martes, 20 de septiembre de 2011

20 de Septiembre. A dos meses vista...

 A dos meses vista para que unos, los que adoraban al chache Paco se desesperen porque no pueden ir a echarle la visita al Valle y otros, los que votaron a la Rosa dejen de hacer el capullo, España sigue donde andaba hace un año. En mi impresión personal creo que andamos estancados. La cosa sin mejora ni empeora, si llamamos a ésto último que no hay tantos EREs mientras las huelgas y conflictos por la falta de pago se recrudece en algún que otro ayuntamiento. Sin ir más lejos, hoy mismo los de Astilleros han hecho su tradicional manifestación quemando neumáticos por no se sabe que peeregrina razón. No comprenden que eso es agua pasada, que en Asía se construye en naval más barato y mejor y que es inevitable que, más tarde que temprano AE termine por cerrar.

A dos meses vista (podía haberlas convocado en febrero de 2012, ya puestos) nos debatimos entre miles de problemillas que han derivado en serios conflictos económicos, sociales y de intereses que, a día de hoy nos convierten en al mayor de los PIIGS y en el menos confiable. No es que seamos cómo Grecia, es que no sabemos cómo somos y de ahí la incertidumbre que generamos. Puede ser que seamos solventes o que nos venga un arrechucho y terminemos por hundirnos cual Titanic en las procelosas aguas de la economía global. España se enfrenta a grandes retos. Desandar mucho de lo andado para ver si, cambiando la base, empezamos a reconstruir lo que en apenas tres años se ha hundido. Es difícil y requiere muchísimos esduerzos. De ahí que, a dos meses vista, no sepamos si ésto tiene alguna salida y, de haberla, donde está y por donde nos dirigimos a ella.

A dos meses vista España se enfrenta a una encrucijada que no puede ni debe tratarse a la ligera. De lo que surja después del 20_N seremos todos responsables, en mayor o menor medida. Todos tendremos parte de culpa o parte del éxito de la coyuntura que surja de una votación que finiquitará la peor Legislatura de la Historia de España. Esperemos que la coherencia quede por encima del sectarismo y votemos todos en conciencia a las opciones que cada uno consideremos próximas a nuestros ideales. Y que con esas opciones admitamos y nos responsabilicemos de esa decisión que, en el futuro inmediato, marcará un antes y un después a bien o mal. Todo ello a sesenta y un días que serán, no lo duden, de infarto.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

2 comentarios:

Herep dijo...

CS,

No soy tan optimista como tú.
Más bien creo que, gane quien gane, el castañazo que nos vamos a pegar como país va a ser de los de aupa.
Nosotros, Europa y el Mundo.
Por lo que se refiere a nuestro país, soy de los que opinan que el trabajo duro... el esfuerzo sobrehumano... ése, se llevará a cabo cuando nuestro país se desmorone cuál ficha de dominó.. y debamos reconstruirlo de nuevo.
Pesimista, pero con una sonrisa... pues sé que podremos hacerlo.
España y lo que ella significa no pasará a la Historia.

Un abrazo.

C S Peinado dijo...

Herep: Eso es lo bueno. El batacazo. ¿No dicen que un golpe bien dado puede hacer cambiar la concepción de las cosas? Pues eso, a ver si a parte de aporrearnos cóntra el suelo nos dan con una barra de hierro, a ver si, a parte de espabilar empezamos a apretar el culo en la misma dirección, sacar al país del agujero en que está.

Nadie dice que sea fácil y puede que, incluso yo, peque de optimista. Estoy convencido no osbtante de que el cambio, al menos los primeros años, será a mejor, eso si, con nuestras cortas miras de españoles, no empezamos a quejarnos de los recortes al tercer día sin pensar que, sin dar un paso atrás es imposible dar dos hacía adelante.

Darle Caña a ésto: