miércoles, 19 de octubre de 2011

Once de Marzo, no se olvida.

El ocaso del actual gobierno va llegando de manera inminente. Sin forma humana de reeditar un  gobierno que ha destruido a España desde su base, hoy el once M se ve cómo algo lejano, difuso que se convierte en doloroso por cuanto fue un golpe de Estado en toda regla que propicio el principio del fin de una España rica, fuerte e internacionalmente representativa.

Once de Marzo.

Casi seguramente, si a cualquiera nos preguntaran que hacíamos aquel día lo recordariamos con exactitud. Lo mismo que recordamos lo que hacíamos mientras el Once de Septiembre finiquitaba el mundo occidental tal y cómo lo conocíamos. Aquella mañana España se desayunó con el mayor atentado terrorista de su historia. Aquel día una cicatriz sesgó a la ciudadanía que se dividía entre creer que Eta era la responsable y creer que los islamistas se cobraban nuestra participación en la guerra de Irak sin siquiera haber desembarcado en la zona.

Esa cicatriz sería la tónica dominante en las siguientes dos legislaturas. En la que nos encontramos la cicatriz sería abismal y el Once M seguiría ahí, sin resolución para una gran parte de la sociedad española. Aquel día descubrimos que se podía morir por algo que no sabíamos que era, quien lo propiciaba pero que a cambio facilitaba un tránsito a la izquierda en un pucherazo sin precedentes que la Junta Electoral Central no evitó aunque la jornada de reflexión estuviera ya, total y absolutamente viciada.

Pruebas y dudas.

El Juicio del Once M, a manos del Superjuez del gobierno, Bermudez, fue todo una declaración de intenciones. Se cerró rápido, no hubo apenas condenados y, desaparecidos los suicidas de Leganés, no había más que mascar. Las pruebas fueron destruidas con inusitada rapidez y realizar unnuevo peritaje, al dia de hoy, sería imposible. A mi me dió la impresión de que fue un juicio de conveniencia. Rápido, con cuatro pringados que sin embargo no dejaron contento a nadie. Algo olía mal, lo olía durante el juicio y hoy, con la perspectiva del tiempo, huele, además de a rancio a podrido.

Son muchos los interrogantes que aún quedan en el caso del Once M. El gobierno le dió carpetazo al asunto y el Partido Popular ya ha dicho que no piensa reabrir el caso. Es un error que insulta a las víctimas y que pone en mal lugar a un partido que tiene un aval cómo nunca se ha conocido para gobernar a un pueblo que arde en deseos de saber, para cerrar esa cicatriz, que pasó, quien lo provocó y por qué.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

14 comentarios:

Zorrete dijo...

Creo que la verdad es tan terrible, que no se sabrá judicialmente nunca. Eso seria otra guerra civil, así de simple.
Saluditos.

C S Peinado dijo...

Todo se termina sabiendo más tarde o más temprano. Cómo el mar devuelve todo lo que se traga el tiempo entrega todo lo que se oculta. Y cuando se sepa no habra guerra, sino furstración y dolor, e incluso, tal y cómo somos los españoles, pasotismo.

CAPITAN TRUENO dijo...

Me temo, y mucho, que tal como es la gente, unos están conformes con el resultado de esta manipulación macabra porque les sirve para atacar a la derecha. Y los otros por puro pasotismo.
Un saludo.

David (el que dice lo que piensa) dijo...

pues este caso, en efecto, un golpe de estado en toda regla, que la borregada en su dia se trago, no creo que sepamos la verdad nunca, porque todos los estamentos del estado, estan tan sumamente corruptos, que ni siquiera en su lecho de muerte, tendran los cojones de confesar.

saludos

Lobo Solitario dijo...

Dos apuntes : 1/ Una mina con explosivos en Asturias 2/ Un control de carretera en que se encuentra un extranjero sin papeles, con mercancia robada y armas blancas... ¡Y la guardia civil no le detienes y le deja proseguir su camino...! Cualquiera que haya trabajado en la carretera sabe que es casi imposible, a poco que las fuerzas de seguridad sospechen, recorrer tantos km por una ruta "segura" sin ser detectados... ¿Quien les apoyó?
demasiado tenebroso para que jamás se sepa la verdad; ahí hay mucha gente metida y de muy alta posición

Helio dijo...

Siempre he tenido claro que hubo un antes y un después del 11M.
Recuerdo como algunos socialistas relevantes se dedicaron a atacar gravemente al PP, en vez de colaborar con el gobierno como ocurre en cualquier país ante un atentado tan brutal.
Tambien he tenido claro que jugaron sucio el día de reflexión, pudiendo influir en el resultado electoral.
Tuve claro que el PP tampoco estuvo a la altura de las circunstancias, entrando al trapo de las acusaciones socialistas sin una respuesta contundente.
Saludos.

C S Peinado dijo...

Pues sí Capitán Trueno, es el sino de los tiempos y el carácter español, pasar y pasar hasta que el problema se haya resuelto por si mismo o se hunda en un olvido tan que sea suceptible de no estar, nunca más, presente en nuestra vida.

Pero aún así, ciento noventa y trés muertos huelen y pesan demasiado cómo para olvidar y es responsabilidad de todos aclarar, rectificar y condenar a los culpables.

C S Peinado dijo...

David, tienes más razón que un santo y eso dice mucho de nuestro sistema democrático, enfermo para todos menos para los políticos que se benefician a tope de él.

En cualquier país democrático un atentado de esa envergadura habría obligado a suspender las elecciones hasta, al menos, haber hecho una investigación preliminar.

Aquí había demasiada prisa por meter la papeleta en la urna y a la derecha en la jaula.

C S Peinado dijo...

Lobo, que te apuestas que estaban los picoletos con el pirulo amarillo indicándoles la dirección y todo. Cuando llegaron a Mina Conchita tenían el paquete preparado y montándolo en el coche llamaron a Madrid, a algún corrupto directorzuelo general para que fuera abriendo camino.

A Franco le costó tres años y más de un millón de muertos llegar al Poder. Éstos tardaron una noche, la noche en que los que los votaron demostraron cuán en contra estaban, de la democracia. Y a favor de que les comieran la chola, obviamente.

C S Peinado dijo...

Helio, mientras el PP se dió cuenta de la corrupción que había en el CNI y las fuerzas de seguridad del Estado y se vió incapaz para maniobrar, otros ya estaban con la pancarta en la puerta de Génova mientras a la Feria de Muestras seguían llegando muertos y cachos sin identificar.

¿Casualidad?¿Prevaricación? Algo olia a quemado y mucho más a podrido. Habría que ver si, con el paso del tiempo y por error, algo sale lo suficientemente nauseabundo para estirparlo de la sociedad.

Candela dijo...

Sigo sin tener claro qué interés puede tener el PP en reabrir el caso que, por otro lado, todavía colea a nivel judicial.

Aznar cometió u error al no desclasificar los papeles del CESID, sería una decepción que ahora ocurriese algo semejante con el 11M.

Herep dijo...

Yo sí creo que sabremos la verdad, CS... algún día, tenlo por seguro...

Aunque soy de los que piensa que el 11M se venía fraguando desde hacía tiempo... mucho... y que el objetivo era desestabilizar el gobierno de Aznar y su (buena o no, eso no viene ahora al caso) "fuerza y presencia internacional".
Creo que actuaron servicios secretos de Marroco, France... Inglaterra y Alemania podrían saber algo... y dentro, el PSOE conocía qué iba a pasar. Pongo la mano en el fuego.
¿Los suicidas de Leganes? Seguro que eran quienes soltaron las bombas... espías extranjeros que no podían ser "atrapados". Posiblemente, ni sabían que iban a morir... si no estaban ya muertos.
Lo que siguió, puro teatro para enloquecer al Gabinete de Crisis, al pueblo y las elecciones.

Y eso, amigo, no se olvida.

C S Peinado dijo...

Candela, el PP tiene que reabrir el caso simple y llanamente porque la sentencia no convence a nadie. Obviamente no lo hará porque las pruebas de destruyeron y la judicatura está muy dividida.

Habrá que esperar pues a esos coletazos que citas y ver que sale de todo el desescombro del estado de derecho.

C S Peinado dijo...

Herep, un golpe de estado en toda regla que buscaba debilitar la posición de una España que estaba sacando ya los pies del tiesto y que, con la crisis de Perejil dejaba clarísimo que no iba a dejer pasar una al vecino del sur.

Aznar será recordado cómo el presidente que puso a España donde merecía, en el púlpito más alto desde la pérdida de las Colonias en mil ochocientos noventa y ocho.

zETAparo ya sabemos donde va, al cubo de orgánico.

Darle Caña a ésto: