domingo, 27 de noviembre de 2011

Afórate, que algo queda.

¿Hay algo más patético que un mentiroso pillado en plena mentira intentando justificarse?¿Algo pero que un ladrón al que pillas robando y que encima de denuncia por haberlo amenazando? Eso, señores, es lo que la clase politicástrica española hace cada día con el Pueblo y la verdad, algunas veces es para descubrirse ante tamaña indignidad. Tal es el caso de ese prohombre, gallego de procedencia, cabeza sobresaliente del "Villa Psoe" de la Galaecia y gran parapeto de zETAparo después de que el Loro del Gobierno, alias de la Vogue, saliera despéndolada rumbo al Consejo de Estado. Superblanco, el gran Pepe Caraculo o Petro-Pepiño el gasolinero. El gran y ostiable por esa cara de torta que tenia miembro de la ejecutiva del Partido Sucialista que luego pasó a ser menestro de Fomento paralizando casi todas las grandes obras por falta de presupuesto del país. El hombre que día sí, día no y a pachas con la Sexta exigia, no pedía, exigia a voz en grito que se resoviera el caso Gurtel con dimisión, dimisión dimisión.
Blanco.

Tal es la cosa que claro, al final la tortilla, si le das mil vueltas, alguna salta de la sarten y se rompe, evidencia culinaria mayúsucula. Así es la cara de Pepiño, sólo que de tan dura cómo es, no se rompe, da en el filo, sale fuera, rebota y ale hop, de nuevo a la sarten parlamentaria donde dice que va a continuar por respeto a aquellos que lo han votado. Eso sí, por problemas personales se aleja de primera línea de la política española, que a ciencia cierta no se que es, pues yo sólo veo politicastros en las bancadas de ese edificio que no cesan de insultar a la szón templo de la voluntad del Pueblo Español que es el Congreso. Así, Pepiño se retira de dar la cara por delante para seguir poniendo la mano por detras al tiempo que se tapa el orificio que le sirve de tubo de escape ante una eventual acometida anal por parte de uns tribunales que están deseando hincarle el diente, cosa que únicamente le impiden su condición de aforado. Ese estatus inédito, remanente  de otros tiempos en que el de arriba estaba protegido de todo mal en perjuicio del de abajo.

Porque yo creo que, en mi opinión, la politicástrica española sigue adoleciendo de singulares tintes feudales. Los nuevos señores ya no son los terratenientes y señoritos de antaño sino los usadores de coche oficial, tarjeta de crédito a cargo del erario público e insultos a la oposición para tapar los propios escombros. En eso nuestro inefable Pepiño se ha distinguido especialemnte. Cómo buena víbora que es ha sabido zafarse de de todo, acometiendo contra todos hasta que el remedio a tamaña bordería llegó con nombre de casi demolición. Dorribo. El superempresario español tipo, crecido a la sombra de un partido que se dejaba sobornar per conceder licencias, prebendas y otras menudencias. Tres eran los mostequeros, del PP, Psoe y BNG, primero y último dimitieron y el del medio quedó atrás, defendiendo lo indefendible a su momento esperará y habiéndolo alcanzadoo la parida soltará, insistiendo en que se queda no porque se tenga que quedar, sino por los que le han votado que asi le obligaran, cómo uno y uno son dos y lo demás, pues, hay amigo, ya se verá...

Pepiño.

Así, el gran amigo de los niños, los empresarios gallegos y de los colegios privados a los que lleva a los crios previo pago con dinero público, no porque malversee capitales sino porque cobra de todos nosotros, se ha pillado los dedos pero que muy bien pillados. si al menos hubiera dimitido cuando se hicieron públicas las causas que podría haber contra él, otro gallo hubiera cantado, al menos algo de dignidad hubiera podido conservar. Ahora lo tenemos ahí, asustado, cómo un animal acorralado, aferrándose al clavo ardiendo que supone el escaño para esquivar a un Supremo que más tarde que temprano pedirá el suplicatorio ante la presión social que supone tener esa basura sentdo en el templo de la Representación Española. A mi me hace gracia, verlo ahora tan cohibido, tan huidizo y escondido tras la mesa que hace gracia recordar cuando estaba dispuesto a dar toda la murga dle mundo en contra de los enemigos del Partido que tan sutilmente lo ha ido dejando de lado.

Todos van cayendo cuales fichas de dómino político y desde que zETAparo anunció que ya había dejado el país lo suficientemente hecho unos zorros cómo para irse contento, la desbandada ha sido general. Ahora es hora d elos buitres, de la prensa, los sobrornables, los que tiran de la manta y los que hunden gobiernos que no les dan lo suyo. Tal es el caso de Pepiño, el ser más despreciable de la Hégira del Iluminado de los cinco millones de parados, para seis. Un ser inocuo que sin embargo, saliendo del estado latente hacía mas daño que una epidemia en la creencia que que se lo merecía todo, de que no tenía que dar cuentas a andie, de que no sólo tendríamos que pagarle los españoles un sueldo, sino dar gracias por tener tan genial gestor de las voluntades en el gobierno. Un ser que yo hubiera mandado a cavar pepinos hace tiempo, para que supiera lo que cuesta ahcerse un chalet de cien millones de las antiguas pesetas. Un aborregado con cara ostiable en la que ya se veía que se las iba a llevar todas juntas.

En definitiva...

Petro-Pepiño el Gasolinero irá cada día a las Cortes con el pensamiento claro de que la espada de Damocles del Supremo pende sobre su cabeza. Para mi, que hubiera dimitido en tiempo y forma hubiera acelerado las cosas e incluso le habría dado cuartelillo desde el punto de vista de la presunción de inocencia. Con su reiterada terquedad a la hora de negar lo innegable, Blanco se ha ido metiendo en un agujero del que no podrá salir. No sin ayuda claro y el Partido Sucialista está para todo menos para prestar ayuda en la desbandada. bastante tiene con slavar los escasos muebles que quedan en Ferraz y que a punto estuvieron de cascar entre RuGalcalvistas y zETAparistas la mism noche de la pérdida electoral. Pintan malos tiempos pra la lírica y más aún para siete años largos de saqueo en que gente cómo Blanco ha hecho de su capa un sayo metiendo la mano en la caja de todos los españoles. Capa que no ha pagado y que ahora, después de la debacle tendrá que abonar, aunque se parapete detrás del escaño.


Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

13 comentarios:

aina dijo...

Sí, menudo "campeón" el Blanco éste. Lo malo es que estas cosas no se emiten en televisión, nadie habla, no se oye, no se comenta...en definitiva, como si no hubiera pasado. Ni me imagino el eco que habría tenido una situación semejante en el grupo opositor.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Tampoco tiene cara el pollo. Después de tanto despotricar contra otros, entre los que se encontraba el ya ex presidente de la Comunidad de Valencia, resulta que para él no vale nada de lo que predicaba para otros.
Hay que generar un movimiento entre la sociedad para obligar a que se elimine ese privilegio del aforamiento. Y los que la hayan hecho, como este "corruto" que lo encausen sin más, sin esperar a que las Cortes concedan el suplicatorio

Un abrazo

Herep dijo...

Aquí, en este país, no funciona nada... y lo poco que sí lo hace, es patético.
Porque la corrupción, mal endémico español, siempre ha estado... y ojalá no lo esté siempre. Pero... ahora... con esa cara de bobo solemne... es difícil imaginar a Pepiño como el capo de la mafia de Lugo.

Debería dejarse perilla... y calzar sombrero tipo Chicago años 20.

Un abrazo, CS. Feliz día.

Maribeluca dijo...

Al corruto le esperan pocos días de vino y rosas, aunque se escude en su acta de diputado, eso es un lamentable resabio de otros tiempos que debería desaparecer por la vía urgente.

Feliz Domingo.

Candela dijo...

Un personaje especialmente antipático y desagradable porque se le transparenta la bobez nada más mirarlo. La prepotencia, signo inequívoco del que "no es nadie", es absoluta y la indignidad clamorosa.

Pero, CS, hay tantos pepiños en España que a este tipo de personajes solo les hace falta un empujoncito del partido para convertirse en "referentes".

Yo el empujoncito se lo daba, pero desde el borde del barranco del faro de Santa Pola.

Saludos domingueros.

María dijo...

Lo de este hombre es que es impresionante, un ejemplo de la desvergüenza política, un cara dura de manual.

La pena es que nadie del PP le va a hacer probar de su propia medicina pero, sinceramente, aunque sólo fuera una semanita del acoso y derribo al que él sometió a Camps le vendría divinamente.

Besos

E..P.. dijo...

Hola C.S.Peinado.
No solo se va de rositas, si no que encima le van a dar 110.000 euros como ministro saliente.
Después de todo este desmán y cachondeo político, se siguen riendo del pueblo, nos siguen saqueando los bolsillos y lo peor es que se siguen manteniendo delincuentes de esta clase. Claro que para mantener delincuentes de esta clase hay que subir impuestos y recortar a las clases más desfavorecidas, vamos lo de siempre y lo fácil. Me da vergüenza ajena tener que mantener estos vagos de lujos y a los saqueadores de nuestros bolsillos.
Lo peor es que encima los que han llevado al país a la deriva están de rositas en la oposición y hay que mantenerlos para más I.N.R.I.
Después nos metemos con los parados que es lo más fácil, pero hay una sola realidad y muy cierta, la CASTA nos toma el pelo cada vez que quieren, si hubiera justicia verdadera muchos ya estarían en la cárcel y limpiaría de delincuentes mafiosos todos los partidos políticos, mayormente afectaría más al PSOE y al PP al cual de estos habria que ver cuantos quedarían en el partido entre presuntos, no tan presuntos y consentidores de todos estos que los hacen ser cómplices.
Saludos Cordiales C.S.Peinado.

C S Peinado dijo...

Aina es Lo que tiene ser los perdedores de esa guerra que tanto añoran y que nunca podrán superar. Creen que por ello tienen un derecho especifico a hacer y deshacer sin cortapisas y mucho menos con asunción de responsabilidades.

C S Peinado dijo...

José luis, el aforamiento existe porque saben que Lo van a necesitar, porque no tienen la intención de trabajar como tienen que hacerlo. Todos sabemos, por mucho que insistan en que trabajan por y para el pueblo, que el que se mete a político en este país es para llenarse los bolsillos. Todo Lo demás son milongas que no se creen ni ellos.

C S Peinado dijo...

No daría el nivel de capo. Más bien el de mamporrero mayor del sucialismo sectario al que han quedado reducidos, Herep. Por Lo demas no hay mas que esperar a los plazos. Más pronto que tarde deberá caer y el topetazo será de aupa.

Lobo Solitario dijo...

menuda papeleta tiene el socialismo: Si siguen estos tipejos se lo cargan... ¡Y parece que apuestan por la continuidad (Vhacón-Rubalcaba)

C S Peinado dijo...

Maribeluca, ya va cayendo, hoy la fiscalía ha pedido que se le meta bulla a Pepiño... Esperemos que el Supremo no vaya de pucherazo y haga la cacicada haciendo la vista gorda.

Ya se verá, mientras tanto, buena noticia es.

C S Peinado dijo...

Candela, no es cosa de tirarlo, sino de que pague, con creces, toda su fanfarronería en donde deba hacerlo, cómo debe hacerlo y que no es otra que en prisión si los delitos cometidos así lo hacen acreedor.

Lo peor es que es la nueva clase aristo-politicástrica y eso, entre otra cosas, es un parapeto a la hora de cumplir lo que dice la Constitución. Todos sómos iguales ante la ley, sólo que unos sómos más iguales que otros.

Darle Caña a ésto: