lunes, 1 de octubre de 2012

Andujar. Puente romano.


El Puente Romano de Ándujar es un puente que, aún hoy, sigue prestando el servicio para el que fue diseñado y construido, que no es otro que salvar los trescientos diez metros que separan las márgenes del río Guadalquivir a su paso por el antiguo Iliturgi. El mismo está situado en el kilómetro trescientos veintitrés, del trazado de la antigua carretera Nacional IV que une Madrid con Cádiz. El puente presenta un indudable buen estado y demuestra, una vez más, la pericia con la que los antiguos ingenieros de Roma construían sus infraestructuras. Actualmente tiene catorce vanos, construidos con bóvedas de cañón que presentaban una estructura fuerte a las tensiones propias de las crecidas del Padre Betís así cómo el importante tránsito que sobre él se presupone que se produciría a diario. Dos de esas bóvedas presentan arco escarzano, de modo que no llega a ser una bóveda perfectamente circular sino apenas una sección de circunferencia, más comúnmente empleados en éstas construcciones. Éstos últimos arcos son de mayor tamaño.












Las bóvedas son todas de sillería, presentando grandes bloques de piedra caliza roja procedente de las canteras del vecino pueblo de Marmolejo, rico en éste tipo de compuesto mineral. Cómo se citó antes, la longitud total del puente, desde su acceso a su salida por cualquiera de los dos lados es de trescientos diez metros que no se corresponden con la anchura del río, sino del mismo con sus márgenes y cunetas. La luz de los vanos no es regular en sus ojos y varía entre ocho y veinte metros con seis centímetros. El Puente no es homogéneo, presenta tres secciones claramente diferenciadas de las cuales la central es la que conserva la fábrica romana original. Dicha sección posee ocho vanos en total, equipados asímismo con arquillos de aligeramiento. Los restantes seis vanos, incluyendo a su vez los dos más grandes son más modernos y corresponden a diversas reparaciones que se han ido llevando sobre el puente a lo largo de los siglos. No deja de ser curiosa la resistencia de la sección central, con casi dos milenios de edad.













En el límite entre la factura original y los añadidos modernos para su reparación y mantenimiento se encuentra un estribo regular que en tiempos debió de sostener un castillo con puerta de hierro que serviría para aislar la ciudad de ataques procedentes de la morisca. Pese a que su estado de conservación no es demasiado malo, si es inadecuado, ya que sigue siendo transitable y por tanto el tráfico rodado causa los estragos propios del uso viario. Se sabe que se comenzó a construir por los ingenieros de Roma a principios del Siglo II antes de Cristo. La necesidad de comunicar la Meseta con las plazas al sur de la Bética llevaron a levantar ésta infraestructura en tiempos de Septimio Severo Pío según reza una inscriptio que apareció, rota, en unas obras durante el siglo XIX y que, refiriendose al puente, certificaba que era tan personaje el que gobernaba en la zona en el momento de su construcció. Es por tanto una de las estructuras más antiguas que se conservan en Andalucía y que aún se siguen usando.










Éste puente se levantó con el ánimo de permitir el tránsito entre Cástulo al suroeste y Córdoba, plaza fuerte por aquel entonces. Se copnvertía así en una obra capital sobre la cual transitaba la Vía Augusta y que permitía a la misma atravesar el Padre Betis a aquella altura, internándose posteriormente en la campiña y continuando su descenso hacía poniente. Nunca, en esos dos milenios de existencia, hasta la reciente construcción de la Autovía A-4, dejó de soportar el tráfico que desde Madrid bajaba a Córdoba y Sevilla, siendo la principal entrada a Andalucía desde Despeñaperros. Dos de sus vanos serían suprimidos, por razones de desgaste a lo largo de las reformas del siglo XVIII. En esas mismas obras se sustituirian cuatro vanos, dejando once de la fábrica original romana. En la década de los veinte del Siglo XIX se reduciria un vano más y se sustituirian seis bóvedas más, quedando el puente cómo se encuentra actualmente. Todo ellos sin dejar de ser un nexo importántísimo entre las dos riberas del Guadálquivir.









Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

11 comentarios:

Xad Mar dijo...

Eso sí que era construir, puentes que resisten milenios, no lo que hacen ahora. Gastan el dinero malamente en construir carreteras que a los dos días presentan baches, o puentes cuyos pilares se vienen abajo con una tromba de agua. Tanto adelanto, tanto avance tecnológico para nada, solo para hacer chapuzas.
Buen reportaje.

Jaime dijo...

Las construcciones de los romanos mas que para mucho tiempo parece que las hacian para la eternidad; ahora sin embargo una corriente de agua se las lleva como mantequilla, no hay mas que ver estos días en Murcia Almería.
Por lo que se ve los romanos, sabian como construir y donde; eso es lo importante.
Las fotos muy buenas.

jano dijo...

Una maravilla de arquitectura romana, que no conozco, y que fue construída bajo el mandato de Septimio Severo, el emperador de origen cartaginés, allá por el siglo II después de Cristo, cuya muerte sería "acelerada" por sus hijos Caracalla (que le sucedería en el cargo de Cesar después de asesinar a su hermano)y Geta.
Lo más admirable de todo el legado arquitectónico romano es que se mantiene en pie, con algunas reparaciones y mantenimiento, dando el mismo servicio que hacía siglos atrás, y creando un patrimonio gozado por muchas generaciones.
Un saludo, amigo Peinado.

Javier Tellagorri dijo...

Como bien dicen otros comentaristas los puentes y acueductos romanos, así como sus calzadas cruzando toda Europa e Inglaterra, son para milenios.
Y lo curioso es que quienes los construían eran los soldados de las Legiones.

No ha habido jamás un ejército como el romano.

Anónimo dijo...

Bonitas fotos, se ven muchos detalles. El puente es realmente impresionante. Sólo con ver un detalle del mismo se sabe qué paramente está orientado aguas arriba: Se trata de los elementos en forma de proa de barco invertida, situados en la base de las pilas, que se llaman tajamares. Y respecto a los de los comentarios, obviamente a lo largo de 2000 años (más o menos) muchos puentes han desaparecido por avenidas fluviales, independientemente de su calidad constructiva. Así que, obviamente, los que han permanecido no son los mejor construidos, sino a veces los más afortunados. Como ejemplo significativo por su belleza, el pons aemilius, de Roma, un puente
del que sólo queda una parte en pie, y que fue arruinado por una avenida en el SXVI. Dejo enlace, por si alguien quiere echar un vistazo:
http://en.wikipedia.org/wiki/Pons_Aemilius
Un saludo.

Norma dijo...

Qué maravilla!!!! es de admirar la arquitectura de los padres de la historia, romanos, griegos, egipcios, etc, etc. Gracias por publicar

Leona catalana dijo...

Desde luego, además de saber construir, la belleza es innegable porque los puentes que se construyen ahora, aparte de mala calidad que siega vidas, ofenden la vista al ser unos mamotretos que estropean el paisaje.

Salud.

C.S.Peinado dijo...

Xad, si en algo se caracteriza la administración es por su estupida confianza en que las subcontratas invertirán al máximo para construir infraestructuras. Al fina hay más arena que cemento y el agua no tiene más problema en llevárselo todo por delante.

C.S.Peinado dijo...

Jaime, no se puede dudar que lo que hacían lo hacían para que durara y siempre a matacaballo, aprovechando al máximo lo que tenían alrededor, más a mano y sin detenerse ante nadie. No es baladí que levantaran un campamento para una Legión en un sólo día y lo desmantalaran en medio.

C.S.Peinado dijo...

Jano, fue tanto el expolio desde la Revolución Francesa hasta la Guerra Civil que padeció nuestro país que siempre es agradable ver obras monumentales que no se pudieron llevar. Nuestro patrimonio es lo más grande que tenemos y muchas veces, demasiados, estamos dándole de lado y ofreciéndolo sin contraprestación a terceros deseosos de expoliarlo.

DORAMAS dijo...

Bueno, ese puente tiene fama en ésta familia, lo llamamos el Puente del abuelo Bonoso. Por lo visto se tiraba al río desde él y dicen que era un espectáculo. Además de que salvo de morir ahogados a dos personas que se tiraron desde el.

Darle Caña a ésto: