miércoles, 8 de febrero de 2012

De Peñones e Islotes.

No me cae excepcionalmente bien la señora Kirchner. Para mí, una arpía que puede decir con sorna y orgullo en el aniversarío de la Independencia de "su" país que es mejor que no haya acudido ningún representante de España es cómo para cogerla por los pelos y restregarsela por una lija del nueve. Más que nada porque así se le haría un favorcete, que la señora de gastarse sus buenos dinerales en zapatos y ropa carísima en las mejores boutiques de Nueva York sabrá un rato, pero de cuidarse la jeta que tiene... Cómo decía, ésta señora no me cae demasiado bien, pero ciertas circunstancias hacen buenos amigos de los peores enemigos y en éste caso el dicho aquel que asevera que el enemigo de mi enemigo es mi amigo parece cumplirse cuando los británicos andan hacíendo lo que mejor saben hacer, tocar la breva a cualquier ser humano que hable en la lengua de Cervantes, que dicho sea de paso le daba cien mil patadas a Shakespeare. Y es que en éste apocalíptico dos mil doce se cumplen treinta añitos de la Guerra de las Malvinas, cómo preludio a los tres siglos que hace desde que les dimos, Felipe V que era muy generoso,  Gibraltar.
Piratas de la Unión Europea.

Me gusta mucho hablar de éstos temas. De hecho es el tercer post en que la Gran Bretaña sale a relucir con singular protagonismo en los últimos días. Es un país tan extraño, tan en su isla, que ha hecho de ese hecho su modus vivendi y así, a lo largo y ancho de la tierra, han ido siempre a poner el huevo allá donde hubiera un terruño rodeado de agua o que fuera francamente inaccesible. La explicación lógica es que eran incapaces de ganar en campo abierto y la memez esa de que eran una potencia naval sólo fue factible cuando España se quitó de enmedio (o la quitaron navalmente de en medio gracias a la "perícia" de Villanueve, que más nos hubiera valido hundir nosotros mismos los barcos que enfrentarnos al inglés, mejor pertrechado, entrenado y armado). Verdaderamente Inglaterra tuvo la grandísima suerte de que uno de sus naturales, Watt, inventó la máquina de Vapor. Con ello  otorgó a Gran Bretaña la grandísima ventaja de la Industria Moderna. Fabricación en serie de todo tipo de pertrechos, de armas y por supuesto de barcos, medio por el cual mantuvieron su hegemonía hasta que el hijo pródigo estadounidense les cogió la vez.

Sea cómo fuere, a Inglaterra siempre la ha atraido el aislamiento. Ya sea del resto de Europa o del vecino del quinto, el inglés es tan individualista que sólo individualizándolo todo en nombre de la única Corona que justifica la existencia del país, es capaz de dirigirse, sin esputarle en la cara, a un ser que no sea inglés. Y digo ser porque un perro británico es más para un inglés que un ser humano de al otro lado lado del Canal. Por ello no debe de extrañarnos que los llanitos tengan muy a gala ser súbditos de la Reina y toda la pesca. Simplemente les va mejor estando aislados y viendo cómo desde la metrópoli les envían de vez en cuando algún submarino nuclear averiado para hacerles ver que siguen siendo parte del Imperio. Por lo demás los ingleses son tan despegados que dejan a sus colonias hacer lo que quieran mientras lo hagan bajo el paraguas ingles. No es casualidad que la mayor parte de los paraisos fiscales sitos en islas, peñones o archipiélagos sean o hayan sido en su día de propiedad británica.

Sangre española, meada argentina.

Durante el conflicto de las Malvinas, los ingleses sólo temían una cosa. Les daba igual la flota argentina, el apoyo de Perú o que el Señor en su bendita magnificiencia se presentara andando sobre las aguas entre destructores. A los ingleses les preocupaba si a los argentinos, en combate, les entraría la vena española o por el contrario, sería la vena italiana la que dominara. De todos es bien sabido que, por un lado la emigración italiana a Argentina fue bestial y por otro, que los militares italianos no se habían destacado hasta la fecha por su efectividad. Patente y documentado es que durante la Guerra Civil Española a las tropas italianas voluntarias les dieron en el lomo día sí y día no e incluso a Mussolini tuvo que echarle una manaza Hitler porque era incapaz de contener a los aliados. Eso hizo que el Alemán tuviera que derivar tropas que le habrían resultado preciosísimos en el frente ruso donde, eso sí, andaban batiéndose el cobre, los españoles, sin tanta pluma, tanta parafernalia y tanto latin lover. Ese era el temor que albergaban los británicos.

Finalmente los Argentinos fueron borrados facilmente del mapa. La vena italiana había surgido y sus aviones se estrellaban contra un muro artillero que procedente de los buques aledaños a las Falklands provocaría la risa de los defensores y las iras de los atacantes mientras, en la ONU, ejercian aquellos tranquilamente su derecho a Veto mientras éstos reivindicaban, en balde, algo que no iban a conseguir nunca jamás. Porque la señora Kirchner hoy ha dicho que ellos no van a emplear otra via que la política y diplomática en ese contencioso mientras los británicos han contestado aportando a la juerga por el aniversarío un destructor y su Prince Guillerm en uniforme de combate. A buen entendedor, pocas palabras bastan para lo que nos vamos a papear aquí en dos mil trece. La Argentina verá las Malvinas bajo su brazo cuando nosotros veamos Gibraltar bajo el nuestro y así con los diecisiete territorios coloniales que Reino Unido sigue manteniendo bajo el gorro. La misma prenda hasta la cual estamos los que tenemos algo cogido por la pinza de su Graciosa.

Oh, oh, oh, la botella de ron...

Atrás quedaron, mi buena Kirchner, los tiempos en que los piratas eran seres grotescos a los que les faltaban partes de su anatomía que hablaba mucho y mal de su trabajo en post de lo ajeno, que ontenian por métodos poco sutiles y con herramientas despiadadamente afiladas. Los piratas actuales son ejecutivos y funcionarios de empresas ubicadas en territorios considerados Paraisos Fiscales donde aquellos que tienen mucho, mucho dinero lo llevan para que los que no tenemos tanto sigamos pagando impuestos cómo los pringados que somos. Así esos que son amigos de los piratas podran seguir saqueando subvenciones para sus empresas que pagamos los que por paraiso fiscal entendemos el colchón del dormitorio. Los piratas cambiaron el sable por la pluma y el portatil y el barco por el lamborguini. Lo que no es dificil es identificarlos hoy en día. Antes se caracterizaban por sus pintorescos pabellones, de color rojo o negro con calaveras u otras figuras alegóricas a lo que te esperaba si te echaban la zarpa encima. Hoy la enseña es mas colorista y lleva incorporada la Union Jack. Feliz Aniversario, Islas Malvinas.


Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

28 comentarios:

CAPITAN TRUENO dijo...

En efecto, los ingleses siempre han sido unos piratas de tomo y lomo. Y cuanto más robaban, mayor rango y reconocimiento.
También es conocido ese dicho inglés de que Inglaterra no tiene amigos ni enemigos, solo intereses.
Yo no sé si las Malvinas fueron botín de antaño, o posesión anterior a la existencia de Argentina.
Lo que sí que tengo claro es que ya me gustaría que España tuviera algo de Inglaterra: el sentido de propiedad y orgullo de lo propio.
Un abrazo.

OPin dijo...

Me resulta interesante ver su opinión desde un punto de vista puramente español.
Hace tiempo dedique tres post al tema y no me llega a convencer el uso que un gobierno, como los que vienen desde los 90 dedicados a regalar los recursos naturales, pueda hacer de esas islas.
Histórica y geográficamente no hay dudas que son argentinas, pero si se las reclama para tratarlas como al resto del territorio y sus habitantes, tal vez mejor estarían en el fondo del mar.
Cuando la presidenta habla de darle una oportunidad a la paz, habla de haber destruido en venganzas inútiles cualquier asomo de poder de defensa o intimidación que pudiera tener nuestro ejército. Y aunque no digo que pudiera ser una salida viable, la intimidación ahora la estamos recibiendo de ellos.
Esta señora adoptó una posición meramente oportunista luego que muchas ONG defensoras de los recursos naturales le respondieran a un exabrupto, que en realidad ella había entregado el país sistemáticamente sin implementar ninguna política de protección.
Esa señora que a usted tampoco le agrada, opera por reacciones oportunistas ya que carece de cualquier planificación que supere la mañana siguiente.
Hoy Malvinas es un sentimiento de pérdida para los argentinos. Una pérdida que supera lo territorial de un sitio abandonado de la mano de Dios y que solo visitaríamos para honrar a nuestros muertos en nuestro cementerio.
Es el recuerdo de los pibes de 18 años masacrados en una justa organizada como entrenamiento de una flota imperial.

Un abrazo.

Agustin dijo...

Aun que Argentina perdio la guerra de las Malvinas.Tenemos que decir que dejo el paballon muy alto.Pues hundieron varios destructores ingleses y le causaron 270 muerto a la perfida Albion.Y los inglese contaban con la ayuda logistica de Estados Unidos,Asin cualquiera.un saludo.

El sibarita pobre dijo...

Me parace salvaje el asunto de Gibraltar, no comprendo como ningún Gobierno ha frozado la situación con interés real en que se larguen de nuestro país y eso sin nombrar al último retrasado mental de Ministro de Exteriores.

Comparto tu opinión sobre Cristi, creo que esa cara de cartón esconde una pirata que continúa robando a sus ciudadanos justo donde lo dejó su marido.

A pesar de eso apoyo a los agentino en su justa exigencia.

¡Que se larguen a su isla esos piratas!

Y dicho esto siento una profunda envidia de los ingleses, si en España le echáramos los mismos... Otro gallo nos cantaría.

Wittmann dijo...

Buenas C S.

Pues en el aniversario de la guerra de las Malvinas has venido a dar con un tema de clamorosa injusticia histórica. Y es que si Argentina puede tener en consideración sus derechos soberanos sobre aquellas islas qué no podremos hacer nosotros con nuestro peñón, arrebatado con un tratado falaz y contrario a las normas internacionales. Mucha hipocresía es lo que hay porque lo que tampoco me complace es esa manera recatada de nuestros policastros (si me permites robarte la expresión) de reclamar lo que es nuestro por derecho. Y mientras nadie dé un giro de tuerca, allí seguirán los piratas esos que comentas.

Un saludo.

Viriato dijo...

Tu artículo me ha traído a la mente esta frase que me gusta bastante:

Y aqui se verá si los argentinos son en realidad descendientes de los españoles la batalla será ardua y dificil para los nuestros, si en cambio lo son de italianos, la batalla se decidirá en cuestión de horas”.
General Británico anónimo, en referencia a la Guerra de la Malvinas.

DORAMAS dijo...

Lo de las Malvinas, fue un acto de desprecio total a la vida, pero los argentinos demostraron que con cuatro avioncitos, pudieron con los ingleses, otra cosa fue su infantería de leva, que no se pudo enfrentar con los soldados profesionales.
Ahora bien, los ingleses siempre aprenden la lección y esta vez solo con el barco que han enviado, “HMS Dauntless”, Tipo 45, se bastan y sobran para pelear con toda la armada y la aviación argentina. Puede atender 1000 ataques al mismo tiempo, y destruirlos con sus lanza-misiles. Y esa defensa no la hace aún ningún barco USA NAVY, deberán estar ojo avizor los argentinos.
Aunque estas cosas de problemas patriotas, solo salen a la luz cuando el país en cuestión tiene problemas internos.

José Antonio del Pozo dijo...

un completom post, que invita a pensar, sí, aunque la Kirchnner sea muy discutible
saludos blogueros

María dijo...

Y otra cosa más grave, que cambian las sábanas cada 15 días. Puagggg.

Besos

E..P.. dijo...

A mi de los ingleses solo me gusta las mujeres (una de mis burradas).
Los argentinos si quieren las Malvinas tienen que pagar y mucho(me refiero a dinero).
Ya pago bastante en la guerra de las Malvinas ante los mercenarios que tenia Inglaterra en las Malvinas cargándose a críos que la mayoría no superaban los 18 años y no habían cogido en su vida un arma.
Por otro lado Gibraltar haber si hay huevos... Así estamos sumisos con todo...y así nos va.
Saludos.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Ser amigo de ingleses es lo mismo que tener unos euros falsos en el bolso.
No trago su marrullería.

Un abrazo

C S Peinado dijo...

En sí, Capitan Trueno, las Malvinas fueron el pago que se cobraron los Ingleses por prestar su apoyo a San Martín para traicionar a España. Cómo siempre ha sido y siempre será, la falta endémica de gónadas ante España la pagan los ingleses removiendo sus bastardetes contra nosotros.

Argentina debe de pensar que es poco pago el haber perdido las Malvinas y que podría haber sido peor si hubieran desembarcado en la Pampa. Aunque lo veo dudoso, pues el inglés es tan cobarde que sólo le interesan plazas facilmente defendibles, peñones e islotes.

C S Peinado dijo...

Opin, Malvinas es un escollo imposible de salvar por la Argentina mientras Inglaterra siga ostentando una ventaja militar ampliamente apoyada por Estados Unidos.

No en vano son los máximos aliados, recíprocamente amados y sin el peligro de verse sólos bajo ninguna circunstancia. Por eso España es una mierda pinchada en un palo, porque no hemos sido capaces de reivindicar loq eu nso quitaron no ay los ingleses sino los Estados Unidos en el 98.

Veremos cuando cambia eso.

malatesta dijo...

De toda la vida he sido un punto anglófobo. Normal, viviendo en Cádiz. Se me quitó un poquito hace un par de años, cuando visité Liverpool y vi que no eran malos chicos (y chicas), después de todo.
En cuanto a las Malvinas y el Peñón, difícil será que las suelten. Pero si se fueron de Hong Kong, nada es imposible.

mariam dijo...

Interesante tu articulo cspeinado muy interesante,donde repasas la historia con magistral pluma,recordando aquello que muchos quiesieran dejar sepultado en el tiempo y la memnoria.
Un saludo

C S Peinado dijo...

Agustín, si hay algo que me deja de piedra es la lealtad con la que los paises anglosajones se tratan unos a otros. Es inconcebible que Estados Unidos vaya sólo, sino de la mano del Reino Unido... Veremos si la consecución de un mandato por parte d eun hispano cambia las cosas, si bien lo dudo. Por ello los Ingleses acojonan tanto, tienen a sus parientes lejanos con el hacha preparada para rebanar cuellos. Sino ¿De que?

C S Peinado dijo...

El sibarita, si en España tuviéramos los mismos aliados... Ya haría tiempo que el Peñón estaría cumpliendo la Ley de Banderas. Pero cómo quien se meta con la Union Jack, lo hará con las barras y estrellas, pare usted de contar.

Por exigencias se pueden ahcer miles y en todas tendríamos razón, pero un país tan desgastado cómo el nuestro precisa alzarse y más que una eonomía boyante lo que precisamos es un buen timonel con la suficiente buena imagen cómo para que se nos tome en serio.

Pero claro, eso es pedir peras al olmo.

campoazul dijo...

Yo creo que tiene difícil solución lo de Gibraltar, desde pequeña he estado escuchando la misma historia y sigue lo mismo. Se ve a las leguas que la señora Kirchner no te cae bien, jajaja aunque opino lo mismo que tú, y una pasadita con la lija le iría que ni pintada.

Besitos.

C S Peinado dijo...

Y seguiran enganchados a los monos Wittmann, adocenados por sus leyendas (ya se sabe que si los monos se piran de Gibraltar el imperio lo pierde, lo mismo que si los cuervos de la Torre de Londres se vuelan, se cae el Imperio) y sabiendo que no habrá ser vivo que les tosa mientras Yanquilandia siga siendo su primer aliado.

Lo malo es que nada es eterno y el mundo es cambiante, las circunstancias tornan y donde antes no se atrevían a levantar la voz ahora podrían surgir sorpresas. Sino al tiempo.

C S Peinado dijo...

Y se cumplió Viriato, la vena española no afloró por ningún lado pues la misma se había largado desde la Argentina en el mismo momento que el pabellón inglés entro en el Río de la Plata para apoyar la insurrección de San Martín. Justícia Poética.

C S Peinado dijo...

DORAMAS, tienes toda la razón, cuando el río suena agua lleva y en el caso argentino, cómo en el español, se le da preponderancia a algunos asuntos que, de andar correctamente el patio no aflorarían. También es cierto que el potencial militar británico deja en mal lugar al argentino, si vie una federación de paises si podría arrostrar, con éxito una batalla contra la Pérfida.

Otra cosa es que el apoyo tácito y de palabra a Argentina que están haciendo muchos paises, sobre todo hispanoamericano, florezca en algo consecuente. Estaremos a la espera de acontecimientos.

C S Peinado dijo...

Bueno, no diría tanto Jose Antonio. Desde luego, si la votan, por algo será.

C S Peinado dijo...

¿Eso donde, María?¿En Argentina?

C S Peinado dijo...

E..P.. Algún día tiene que cambiar la cosa. A ver si en vez de la vena amariconada, kinky y cani que se va adueñando de nuestros jóvenes, algún día brita con fuerza la de Ponce, Cortés, Pizarro, Alvarado, Balboa, Lezo y tantos otros que dieron a España un nombre y unos laureles que la Argentina no puede ni siquiera soñar.

C S Peinado dijo...

La Flema, Valladares, que los hace insoportables y ostiables a parte iguales.

C S Peinado dijo...

Los chinos fueron más listos que nosotros, Malatesta. Donde nosotros cedimos a perpetuidad, los Chinos arrendaron a ciento y pico años. Así ellos consigueron una pedazo de urbe montada, moderna e influyente y nosotros nos comimos, comemos y comeremos un mojón de mico, nunca mejor dicho.

C S Peinado dijo...

La única losa que hay que dejar caer sobre según que asuntos, Mariam, es la de la Justicia y el recuerdo omnipresente para que no caigan en el olvido. El hombre es el único animal que tropieza no dos, sino mil veces, en la misma piedra.

C S Peinado dijo...

Lija del 9 por lo menos campoazul. No es que me caiga mal, es que me cae peor, sobre todo por según que comentarios sobre España que ha ido soltando a lo largo de su penosa gestión.

Darle Caña a ésto: