domingo, 25 de septiembre de 2011

Noticias. Un juez devuelve su nombre a una calle que le fue retirado por "franquista".

Aún no hemos enterrado el Zapaterismo y poco a poco se van resolviendo todas las estúpideces que manaron de mentes podridas durante casi dos legislaturas. Mentes que no gobernaron sino para ellos, dejando a España rota y cuajada de imbecilidades, cómo la Ley de Desmemoria Histérica que, tras los despropósitos con la tumba de Lorca en Granada o la destruccíón de escudos de los Reyes Católicos por franquistas nos deja paridas cómo la de cambiar el nombre de calles sin tener nada que ver con el franquismo o llenar de catatónicos descerebrados que saltan por cualquier parida cómo las de las fosas comunes, aún cuando los familiares se opongan a la exhumación. A Dios gracias, algunos jueces han empezado a rectificar decisiones peregrinas tomadas desde el sectarismo más rancio y trasnochado. Os paso una noticia de Libertad Digital donde se ilustra todo lo que digo:

Según el juez, Osborne no evoca el franquismo, sino "bodegas, vinos o toros".

Un juez ha ordenado devolver a una calle sevillana el nombre de José María Osborne, que fue retirado en virtud de la Ley de Memoria Histórica, porque tal denominación no "evoca, recuerda o enaltece la sublevación, la Guerra Civil o la represión franquista".

El juzgado de lo Contencioso-Administrativo 2 dice en su sentencia que 73 años después del inicio de la guerra, la mayoría de los sevillanos de hoy en día asocian el apellido Osborne a "bodegas, vinos o toros" y a la empresa La Cruz del Campo, de la que José María Osborne fue presidente.

Osborne era aviador y durante la Guerra Civil hizo 48 vuelos de enlace y 68 de guerra para el bando franquista, y posteriormente se convirtió en piloto militar hasta que su avión fue derribado en diciembre de 1938.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Efe, sostiene que el anterior Gobierno municipal sevillano, presidido por Alfredo Sánchez Monteseirín (PSOE), "no interpretó adecuadamente" la Ley de Memoria Histórica cuando en 2009 quitó el nombre a dicha calle, y atiende la petición de Enrique Osborne, legitimado para hacerlo por ser sobrino del titular de la calle, aunque no entra a considerar sus restantes peticiones de que se retiren los nombres de las calles Dolores Ibárruri "La Pasionaria" y José Díaz.

El juez analiza la Ley de Memoria Histórica y dice que el nombre de una calle entraría en la categoría de símbolos, y como tal debería "evocar, por sus características, la Guerra Civil o la dictadura, conmemorándola, recordándola o exaltándola".

Osborne, añade, no participó en el alzamiento militar como promotor o dirigente sino que se unió como piloto civil, no pudo participar en la represión franquista porque murió en 1938, por lo que solamente podría constituir, en su caso, un símbolo de la Guerra Civil al participar como piloto de un bando y ser abatido por el otro.

Pero "probablemente sea desconocida para la mayoría de los sevillanos su participación como piloto en la Guerra Civil, así como su muerte en combate", dice la sentencia.

Por ello, según las "convenciones sociales actuales", el piloto Osborne no entra en el grupo de "nombres, placas, escudos o monumentos que al ser vistos por el sevillano de hoy le evoquen, recuerden o enaltezcan la sublevación, la guerra civil o la represión franquista", dice el juez en una sentencia que puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

4 comentarios:

Viriato dijo...

Si es que hay cosas que se hacen siguiendo esa "magnífica" ley que son surrealistas.

¿Osborne evoca al franquismo? Por favor...

A mí me molestó que retiraran el nombre, a una plaza si no me equivoco, del General Muñoz Grandes, porque sirvió en la División Azul, unidad que, pese a lo que se diga, no me parece franquista.

C S Peinado dijo...

Es que al igual que en los albores de la Guerra Civil se hacían las chekas y los paseillos, ahora, que ya no se estila eso y es muy salvaje, se aplica desvergonzadamente la Ley de Desmemoria Histérica. Con ella y blandiendo un hipotético estado laico, progresista y flowerpower, se están llevando a cabo verdaderas salvajadas contra la Historia y el Patrimonio español.

Personalmente creo que todo es fruto de la balcanización y fractura salvaje que el gobierno en vigor ha aplicado a España. Veremos donde acaba todo ésto.

Viriato dijo...

Si, veremos donde acaba, yo prefiero ni pensarlo.

C S Peinado dijo...

Hay que ser positivo. Si algo bueno tiene todo el escombro al que se va sometiendo al país es que poquito a poco retornamos a la esencia inicial de cuando éramos un país de tercera.

Espero que sepamos ver más allá del beneficio propio de cada cual y arrimar el hombro para, llegado el momento, sacar ésto del escorial en que se haya metido.

Darle Caña a ésto: