viernes, 9 de septiembre de 2011

¿Españoles? por el Mundo.

Españoles por el Mundo en el siglo XVII.
Ayer por la noche tuve se sucedieron tres cosas que me tocaron bastante la moral. La Primera era el hecho de que hoy fuera viernes. Sí, direís, pero el viernes es el último día de la semana antes del fin de semana. Sí, digo yo, pero éste sábado tengo que trabajar un extra y el viernes no es precisamente para tirar cohetes en el lugar donde trabajo. La segunda es el calor. Si por mi fuera, en cuento llegara septiembre, las temperaturas caerian doscientos grados por lo menos. Si el verano y las vacaciones ya se han pasado no tiene sentido seguir pasando la canícula. La Tercera y es la que motiva que ahora, tras comer y antes de irmea echar la tarde al curro, este escribiendo esto es ese engendro televisivo que nos muestra lo guay que se vive fuera de nuestro país: Españoles por el Mundo.

Tranquilo chavalote, en el extranjero aprecian tu valía.
Entendámonos, que un tipo o tipa se busque la vida en Londres, Ankara o Sebastopol a mi me la trae al pairo. Bien por ellos, si han tenido esa suerte o se lo han currado para ello. lo que veraderamente me revienta es que, en lugar de quedarse en su país, poner una empresa o quedarse a fundar partidos que cambien ésto, se justifiquen diciendo que, en España no hay trabajo de lo suyo y por eso se tienen que ir fuera. Una memez cómo un castillo motivada por un país donde ser emprendedor no está, ni estuvo, ni estará nunca de moda u donde ser funcionario es el culmen de cualquier hijo de vecino. Justo lo contrario de cualquier estado civilizado, donde ser un funcionario es sinónimo de ser un fracaso incapaz de triunfar con una vida profesional en el ámbito privado.

El tambien tuvo que buscarse la vida fuera de su país.
No estoy en contra de esos programas. Está bien ver cómo nuestros compatriotas se buscan las castañas fuera. Lo que más fastidia es quizá que se hayan formado en una universidad española (No estará tan mal nuestro sistema educativo cuando con una carrera obtenida aquí se pueden colocar allí) y que se vayan a generar riqueza a un país que, quizá, esté utilizando ese potencial en nuestra contra. Sí, lo sé, es una gran paranoia, pero pensadlo bien de gente que trabaja en Marruecos, Venezuela o Cataluña (Ah, no, éstos aún no son un pais). Al margen de la teoría conspiranoica sería ideal que en esos programas sacaran tambien a los españoles a los que, yéndose al quinto pino les ha ido cómo el culo, quizás, cómo en Telahinco, ese morbo daría más audiencia y nos mostraría que los que aún trabajamos aquí, podemos seguir haciéndolo con la cabeza bien alta.

Ánimo, Erasmus noe s para estudiar, sino para disfrutar.
Es patético en fín ver a esos chicos y chicas que se fueron para mejorar y se lo pasan de fiesta en fiesta (Lo que tiene el Erasmus) en lugar de prepararse y al final se quedan trabajando en una pizzeria donde, cómo es un país supradesarrollado, ganan lo mismo que nosotros echando, en plan esclavo, doce horas ennuestra vieja piel de toro. Señores, seamos lógicos. El que se vaya porque nopuede desarrollar su actividad en España lo veo muy bien, pero el que se va, tras aprovecharse de nuestras becas e instituciones para trabajar en un país extrangero pudiendo quedarse aquí a levantar éste estercolero al que sin embargo amamos, tiene una muy baja capacidad de sacrificio y mucho menos sentido de país. Espero que les vaya muy bien por ahí, porque lo que es aquí, no merecen ni pisar.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

4 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

No se si tu tienes la misma sensación, pero de un tiempo a esta parte todas las cadenas de televisión están con esta milonga de "españoles por el mundo" como si fuera una invitación explícita de "pillen las maletas y salgan corriendo al aeropuerto más cercano".
Por que además el balance no puede ser más irreal e ilusorio:todo los "huidos" bien por amor o trabajo están felices en sus nuevos destinos, integrados, con una vida estupenda y gratificante.
Vivir para ver...

Viriato dijo...

En algo no estoy del todo de acuerdo, sobre lo de montar un negocio en vez de ir al extranjero.

Pongamos un ejemplo, un dentista recién licenciado que no tiene un puto duro, obviamente no va a arriesgarse (aunque algunos si lo hacen) a pedir un megacrédito para montar una clínica (y otra cosa es que se lo den porque tal y como están las cosas...). Así que se marcha unos años a trabajar fuera, en otro país, y cuando junta un dinerito pues para casa, entonces si es momento de montar algo con esos ahorros.

Además creo que ir una temporada a trabajar a un país extraño para tí, y con otra lengua, es una experiencia muy enriquecedora.

C S Peinado dijo...

Estimada Natalia:

Si, parece más que tendríamos que irnos al extranjero y poner un cartel de "cerrado por fin de negocio" que quedarnos a hacer nada en este solar hediondo.

A mi lo que me gustaría es que, de vez en cuando, sacaran a alguno que se hubiera vuelto por lo jodidamente mal que le ha ido en el extranjero. No hay que ser un lince para saber que, en determinados lugares, si eres español, eres ostiable por naturaleza.

Además y sospechosamente, éstos programas han proliferado en las últimas legislaturas y en canales muy próximos (cuatro lo es)a la siniestra. No me extrañaría que fueraunnuevo contubarnio judeo-masónico para exterminar a los pocos que aún creemos que se puede vivir y trabajar en éste hediondo pantano en que nos han convertido.

C S Peinado dijo...

Estimado Viriato:

No me refiero a esos que, imposibilitados para encontrar trabajo aquí se van para volver en cuanto les es posible. Sino a los que cuando les preguntan ¿Pero volvereis a España? Se quedan mirando cómo diciendo ¿Tu eres gilipollas?

Seamos sinceros amigo mío, esos programas difunden una imagen muy negativa de nuestro País por cuanto da a entender, en muchísimos casos (y en personas que casi siempre tienen pinta de ser adalices de lo progre), que se fueron para nunca más volver porque aquí no hay quien pare.

Yo te voy a ser sincero. Trabajo mucho, estoy más pluriémpleado que un gitano en una chatarrería y mi vida no es mala. Al contrario, tengo dos coches, pago mi hipoteca, puedo irme de vacaciones y todo, sin salir de mi país, sin ser un super sofisticado con dieciseís master o un artistucho que expone en una galería de cuerta en Irlanda por no pocerse a hacerlo aquí.

El que se vaya porque lo necesito bien, el que lo haga por ser un snob nocreo que haga falta que vuelva, simplemente de eso nos sobra a patadas.

Darle Caña a ésto: