sábado, 22 de septiembre de 2012

Colaboraciones. El día que perdimos la democracia y primeros pasos para recuperarla.

Os invito a leer un texto de nuestro socio en la Red de Blog comprometidos Vicente Jiménez:

Foto de Internet. Charles-Louis de Secondat, barón de Montesquieu
Es fundamental que nuestros argumentos tengan coherencia lógica si nuestro objetivo es el entendimiento con nuestros semejante.

Hace muchos años, en cierta ocasión, el que era entonces vicepresidente del gobierno Alfonso Guerra enseño el plumero y mostró su verdadera cara causando un enorme revuelo mediático. Sin ningún pudor no se le ocurrió otra cosa que soltar, en medio de todos, una de las afirmaciones más tristes, desafortunadas y pavorosas que se pudieran espetar en aquellos delicados momentos iniciales de nuestra democracia: “Montesquieu ha muerto”. 

Con ello quería decir que ya que Felipe González había obtenido una mayoría absoluta aplastante pues que nos fuésemos olvidando del estado de derecho. No cabe duda que fue sincero; eso sí, después de ganar las elecciones.

La reacción de medios y políticos en aquel momento fue rasgarse las vestiduras y ponerlo de vuelta y media. A toro pasado, me pregunto si aquellos ríos de tinta y críticas eran sinceras o no. Lo que sí es cierto es que el partido socialista puso la primera piedra. Después, los demás se plantearon: ¡oye! Pues ¿por qué no me subo yo también al carro? “Matemos todos a Montesquieu y que jamaś levante la cabeza...” 

En mi opinión, ese fue un punto importante de no retorno. El PSOE abrió la veda para que su partido político disfrutara de un amanecer donde no iba a tener normas que acatar, las pocas que tuviera se las pudiese inventar; y ni siquiera tener que cumplir con ellas si se daba el caso. Ese luctuoso suceso nos condujo a la barra libre de corrupciones, despilfarros y todos los cánceres que han destruido nuestra democracia y nos han arruinado a los ciudadanos, que no a los políticos, sindicatos, etc. 


Y no, no es sólo por la crisis mundial. Hemos sufrido también una crisis interna no menos devastadora y no sólo económica, sino también de valores e identidad cuyos efectos no dejaremos de padecer si no ponemos remedio. 

Desgraciadamente, esta situación fue la crónica de una muerte anunciada porque antes habíamos aprobado una constitución que dejaba no una puerta abierta, sino todo un arco del triunfo donde ese tipo de tropelías pudieran desfilar triunfantes sin crítica ni oposición. 

Para el profesor y periodista Roberto Abadía, la “Constitución del 78 prefirió sustituir la división política del poder por la división social de los poderes del Estado …La transición española instituyó una monarquía de partidos. Y estructuró un parlamentarismo con una mera separación de funciones. El difuso límite entre la función ejecutiva y la legislativa nos permite advertir que el verdadero poder no reside en ninguna de ellas, sino en la cúpula del partido con más votos. .. ” ( i )
Este pequeño detalle es el que permitió mandar al cadalso a Montesquieu sin juicio previo ni nada, porque para el filósofo y ensayista ilustrado el Estado de Derecho se fundamentaba en tres pilares: los poderes ejecutivo, legislativo y el judicial; y una de las principales funciones obligadas a cumplir cada uno de ellos, y siempre sin remisión y en 

constante divorcio entre sí, era la de permanecer en perpetua tensión. Debían desconfiar permanentemente el uno de los otros dos para vigilarse entre sí y evitar los excesos en el poder de cualquiera de ellos. 

Otro de los pequeños detalles que también contribuyó al ostracismo de Montesquieu fue el sistema proporcional de listas, que en nuestro caso son cerradas y bloqueadas, pero que como muy bien apunta el profesor Abadía poco importaría que estuviesen abiertas y desbloqueadas, ya que el verdadero poder consiste en incluir a los candidatos en las listas, no en la posibilidad concedida al votante de rechazar a alguno de los incluido.

Así que el chocolate estaba servido. Los políticos, fuesen honrados o no, han acabado en el triste papel de servir fielmente al jefe de su partido a cambio de unas prebendas que en más ocasionases de las deseadas, por su perfil formativo y humano, difícilmente habrían obtenido en la sociedad civil.

Por todo lo anterior, necesitamos urgentemente un balón de oxigeno: de momento el contrapeso al poderío avasallador conquistado por la Casta Política es la participación activa de los ciudadanos en política. Para ello no estamos faltos de herramientas: Redes Sociales, periódicos, tanto papel como digitales, Blogs, cartas a representantes y autoridades políticas, peticiones públicas, participación activa dentro de los partidos por parte de quienes militen en ellos, creación de webs críticas, y también la convocatoria de movilizaciones y manifestaciones públicas. Es fundamental en una situación como la que vivimos que cada ciudadano se sienta partícipe y corresponsable. 

Sería un primer paso a fin de recuperar algo del poder que se le arrebató al pueblo. Éste es uno de los motivos por los que la Red de Blogs Comprometidos ha realizado un simulacro de e-democracia; aplicado concretamente al espinoso asunto de qué hacemos ahora con las autonomías. O más bien, de plantear civilmente la cuestión a instancias superiores mediante la presión ciudadana. Por lo tanto, en nombre de todos mis compañeros, me permito sugerirles y pedirles, que si no lo han hecho voten una de las opciones; y si no les gusta ninguna de ellas no voten nada, pero expongan sus motivos y valoraciones en los apartados de comentarios a final del post. Quien sabe: puede ser la primera piedra que haga de contrapeso a la que puso Alfonso Guerra en nombre de su partido haciendo un “mal uso” del poder que el pueblo le había confiado. 

Vicente Jiménez 

Frases célebres de Montesquieu
* Cuando un gobierno dura mucho tiempo se descompone poco a poco y sin notarlo.
* Para ser realmente grande, hay que estar con la gente, no por encima de ella.
* No hay peor tiranía que la que se ejerce a la sombra de las leyes y bajo el calor de la justicia.
* El hombre de talento es naturalmente inclinado a la crítica, porque ve más cosas que los otros hombres y las ve mejor. 

( i ) Roberto Abadía, Mando a Distancia - Herramientas Digitales para la Revolución Democrática, Editorial Manuscritos. Seg Ed 2011

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

14 comentarios:

Javier Tellagorri dijo...

Este artículo ya lo había leído porque otro bloguero lo puso hace unos días y te digo lo mismo que a aquel :
La causa de todo el desastre actual es de la Consti del 78 y posteriores violaciones de los sociatas y nacionalistas hasta convertir la Ley de leyes en un comedero de patos.

No creo que la solución pueda venir de las redes sociales. Me fío unicamente de una sublevación masiva ciudadana exigiendo la reforma inmediata de la misma y siempre que haya algún dirigente capaz de ejecutar lo que se precisa.

El franquismo se resquebrajó y comenzó a parecer otra cosa cuando los estudiantes de TODAS las universidades y sus profesores comenzaron a ebullir y armar jarana callejera controlada. Entonces los propios ministros franquistas se hallaron en que en sus casas tenian el peor enemigo en la persona de sus hijos.

Zorrete Robert dijo...

Recuerdo que el proceso de divorcio con el partido en el que yo militaba entonces se produjo por el cambio de postura del mismo con respecto a la constitución. Hicimos una campaña de meses muy buena y aseadita, teniendo en cuenta que eramos ilegales y clandestinos. No como otros que de clandestinos nada, no serían legales pero operaban con sedes y todo el copón. De repente nos dicen que tenemos que cambiar todo lo hecho hasta la fecha y pedir el voto positivo para la constitución.
Lo primero que les grite es: "Cabrones habéis hecho un trato con esos marranos y habéis vendido la primogenitura por un puto plato de lentejas para los dirigentes". Un poco cursi y melodramático pero cierto, desde entonces jamas volví a fiarme de Eladio Garcia Castro y poco a poco me quitaron los galones que a pesar de mi juventud me había ganada y me dejaron en la nevera.

Los mande a la mierda y hasta ahora, la constitución es la clave de bóveda de todo lo que ha ocurrido después, los partidos lo sabían y mas o menos todos son co-responsables del fiasco.
Saluditos.

Vicente Rubio dijo...

Por desgracia, los estragos que ha causado a las democracias el Partido Socialista Español es enorme, conocer paso a paso su historia es una pesadilla, y ha estado jalonada con felonia, tras felonia, por eso no extraña nada lo de Alfonsito el Guerra, el Gonzalez, el Zapatero, la Aido, etc. etc. todos basura total.
Un abrazo

jano dijo...

Para nuestra desgracia Montesquieu ya estaba asesinado ideológicamente por nuestra caspa política antes de que a Alfonso Guerra se le escapara ese famoso "acto fallido" (en la terminología de Freud: decir lo que estás pensando sin haber querido decirlo). La casposidad política comienza,como bien dices, Vicente, cuando un partido recibe la mayoría absoluta, después de una dictadura añeja, y se convierte al cesarismo del "partido" que le precedió: somos los bienpensantes, los buenos, los que tenemos la razón, y por ello no necesitamos la división de poderes ¡nosotros somos el poder legítimo y no nos podemos equivocar, porque venimos del pueblo y sabemos lo que necesita el pueblo! Pura masa ensoberbecida, que diría Ortega y Gasset, carente de toda autocrítica y moralidad; que lo único que pretende es el medro personal sin el menor rubor ante la estulticia de su gestión (véase la colección de cretinos y cretinas incompetentes a todas luces, regalo de los gobiernos del mayor cretino "inruborescente- palabro que me inventé-" de toda la historia de la democracia).
Pero la mierda política e intelectual se extiende también a los sindicatos "de clase", que han hecho desaparecer a la clase media como en las repúblicas bananeras y se han convertido en un SINDICATO VERTICAL FRANQUISTA que le hace una "felación" al partido en el poder mientras el número de parados crece en función exponencial y los derechos de los trabajadores se pisotean, y ellos también crecen económicamente como nunca habían soñado: los parásitos como Cándida Albicans (un hongo patógeno) y el Toxoplasma Gondii (un protozoo también patógeno) se unen para formar una simbiosis atípica y engendrar un sindicato vertical que no representa a nadie, sólo a ellos mismos y a los liberados: "LA DOLCE VITA SIN GLAMOUR".
Protestar en las redes, blogs, calle... Sí, y también en casa y en el trabajo (quién lo tenga), pero no debemos olvidar que esta chusma política está vacunada contra toda crítica y tienen al PODER "JODICIAL" COMPRADO. Lo mejor, a mi humilde entender, es joderlos en las urnas: ABSTENCIÓN MASIVA O VOTO EN BLANCO y, en el último caso, que se limpien su asqueroso culo con las blancas papeletas.
Un saludo.

Pedro Leopoldo Alcántara dijo...

Saludos.
Mi aportación para estudiar un cambio.

Movimiento Ciudadano por el Cambio del Modelo Político.- Blogs ideal.es: http://blogs.ideal.es/pedroleopoldoalcantara/2012/09/20/movimiento-ciudadano-por-el-cambio-del-modelo-politico/#.UFuOg6wc15A.twitter … via @ideal_granada

Helio dijo...

El Partido Socialista aprovecho la mayoría absoluta para reformar la ley del poder judicial. La frase de Alfonso Guerra algunos la interpretamos, como que ahora les tocaba a ellos hacer y deshacer.
La independencia del poder judicial es la garantía para el buen funcionamiento de un estado, si no existe esa independencia la democracia se convierte en una dictadura encubierta.
Esa falta de independencia acompañada de televisiones y prensas sectarias produce lo que tenemos en la actualidad.
Saludos.

C.S.Peinado dijo...

Javier, que la sociedad de hoy en día se subleve es tanto cómo pedir que el Sol no eclipse nunca a la Luna. La población de hoy en día es víctima de la reprogramación de la ingeniería social, por tanto están programados para no moverse del sillón aunque el País reviente. Creo que las redes sociales cumplen su papel de desprogramación y que no habría que quitarles ni mérito ni apoyo.

C.S.Peinado dijo...

Zorrete, la constitución ha sido una gran chapuza para devolvernos a un estado feudal. Con los politicastros cómo señores, el Rey cómo pasmado útil y todos los demás con plebeyos a los que nos aplican el derecho de pernada dándonos por el culo cada día de nuestra existencia.

C.S.Peinado dijo...

Vicente, después de habérseles parado definitivamente los pies en el Ebro, han venido con muchas ganas de cargarse el país. Lo peor es quelo están consiguiendo precisamente con ayuda de los que estamos debajo. Los ciudadanos son siervos apesebrados de un politicastreo que daría risa a algunos estados fallidos de África. En verdad, parece que tenemos todo lo que nos merecemos.

C.S.Peinado dijo...

Jano, el verdadero problema de las mayorías absolutas es cuando la alcanza un partido que no cree en su país, que ve cómo una amenaza el país en símismo y por tanto se dedica a destruirlo, adoctrinarlo y esquilmarlo. España ha tenido la peor experiencia democrática, la de la democradura, votar a nuevos dictadores que no te agreden con la porra sino con la palabra. Vacias palabras que sólo sirven para vendernos castillos en el aire mientras la casa patria se desmorona. Ese es el problema, que tenemos el Salón ardiendo y desde la cocina seguimos tomándonos tranquilamente el café pensando que el fuego se apagará por sí sólo.

C.S.Peinado dijo...

Pedro Leopoldo, he leido tu artículo en tu blog y estoy muy de acuerdo con él excepto en lo que atañe a la división territorial y social. Máxime cuando el sentimiento catalanista no ha existido más allá de dos siglos y sería cómo justificar la segregación de una comunidad porque un pueblo nole gustara, desde hace años, estar al lado de otro pueblo... Por lo demás, perfecto.

C.S.Peinado dijo...

Helio, el sistema en que nos encontramos abducidos carece de toda separación de poderes, constando únicamente un batiburrillo y mezcolanza de todo a verlo que sale. Y lo qeu sale es una Casta privilegiada que no viene a arreglar ningún problema, sino a causar los máximos sin aportar nada positivo al conjunto de la Nación.

Wittmann dijo...

Buenas Peinado.

Muy interesante artículo y, sobre todo, propuesta. Mas, a pesar del gran incentivo que supone la posibilidad de integrar un movimiento de este calibre, existe el problema real de la dispersión no sólo de personas sino también el problema de la coherencia y coordinación de espacios virtuales y redes sociales, dado que en Internet sobreabunda la gente que tiene este propósito. Y de ello, además del torticero uso de los medios de comunicación ordinarios, se vale el sistema para cercenar tales movimientos.

Un saludo.

C.S.Peinado dijo...

Wittmann, la Era de las comunicaciones lo es también del aislamiento, el atontamiento y, sin duda, de la total desinformación debida al cruce total y sectario de información y contrainformación...

Darle Caña a ésto: