miércoles, 16 de noviembre de 2011

Buceando en la basura.

De tal guisa muchos, muchísimos compatriotas, españoles, se ven cada día en cualquier contenedor adyacente a un centro comercial o un supermercado. Yo que creía que eso era sólo una leyenda urbana y que resido al lado de un hipermercado lo descubrí con horror al principio de la crisis. Hoy es ya algo normal, común, corriente y rutinario y eso es lo peor. Hacerse al cuerpo de que es lo más normal del mundo e ignorarlo. Así nos va en éste país, volvemos la cara hacía el lado contrario para zafarnos de lo que la realidad nos ofrece. Crudeza en su máxima expresión.

Privilegiado.

En el año dos mil siete yo maldecía día sí y día también mi suerte cómo asalariado de una fábrica de muebles por estar clavándome diez horas de lunes a viernes removiendo muebles en un enorme almacén. Hoy llevar el nombre de mi empresa en la pechera es equivalente a que muchos que antes te despreciaban por tener ese puesto de trabajo, hoy te miren cón admiración y envidia. Lo preocupante es cómo hemos ido llegando a una situación que ya no es mala. sino patética. No tiene salida, no se ve final y poner la radio para escuchar las noticias, imbuidas de economía y política, es más desagradable que abrirse la cabeza contra un poste de señalización vial.

Cualquiera que, a fecha de hoy esté trabajando, en lo que sea, haciendo frente religiosamente a sus pagos, es una especie a parte. Alguien admirable cuando entra al banco y no se pone en la cola para hablar con el director. Alguien envidiable cuando sale a comer a un restaurante un fin de semana. Alguien reo de muerto cuando en un puente te vas cuatro días a la playa, aunque sea por lo barato y pillándote un paquete de tres días tirado de precio, en un hotel de mala muerte plagado de jubilados. Es así, algunas veces puedes pensar que si la envidia fuera tiña ya estarías azul pitufo porque el destrozo social es tal que algo tan simple cómo echarle veinte euros de gasóil al coche es una nota de fuerte diferenciación entre quien tiene un píe dentro de la crisis y de quien lo tiene fuera.

Vergüenza.

Por todas éstas razones, por haber tantísimo español pasando calamidades, no dejas de maldecir a nuestra clase de politicastros que, aún llenándose la boca de austeridad, siguen haciendo gasto con ese dinero que "no es de nadie". Siento verdadero estupor cuando veo el dineral que está costandola campaña, el pastón del catering del debate o la colección de vehículos de altísima gama que la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha ha sacado a subasta procedentes de la era sucialista de Barreda. Se ve que a ellos no les afecta la crisis. Que se lo digan a los trabajadores del Ayuntamiento de Parla, sobretodo a los que van a despedir mientras algunos cargos de confianza, amiguísimos de Gómez cobran, por no hacer nada útil, cerca de quince millones de las antiguas pesetas al año. Situaciones irreales que se sucenden de norte a sur y a la inversa mientras la desesperanza, el hambre y la desesperación cunde entre todos aquellos que no tienen carnet.

España se aboca, cómo el buque sin gobierno que se dirige al espigón, al desastre total. Dudo que en el próximo año o año y medio la situación remita, se encarrile o símplemente mejore. Ni tenemos los medios ni tenemos las ganas para hacerlo. Si, no se me escandalicen. Las ganas de acometer las reformas necesarias, de emprender en vez de optar a la función pública y de estudiar para formarnos e invertir lo aprendido en el terruño patrio. A ello contribuye nuestra desidia, pero también el hecho de ver cómo un politicastro que apenas sabe firmar está cobrando un pastizal, comprando tierras, casas, coches y colocando a diestro y siniestro a todo el que sepa hacerle, de la debida forma, una felación. Esas son las ganas que, ni tu ni yo, tenemos.

Asi que...

Nos quedaremos a verlas venir. A ver cómo el que entre en la Moncloa empieza a ventilar el sótano donde se guarda la desvergüenza de un gobierno inutil, de un partido enemigo de cualquier cosa que no sea su beneficio y por supuesto de la confrontación que nos ha llevado a saltar por cualquier tontería. Desgobierno que ha derivado ingentes cantidades de recursos a joyas zapateriles de la corona cómo la Ley de Desmemoria Histérica o la Desalianza de Incivilizaciones.Aprovechados en suma que han aprovechado los puestazos, pagados con lo que nos chirlan del bolsillo, que en Europa tienen especímenes cómo la Maleni o proximamente la Salgado. Sin cortar ese engendro de agencia de Igualdad en la que se enriquece Aído o el puesto que le andan buscando a Pajín. Detestables ejemplos de una administración que ha brilladopor su interinidad desde antes que Desatinos derramara las lagrimitas porque le daban la patada del gobierno. Lo mismo que Rugalcalva y López cuando sabían que era el país en bloque quien lso mandaba a tomar por saco.

Queda camino, queda trecho y si lo conseguimos, será porque sin éstos lo habremos hecho.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

8 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Me tiento la ropa al pensar en que estado se encontrará Rajoy las cuentas cuando aterrice en Moncloa.

Por que, si han mentido y ocultado la deuda en comunidades que han gobernado durante 30 años como Castilla-La Mancha o Extremadura, falseando balances y trampeando miles de millons de euros, ¿qué no habrán hecho en el Gobierno central?.

Miedo da pensarlo.

Zorrete dijo...

CS eso tiene dos partes. Los de la pasta no la aflojaran hasta que pasen dos cosas. Una la que tú reflejas, que el que antes se quejaba de tener un trabajo malo, ahora piense que es cojonudo. Es decir, que se aprecie en lo que vale tener un trabajo. Y dos no soltaran la pasta hasta que los políticos se den cuenta que no pueden seguir robando y enchufando gente a costa del erario publico. Es así de simple.
Saluditos.

Wittmann dijo...

Buenas C S.

Me resulta particularmente llamativa la referencia que haces al año 2007. Y es que, si lo pensamos, desde entonces la situación en ningún momento ha mejorado, sobre todo si pensamos que ya ha habido elecciones de todo tipo de por medio. Y es que, como ya decía un sabio intelectual español, "Si un hombre se equivoca, más lo hacen las masas". Y lo que esta horda de políticos no ha hecho es que, solucionen o no el problema (cosa que yo he dejado de creer), han creado una psicosis y alarma social tal que a partir de ahora el que vaya viviendo a duras penas será, como mencionas, el privilegiado, los derechos individuales sólo los podrán ejercer aquellos que tengan tiempo para recordar que los tienen. Malos tiempos se avecinan. Esto, y ojalá me equivoque, no se soluciona con un cambio de gobierno. Las soluciones han de provenir de reformas de calado. El problemas es que éstas sólo pueden provenir de quienes manejan los mandos de la nave, y ellos son los mismos que se benefician de este corrupto sistema.

Un saludo.

Viriato dijo...

Tu relato de la empresa de muebles me ha recordado a las Fuerzas Armadas.

Hace unos años nadie veía el Ejército como un trabajo, y era relativamente fácil acceder a una plaza puesto que no estaban tan solicitadas. Pero ahora cualquier puesto de trabajo seguro es más que solicitado. Y si esto pasa con las oposiciones a FFAA imagináos con las oposiciones que antes ya estaban masificadas, ahora mucho más.

Creo que me he desviado un poco del tema pero... ahí queda eso.

C S Peinado dijo...

Bueno, viendo que hoy ya estamos en zona de rescate, las telarañas serán abundantes y los arácnidos que las tejieron estaran escuálidas.

Tenemos muchas décadas para arrepentirnos de haber dejado gobernar a un demente y a su pandilla de rompepatrias, Natalia. Tendremos mucho, muchísimo tiempo para analizar, reflexionar y ver que siguen habiendo suficientes imbéciles dispuestos a darle pábulo y voto a esos anormales.

C S Peinado dijo...

Pues ¿Sabes que, Zorrete? Muchas veces pienso que ésta Crisis tedría que llevárselo todo por delante. Dejarlo cómo un solar en el que poder volver aconstruir desde cero y hacerlo cómo en Italia, sin políticos y mucho menos sin politicastros, que es lo que tenemos aquí.

Puros carniceros de la sociedad.

C S Peinado dijo...

Yo así me considero Wittmann, un privilegiado que ha tenido la suerte, y a la vista, de no decir nunca no a ningún trabajo. Por ello, cuando te entregas y ven que lo haces cuentan contigo para todo. Máxime cuando eres mejor trabajador y no le haces asco a ningunas condiciones.

Sé que puede sonar raro o incluso extraño, que se me puede entender cómo una persona explotable laboralmente. Con la que está cayendo no obstante, es lo único que vale. Poder trabajar y ganar un dinero que, sin duda, nos va a hacer mas falta de lo que podamos imaginar.

C S Peinado dijo...

Viriato, yo entré en el Ejército en aquella época. Estuve en la Guardia Real en el periodo 1999-2002 y era desolador ver que no había gente suficiente ni para cubrir los servicios básicos. De una plantilla de mil cien militares, la Guardia tenía setecientos y en descenso, pues la gente, en cuanto podía, se iba a la Guardia Civil.

Ahora, las plantillas están completas y los que están, por mucho que los putee un suboficial u oficial aguantan mucho más, porque no queda de otras. Es un hecho tangible en cuanlquier acuartelamiento de España.

Darle Caña a ésto: