mejor y lo peor a un tiempo.

Zorrete dijo...

Nadie con el corazón en su sitio da de comer a desconocidos y deja a sus hijos famélicos. Primero los de casa y luego los de fuera. Abusan de nuestra solidaridad ¿natural? para sacarnos los cuartos. Pero como decimos en el blog de DORAMAS cada vez que sale el tema, si vamos a esos países e investigamos a las supuestas ONG que reciben las subvenciones, la mayoría no son mas que pantallas de papel. ¿Donde coño esta nuestro dinero?. El tema de los trasplantes es asombroso, hace unos años (no muchos) en España era mal visto. Los familiares se ofendían mucho con los médicos si se lo proponían, decían que querian enterrar a sus deudos enteros y que no dejaban a Frankesteins hurgar en sus familiares.
Saluditos.

Viriato dijo...

No tiene nada que ver, pero el párrafo en el que hablas de las subvenciones que se realizan a diferentes organizaciones me ha recordado al dinero que se destina también al cine, por ejemplo. Hay ciertos destinos de fondos públicos que deberían de cortar, algunos hasta el 100%, y destinarse a sanidad, educación, pensiones...

Candela dijo...

La mayor parte de esas subvenciones van a parar a bolsillos del partido o de políticos socialistas. En realidad no les interesa ni el tercer mundo ni el nuestro, van a forrarse y ya está.

La prueba es la rapiña de sus últimos días de Pompeya. Amén de forrase se lo ponen crudo al gobierno entrante. Y que no haya carcel para esta gentuza..

Es increible.

El Canto de la Luna dijo...

Agradecida llego a tu espacio pues me has dejado unas palabras muy bonitas en mi blog.
Cada vez que alguien nuevo se acerca a conocerme,la ilusión se me acentúa...

Veo que en tu espacio tocas temas sumamente interesantes y con mucho sentido de la realidad...
Me agradó leerte y me quedo con la reflexión de tu texto.
Un saludo.

Agustin dijo...

Tengo la ligera esperanza.de una posible regeneracion moral de los ciudadanos de nuestra hermosa nacion,un saludo.

C S Peinado dijo...

Lobo, no creo excederme si digo que España es esa primera línea de defensa del mundo occidental que, una vez llegdo el momento sabrá estar a la altura de las circunstancias. Pero todo por su pueblo, porque si de los mamones de la politicástrica dependen nos vamos a comer un mojón de elefante.

C S Peinado dijo...

Pues hoy Zorrete estamos a la cabeza de ese tema (los trasplantes, ya era hora de que algo bueno nos pusiera a la cabeza del mundo), sin embargo seguimos teniendo a la Politicástrica dedicándose a vaciar, cómo si fuera suyo, el erario púbico con el único fin y objetivo de apuntalar tanto su ideología cómo dar de comer a "sus" cachorros aunque el país se vaya al carajo. Son esas pequeñas cosas que te indignan un día que, con la noticia de los transplantes se adivinaba interesante.

C S Peinado dijo...

Tienes mucha razón Viriato, recortando partidas cómo las ayudas al cine, que al fin y al cabo son cosas privadas y tienen que buscar financiación particular, sino que no rueden, las ayudas a los sindicatos, en cuanto que son entidades privadas, las subvenciones a miles de cosas que no se justifican o sirven para nada, obtendremos un dineral para proyectos públicos o de entidades que si que aporten algo a la sociedad.

Al menos algo más que bodrios subvencionados e infumables que no va a ver nadie.

C S Peinado dijo...

La verdad, Candela, es que eso es el summún del saqueo sucialista de España. Ante un país vencido y arrodillado, sólo quedar saquear a unn perro al que todo son pulgas. Ni solidaridad ni leches, saqueo puro y duro para conseguir lo que desean, tener estómagos agradecidos allende nuestras fronteras.

C S Peinado dijo...

Mi agradecimiento es enteramente para tí, El Canto de la Luna, pues la ilusión es mutua cuando yo también encuentro quien me visita y deja su impronta en forma de comentario.

Bienvenida a ésta, tu casa y espero que no sea la última vez que te vea cantar por aquí.

C S Peinado dijo...

Pues esperemos que así sea Agustin, que los logros de una parte de nuestra sociedad compensen la idocia de otra. Un camino que es largo y tedioso, cansino y con una cuesta rriba inmensa.

Pero la esperanza es lo último que se pierde.

Darle Caña a ésto: