viernes, 23 de septiembre de 2011

Reflexion. De hipocresia.

Es la hipocresía una mala compañera. El díos Jano tenía dos caras y, cómo tal y por fuerza, una de ella era la hipócrita. Es esa cara la que mucha gente tiene y que te muestra cómo parte invariable de la negritud de su alma. No hay cosa más triste que esa cara. La Hipocresía, a sabiendas o sin querer, pervierte el alma. Alma que acompaña al cuerpo y que destina, sin solución de continuidad, a quien la sufre, pues de talmodo habría que calificarla, a la condenación del ostracismo. En mi fuero interno la Hipocresía es algo a lo que no suelo dejar lugar. Es un alma perniciosa, de doble filo, de la cual suele herir más el filo que nos arrostra que el que se imponemos al destinatario de nuestros gestos.

Muchas veces y yo lo comprendo, la hipocresía surge cómo un sentimiento automático que surge de nuestras propias entrañas cómo mecanismo de defensa. El fuego se combate con el fuego y la hipocresía con la hipocresía. Si a ti te intentan vender la moto tu harás lo propio con el coche. Se creará así una escalada de despropósitos de dimensiones colosales que nos hará. al hipócrita titular y a nosotros que lo combatimos conla mismas armas, los seres más ruines de la Tierra. Cómo la Hidra, al que una cabeza daba el surgir dos, el hipócrita cubre su carencia con más hipocresía. Si ve que estás para cogerle en la mentira, agregará, además, una buena dosís de cinismo por el que el responsable de sus actos serás tu y sólo tu.

Así las cosas, el cáncer hay que combatirlo y en muchas ocasiones tendremos la suerte de vencerlo. La Hipocresía por contra, hija legítima de lo políticamente correctoo es incorruptible e invencible. No se puede cercenar la fuerza que de ella emana mientras la sufres. La única opción para vencer al hipócirta es la cuarentena, preventiva o imperativa que nos aleje en la medida de lo posible de tan perniciosa compañia. No será siempre posible hacerlo y nos daremos cuenta de la hipocresía de determinado individuo sólo cuando las fauces de su conspiración se haya cernido y cerrado en torno a nuestro cuello. Es imposible de detectar salvo cuando se nos ha apuñalado por la espalda. Y esa puñalada, sin ser sanguínea es letal por cuanto apuñala al alma.

Tengan cuidado entonces con ser hipócritas. No sean estúpidos y leánse sus entrañas pensándose si determinada acción o actitud que recabe una doble cara cómo la del díos romano es rentable para su vida, hacienda y alma. Más vale ser sincero y noble y perder la vida pero ganar el cielo que, por contra, quedar marcado para los restos cómo seres retorcidos que decimos sí mientras pensamos no y damos nuestra mejor cara ante los logros ajenos mientras nuestro foro interno arde consumido por la locura de la envidia. Nada hace bien en la Hipocresía. Mucho menos serlo y aún menos gozarlo, que no es de buena gente ni mucho menos de buena sangre el intentar zaherir a quien nos acompañe.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

2 comentarios:

equillo dijo...

oye dijo Nietzsche "nada mas hipocrita que quere acabar con la hipocresia" y es que realmente no creo que la hipocresia sea tan mala, de hecho no creo que deba jusgarse las cosas en terminos de bien o mal pues estos terminos son relativos dependiendo de la lente con que se mire cada acto. Te invito a que te des una vuelta por mi blog tengo un texto que quiza te interese con un texto que te parecera bastante peculiar (en defensa de la hipocresia) leelo y dejame tu comentario y polemicemos sobre este tema

C S Peinado dijo...

Verdaderamente soy una persona que no gusta demasiado de los hipócritas. Comprendo que en algunas comunidades el arraigo de determinados caracteres es cosa de mucho tiempo y que comparte idiosincracia con otras muchas carácteristicas en esa comunidad. Comprendo que la Hipocresía no te suponga sino un punto de vista mas en torno a cualquier tema en la que se aplique. Aún así yo soy una persona que sinceramente no soporto esa doble cara que permite a quien la usa darte una puñalada con la mejor de sus sonrisas.

Darle Caña a ésto: