lunes, 6 de febrero de 2012

Al final nevó. Imágenes muy gélidas de la Sierra de Torres (Jaén).

Aunque el sábado pasado tuve un resfriado del quince, después de acercarnos a la población de Torres, de la que es oriaunda la familia paterna de mi esposa, no tuvimos por menos que ir a ver el gran nevazo (¡Viva!) que nos ha dejado esa puñetera ola de frío siberiano que nos ha barrido desde el jueves. Así, lo primero que pudimos ver y del cual nos embargaba un frío del carajo fue el pico Almadén, en el macizo de Mágina.










No deja de impresionar que a pesar de estar a unos cuatro grados bajo cero, en un lugar gélido y azotado por vientos más gélidos aún haya árboles que sin ser los típicos pinos o quejigos se habran paso a la vida. Eso sí, de maneras angustiosas que pretenden ser un reflejo de lo que cuesta sacar la hoja adelante con ese  frío que nos azotaba a más de mil metros de altura.





En el lado opuesto al carril que desde la Fuenmayor conduce a Hondacabras bordeando la parte alta de la vega donde frutales y huertas comparten territorio con pinos y encinas pudimos ver el majestuoso Aznaitín, que rara vez se ve cubierto de nieve. Una sobervia visión de un cerro que, solitario juega con el claroscuro de las nubes bajo un cielo azul, frío y luminoso.













Al final conseguimos llegar a la Cascada del Zurreón, una cascada que en el estío se encuentra totalmente seca pero que desde el otoño a primavera se ve bendecida con el agua que, procedente del deshielo, baja desde los cerros de Mágina hasta el río Torres. En el invierno, su situación en umbría con bajísimas temperaturas se transforma en un templo repleto de estalactitas y chupones de hielo que cubren finos chorros de agua.













Bóvedad de hielo que dan cobertura y crean con su continuo goteo figuras alegóricas que con gran imaginación pueden ser cualquier cosa menos hielo inerte.









En fín un día frío que dió lugar a todo un compedio de fotografías que os expongo a vuestro juicio y que, si en verdad nos supuso pasar frío y ver cómo el catarro que ya teníamos se iba alegrando por momentos, supuso una experiencia inolvidable que deseo compartir con los que me visitais y que os muestro cómo esos páramos helados...





...Esas cumbres borrascosas, mágníficas e impresionantes...





... Esos árboles doblados por el peso de la nieve irredenta...





...Esas piedras eternas al lado del camino que se yerguen cómo vigías del caminante que desciende en busca del calor alejado de la cumbre...





... O la senda oculta que sólo se muestra rara vez y por casualidad para llevarnos, si decidimos cogerlas a otros lugares que Díos sepa que nos depararan.


Frío, nieve y muchos buenos paisajes en una pequeña excursión de poco más de dos kilómetros que nos dejó lo que podeís ver, nieve, días claros y nubes que vigilan el paso del caminante en busca de lo mejor, más gélido y sano.


Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

27 comentarios:

Rafa Hernández dijo...

Bonitas estampas sí señor. Cuando la nieve y el frío se visita por placer es un encanto, otra cosa distinta es que se tenga que soportar por trabajo. Entonces el asunto ya es más jodido, y ni se ve tan bonito ni tan divertido. Saludos C S Peinado.

Agustin dijo...

No sabia que dominase tambien lo de las fotos.Son sencillamente hermosa.Se supone que despues de este estetico trabajo.La recompensa seria un buen copazo de orujo digo yo.un saludo y cuidese de estos inclementes frios siberianos.

mientrasleo dijo...

Preciosas imágenes las que nos has traído. Me salto comentar la anterior puesto que me atrae más la belleza que la fealdad si hablamos de actualidad.
Te diré que en Santander también nevó, aunque esta vz tampoco pudo ser. No hubo manto blanco.
Un beso

ion-laos dijo...

Bonitas fotos, que afortunado eres al estar allí y poder hacerlas, a pesar del resfriado. Estuviste en contacto con la naturaleza y quitandote estres.

Saludos!

Zorrete Robert dijo...

Vale, tomate un aguardiente de orujo del 15 que te lo has ganado muy de sobras. Que fotos tan espectaculares, si señor muy buenas y los textos que las acompañan magníficos. Estas ya hecho un profesional.
Saluditos y gracias por compartir.

Helio dijo...

Bonitas imagenes invernales de la sierra jienense, se siente frío solo de verlas, yo me conformaré con ir a ver la sierra de Madrid, pero cuando escampe.
Saludos.

Natalia Pastor dijo...

Unas imágenes preciosas.
Y es que ha hecho frío,pero de verdad...
Y lo sigue haciendo.

Por cierto, como Europa enterrada bajo un manto de nieve y temperaturas de -20º,¿dónde andan los del "calentamiento global"?.
Ay...

José Luis Valladares Fernández dijo...

Bonito el reportaje gráfico con que ilustras tu interesante post.
Son muy bonitos los paisajes nevados.
Y me gustan, pero verlos así, en un reportaje, o de lejos. Quizás sea porque pisé mucha nieve de pequeño.

Un abrazo

Herep dijo...

Muy buen ojo con la cámara, CS.
Ves, la fotografía es otra de mis vocaciones frustradas. Seguro que si enfoco, se ve todo menos la nieve.

Un saludo y tápate, que llega otra ola de frío.

Wittmann dijo...

Buenas C S.

Por una vez he de decir que me han gustado más las imágenes de tu entrada que las palabras, cuando en realidad siempre es al revés. Por la vista también se alimenta uno ¿no?

Un saludo.

campoazul dijo...

Mereció la pena el resfriado… :)
Me encanta la nieve al natural, pero como hace años que no la piso me conformo con admirar estos bellos parajes, me encantan las estalactitas…, me encantaría estar ahí.

Besitos.

Candela dijo...

Me encanta la nieve, pero por aquí, por la sierra de Bernia y con la humedad, no se puede ni estarrrrr.

Aunque como la vemos poco, estamos contentos.

Las fotos son preciosas.

C S Peinado dijo...

En mi caso, Rafa, si que fue por trabajo en parte. Habíamos ido a llevar los lienzos o mantones con los que se recolecta la aceituna y después decidimos ir a ver esa maravilla. Y eso que creiámos que éste año na de na.

C S Peinado dijo...

Pues no hubo orujo, Agustín. En parte porque mi consumo de alcohol es meramente testimonial (alguna cervecita) y en parte porque estaba con jarabes y sobrecitos para el catarro. En cuanto a la técnica fotográfica no es nada del otro mundo, si acaso un buen móvile en un mejor entorno.

C S Peinado dijo...

En mi pueblo nevó pero no llegó a cuajar. Las Fotos, Mientrasleo, las hice a doce kilómetros, metidos en la cara occidental del macizo de Mágina, en la parte más dócil por así decirlo. Me habría gustado sacarlas desde más arriba, pero no tenía yo el cuerpo para muchas alegrías.

De todos modos me alegro que te hayan gustado.

C S Peinado dijo...

La verdad es que desestrasado si me quede, Ion-laos. Más bien atontado, entre el frío, el trancazo, los medicamentos y el moquillo. Jajaja, empezó a soplar un viento helado y al ser nieve en polvo parecía aquello una ventisca. Brrr, que frío me acaba de dar.

C S Peinado dijo...

Gracias Zorrete, es lo que intento. Encontrar el verdadero camino que transitar a través de lo que veo y escribo, plasmo y dibujo y que aquellos que lo veis lo goceis del mismo modo que yo al hacerlo. No se si lo lograre al cien por cien, pero por intentarlo que no quede.

C S Peinado dijo...

Helio no te lo pierdas si puedes. La nieve es fascinante. Fría y delicada. pasa pronto y se derrite lo mismo que vuela con el aire. Un catarro bien vale ese paseo.

C S Peinado dijo...

Y más frío que nos espera Natalia, que hoymismo estábamos a cero grados a los nueve de la mañana. Pufff. Los del cambio climático congelados, cómo todos.

C S Peinado dijo...

Yo no pisé tanta de pequeño Jose Luis, pero el sábado si la pise y la disfrute con un frío que hacía que dejaba ver chupones congelados por doquier.

C S Peinado dijo...

Herep la otra Ola de frío ya está aquí y no veas cómo llega, para que nos den por donde la espalda pierde el nombre.

Seguro que si que enfocarías bien. Yo las hago con mi móvil y cómo tiene autofocus... Otra cosa es tener el ojo para pillar el detalle.

Ya me ire dejando caer más fotos, para que las disfruteis.

C S Peinado dijo...

Y es bueno eso Wittmann. También tiene el ojo que difrutar. Es cómo darle al cerebro un descanso para que el alma disfrute de la blanca inmensidad.

C S Peinado dijo...

Pues nada Campo Azul, carretera y manta y vente para acá. De todos modos esa casacada está mucho más impresionante otros años. Cuando llueve en otoño y hace frío hay cómo diez veces más chupones. Esto es para verlo.

C S Peinado dijo...

Gracias por tu comentario Candela y ánimo, si cae el nevazo no le des de lado, que los críos disfrutan que es una barbaridad. Eso sí, después mucho vicks vaporub y leche con miel y aspirina.

Kayenna dijo...

Me han encantado las fotos, nunca he estado allí, pero dan ganas de salir corriendo a visitarlo.

Un abrazo.

C S Peinado dijo...

Pues invitada quedas Kayenna, además de a la nieve a mi blog, al cual te doy la bienvenida y del que esperoo disfrutes en sus múltiplísimas facetas.

Kayenna dijo...

Seguro que vuelvo, porque me ha encantado como te expresas.

Un beso.

Darle Caña a ésto: