martes, 2 de octubre de 2012

El quebranto hispano.

http://paradoxia.files.wordpress.com/2012/08/venezuela-argentina.jpg?w=450
Foto de Internet. Dos realidades, un único Fracaso.
Si hay algo que a mí, cómo español, me llega a tocar el alma, pinzándomela, es ver que los caciques hispanoamericanos, los criollos que en su día condenaron al Latinoamérica al servilismo atrasado del que hoy son cruel padecimiento, siguen más vivos que nunca en la mal llamada Revolución Bolivariana. Una revolución que toma forma sólo sobre las inmensas reservas petrolíferas que jalonan el Caribe sur y que son fuente de problema y discordia por cuanto sólo sirven para fomentar una suerte de Yihad fundamentalista de corte americanista en clara conforntación con las necesidades del Pueblo y sobre todo de las posibles inversiones occidentales en una zona que, por su riqueza natural debería estar posicionada cómo uno de los principales paises emergentes del Cono Sur y que, lamentablemente, se acerca cada vez con más intensidad y decisión a una hecatombe que podría terminar por desestabilizar toda la zona ante la progresión de movimientos en contra del Eje Bolivariano.


Venezuela en caída.

Chávez ve pronta su caída y con él todo su magnífico teatro de dictador encubiertamente populista. Es un momento crítico en la historia de la España de Ultramar por cuanto el señoritingo, golpista, militaristas y explotador de una Venezuela rica en materias primas pero empobrecida en su alma cómo grán nación se debate entre el cambio representado, ésta vez sí, por Capriles o la continuidad del amigo de Irán, el nefasto Gorila Rojo. Gorila sin el cual Cuba, Ecuador o Argentina no tendrían la demagógica impresión den andar en posesión de una verdad absoluta sobre las aspiraciones de libertad, igualdad y eficiencia de sus propios conciudadanos. Los intereses nacionales han sido continuamente vapuleados por un ser deficiente en salud y capacidad de gobierno. Un payaso bien preparado para enseñar su más patética cara a través de su chusco programa de televisión y por la caterva de inconscientes que lo han apoyado en mítines y votaciones.

Todo ello para lograr, sine quo, un país sumido en la miseria más absoluta a pesar de estar en primera línea de producción petrolífera. Un país sumido en el caos del Bolivarismo, una doctrina similar a la salfista en la cual prima el poder del Estado, y por defecto del Gorila Rojo, sobre la voluntad individual en particular y la del pueblo en general. No quedan lejos las arbitrarias expropiaciones de empresas españolas en tierras venezolanas o de otras nacionalidades por el mero hecho de no llevarse bien con los países promotores. Eso ha hecho que la huida de inversores golpee de manera drástica la economía de un país en fase de desarrollo que a duras penas intenta seguir las zancadas de los Mercados Internacionales mientras se convierte en santuario de terroristas, paramilitares, traficantes y mercaderes de la muerte. Todo con la connivencia y el apoyo del Estado, basado en la corrupción y la destrucción de todo tejido social medianamente decente.

Argentina golpeada.

No obstante, a pesar de la existencia de séres tan inútiles para el devenir de la historia cómo Chávez o Kirschner, un pequeño halo de esperanza se va abriendo paso en países tan queridos desde la madre España cómo golpeados por sus desleales hijos. No hace demasiadas jornadas que el Pueblo Argentino, esos millones de descontentos hijos de la Albiceleste salieron, portando cómo única armas las cacerolas y pucheros a la calle con el único objetivo de demostrar que la deriva del gobierno argentino va en contra de los intereses de toda la Nación. No es de extrañar, pues lejos de ser buena, cómo la Botox vende a los diarios y televisiones, la situación de la economía argentina es mucho más caótica que incluso la española. Altos cargos del gobierno inmensamente ricos, funcionarios estatales cada vez mejos posicionados social y económicamente, caótica situación de las empresas públicas y sobre todo una clase media constante mente vapuleada en una suerte de pulso feudal para devolverlos al puesto de siervos que tanto le gustaria a la oligarquía argentina.

Ambos países, consecuencias inmediatas de los dos grandes dictadorzuelos masones Bolivar y San Martín tuvieron un desarrollo limitado en tanto en cuanto la izquierda y los movimientos cuasicomunistas no entraron al trapo de hacerse no sólo con el poder, sino con la última gota de la sangre de las poblaciones afectadas. No es un secreto que Chávez está mucho más preocupado en armar un ejército contra el que hacer frente a una paranoíca ofensiva estadounidense o con el objetivo de meter comandos paramilitares armados en los colegios electorales con el objetivo de cortar veladamente por la exhibición de armas, el posible apoyo a Capriles. Tampoco es un secreto el dineral que la viuda de Kirschner y sus ministrables se gastan en las más exclusivas tiendas del mundo, declarándose abiertamente comunistas o de izquierda popular y consumando con ello el expolio de todo el pueblo que se encuentra bajo su control. Una lamentable situación que sólo se arreglará por el hartazgo del Pueblo que es, al fin y al cabo, quien debe de redefinir la relación con sus gobnernantes.

Malvinas cómo aviso.

Todo el proceso de demolición del sistema occidentalizado tendente a la buena relación con países de la órbita de Estados Unidos y Europa se vino viendo ya durante el proceso de Malvinas hasta la actuialidad. De hecho, el sistema de los paises enfermos de Bolivarismo ha tendido a apegarse al demolido bloque soviético para adquisición de sistemas de armas que no permitirían una confrontación armada en modo alguno contra países de primera línea cómo Reino Unido. El hecho consciente y tácito es la necesidad de liberarse del yugo de los opresores, en ambos casos, certificados por las Urnas que han demostrado de sobra que su único interés es el Poder con todo lo que ello conlleva. Son nuevas repúblicas bananeras con el concurso internacional que se jactan de ser países de primera línea y de mostrar que saben vociferar mientras su pueblo se muere de hambre y la escena internacional se inhibe de aplastarlos definitivamente por el hecho de tener ingentes cantidades de petróleo.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

6 comentarios:

Leona catalana dijo...

¡Ostras, Churre!, tu blog tarda más en cargarse que un trabuco con pólvora y pedernal. ¿No has pensado en eliminar unas cuantas cositas?
Creo que es la tercera o cuarta vez que intento dejar un comentario, chico.

Sobre el tema, es la historia de siempre, toda independencia lleva aparejada odio contra el otro y al final no se mejora nada en absoluto, todo lo contrario, se va a peor por mucho que crean que es una maravilla.

Chávez, Cristina y el tonto del jersey de alpaca (ya ni me acuerdo cómo se llama, de tan inane. Ese de que comer pollo hace homosexuales y calvos), son simples mangantes saqueando las arcas del pueblo.
Ellos con careto de indio resabiado, tal que Moctezuma vengador y esa... bueno, el bótox impide saber a qué tribu pertenece, excepto, claro, que a la de los ladrones de su pueblo, igual que los otros dos.

Sólo podemos lamentar que nuestros primos hermanos padezcan la opresión de los caciques, siendo así que nuestra presencia allí liberó a sus antepasados de semejante villanía al hacerlos iguales a nosotros mediante leyes promulgadas por Isabel la Católica.

El último de Filipinas dijo...

Visto lo visto, voy creyendo que para un país el tener petróleo en su subsuelo va siendo más una maldición que una bendición.

DORAMAS dijo...

Siempre el puñetero petroleo. A la larga será nuestra destrucción.

C.S.Peinado dijo...

Leona, cómo habrás podido comprobar ya he quitado algunos widgets inútiles y la verdad, el blog ha cogido rapidez en la carga. Por lo demás y en cuanto al tema que nos atañe, a éstas alturas el Gorila Rojo ha revalidado el Gobierno. El amigo de la eta y de la otra seguirá mangoneando un país riquísimo en materias primas que se hundirá, inexorablemente en el abismo de lapodredumbre que promete el bolivarismo. Allá ellos.

C.S.Peinado dijo...

El último, cualquier país que tenga una materia prima de amplio espectro y uso está, por definición, maldito. Pasó con el cadmio en Bolivia, el petróleo en Guinea Ecuatorial, los fosfatos en el Sáhara o el guano Sudáfrica. Cualquier riqueza, tiene ansiadores y el ánsia, la envidia y la ambición es lo peor que podemos anidar.

C.S.Peinado dijo...

DORAMAS, dudo que el petróleo nos destruya. Antes bien se agotará y nos destruiremos entre nosotros mientras los despabilados de siempre continuarán tomándonos por el pito del sereno.

Darle Caña a ésto: