martes, 15 de noviembre de 2011

Malos tiempos para la Corona.

Leo en éstos días la polémica sobre Undargarín, su agencia o lo que sea, Loos, sus relaciones con Jaume Matas y que Zarzuela no sabe, no contesta. En sí, a éste caso, cómo al Gurtel, la caterva mediática de la siniestra le está dando candela por cuanto tiene mucha porquería que tapar y algo, por nímio que sea, si viene de la derecha, es perita en dulce. Al margen de lo que suceda con el Duque de Palma, la Infanta Cristina, Matas o Viven, mi sorpresa máxima sobreviene cuando hay quien se pone a relacionar casos, personas y acomete directamente contra la Corona,  porque se argumenta que no está. que no actúa ni se le espera, en un encendido debate en el que el Rey no ejerce porque está de baja pero si que puede desplazarse a Abu Dhabi para ver las carreras de la fórmula uno.

Reina pero no Gobierna.

Son legión los que en los últimos tiempos argumentan que el rey debiera de haber intervenido en el gobierno de zETAparo para evitar que el país se cayera por el abismo de la Crisis. Esos mismos argumentan que la figura del Rey está ahí para actuar en éstos casos. Esos mismos ignoran que el Rey, lejos de ser la esencia de la nación (sómos ciudadanos, no súbditos) cómo en el Reino Unido es un simple arbitro. Un parche que los padres de la Patria colocaron en parte obligados por un Régimen que se deshacía pero que aún podía dar dentelladas y en parte porque volver a una República era tentar la suerte y que sucediera lo mismíto que en el treinta y seis.

Así, lo más barato, rápido y menos engorroso era poner una figura totalmente apolítica, imparcial y suprema en la jefatura de Estado. Una institución así sólo la podría encarnar una Corona. Aunque fuera una Corona emanada, impulsada y colocada por los próceres del Franquismo en general y por su máximo jerifalte en particular. Ésto, que es Historia Básica de España, que es algo que cualquiera en éste país que comenzó su desintegración en el mismo momento que el abuelo Patxi fregaba la olla debería saber, sigue siendo moneda de cambio en una u otra discusión en torno a la funcionalidad de una Corona que sirve precisamente para eso, para no hacer nada.

Undargarín y la madre que lo parió.

Por eso, los que se posicionan a favor de que Zarzuela diga algo se sorprenden y escandalizan cuando la Casa Real comunica que a ellos plín. Que la justicia dirá. Y que sí el vasco es condenado pues allá él, que no se hubiera dejado tentar por el noble y español arte de enriquecerse de manera rápida, ilegal, trabajando lo mínimo y defraudando lo máximo. En línea con lo que es la funcionalidad de la Corona. Impedir que un jefe de Estado Parcial ( Cómo Negrín o Azaña) lien la marimorena porque el poder es del pueblo y cómo tal lo mangoneamos cómo nos sále del Arco del Triunfo. El Rey y su familia han hecho lo que tenían que hacer, poner cara de póquer, mirar con cara de tonto y poner cara de sueco. Para todo lo demás Master Card.

Undargarín está siendo investigado y deberá asumir las responsabilidades de sus actos, decisiones y gestión. Algo muy lejos de lo que la Casa Real debe de asumir en base a lo que es o lo que representa. Ya lo vimos con Marichalar, el cual fue pateado a las primeras de cambio perdiendo desde el título de Duque de Lugo consorte hasta, por poco, los calzoncillos. Los desmanes de su cuñado van por el mismo camino. Sí sale imputado su suegro forzará a su hija lo mismo que antes hiciera con la mayor y si te he visto no me acuerdo. Todo ello en consonancia con las actuaciones de la Casa Real y sus atribuciones según la Carta Magna: Ver, oir y callar, que para eso eres el Rey, nos cuestas una pasta y no tienes nada más que hacer que el paripé de ser la representación simbólica del Estado.

Una corona, una cabeza, cero alcohol.

Así que ya saben aquellos que ven la Corona cómo algo inutil. Es que realmente su utilidad es la inutilizar la jefatura del Estado y por ello, mientras cumpla esa función, todo lo demás es cosa de cada cual. La inviolabilidad de la persona del Rey en nada tiene que afectar el normal trancurso de los procesos judiciales o la deselvoltura del gobierno de la Nación. Ésto que es cosa que parece patinarles a mucho en sus cerradas molleras es lo que la Corona ha de hacer. Estarse quietecita y calladita y si a Undargarín el gato le sale gata o zETAparo ha dejado el país hecho unos zorros para eso están los jueces y las urnas, para desfacer el entuerto sin tener que manchar el único estamento que, sin servir para nada, nos mantiene unidos bajo una misma bandera, himno y Constitución.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

5 comentarios:

Lobo Solitario dijo...

Estan rabiosos y por tanto arremeterán contra todo aquello que piensen pueda distraer al personal o sumar adeptos a su causa sin pensar ni en el daño que hacen ni en el mañana.

aina dijo...

Es que esta gentuza no tiene vergüenza ninguna. ¿Me puedes explicar porqué el tio éste necesita robar?, ¿no le basta ya con el dinero que nos sisan como asignación sólo por ser quiénes son? si es que si yo mandara aquí mandaba la casa real a la puta calle.

Me cabrea mucho leerte.

Maribeluca dijo...

El que la haga que la pague, todos debemos responder ante la Ley...otra cosa es que algunos intenten aprovechar que el Pisuerga pasa por Valladolid para cargarse nuestro modelo de Estado, ya que además la institución monárquica, debido a una serie de errores, no pasa por sus mejores momentos.

Hoy en día las Monarquías Parlamentarias occidentales no tienen nada que ver con antaño y nada que envidiar a ciertas Repúblicas, un día lo explicó muy bien ese acérrimo a ultranza de Ansón, que no es para nada santo de mi devoción, pero en aquello tenía mucha razón.

Lo peor es la ideíca que se tiene por estos pagos de la República, que es un modelo igual de válido, pero no es nuestra tradición histórica y los experimentos al respecto no pudieron ser peores...

Saludos

C S Peinado dijo...

Bueno Lobo, hay que tener muy bien amueblada la cabeza para acometer contra uno de los, queramos o no, pilares del Estado. Todo por arañar y popularizar en un país donde la población está abducida por eventos cómo el casorio de la abuela de Alba.

Si es culpable a la cárcel con él y a tirar de la manta cuanto se pueda, o más.

C S Peinado dijo...

Aina, verdaderamente la Casa Real y las partidas que a ellos corresponden son sólo para la Casa del Rey y la del Príncipe. Todos los demás tienen que pringar cómo campeones. Indudablemente algo soltara el abuelo Juanca pero en principio cada uno tiene su trabajo y claro, tiran de influencias cómo el que más.

Ahora Undargarín se ha pasado de listo y le toca agarrarse a lo que pille. En su caso a la Corona, pero ésta no debe ni puede avenirse a eso porque sería la justificación que muchísimos grupos contrarios precisan para tumbar la institución.

La Corona es un soporte, un tapón que impide que nos aniquilemos cómo en la Guerra Civil prohibiendo, precisamente, que nadie, del partido que sea, llegue a la Jefatura de Estado e incline la balanza de uno u otro lado.

Veremos en que queda todo.

Darle Caña a ésto: