domingo, 16 de octubre de 2011

Un israelí, mil veintisiete palestinos.

No acostumbro a hablar de asuntos que no conciernan a España o la Hispanidad. La verdad, los asuntos que no afectan a nuestro entorno  inmediato no suelen ser de mi gusto. Pero viendo las noticias sobre el canje de un soldado israeli, Shalit, he recordado lo mucho que nos une a los hebreos por los sefardíes y mira, me he dicho, voy a plantear lo que me parece todo esto. Sin duda la grandeza de un país en detrimento de la miseria de otro.

El Pueblo de Díos.

Para mí, el pueblo hebreo es un pueblo digno de admiración. Por mucho que puedan estar en medio de todas las conspiraciones a lo largo de la historia justamente por haber crucificado a Cristo, eso les ha hecho especiales. Idolatrados, envidiados y odiados a partes iguales, los protagonistas de la Diáspora hanido sucediendo y superando civilizaciones a lo largo de la historia. Son los padres de la religión monoteista y cuando volvieron a Jerusalem, exactamente mil ochocientos setenta y ocho años despuñes de haber sido expulsados, lo hicieron para quedarse. Y no cómo un pueblo perseguido desde que Tito los mandara a paseo en el setenta después de Cristo, síno cómo el pueblo que regresó en el cuarenta y ocho jurando que el Holocausto sería la última vez que les dieran por detrás.

El Ejército de Díos.

Desde aquel año los israelíes, único estado democrático de caracter occidental de Oriente Medio, establecido cómo puente entre el Mediterraneo y los campos petrolíferos de la Transjordania por interés de los Británicos, han ido asentando sus reales sobre dos pilares. Que no los sacarían de allí sino era con los píes por dealnte y que a la más mínima provocación de sus vecinos árabes, que por cierto no les tienen demasiada simpatía, saltarían cómo un resorte arrasando a sangre y fuego. Así pasó durante la guerra de Yom Kippur, la Guerra de los seis días o la Guerra de Suez. Israel demostró que no era el pueblo aplastable de otro tiempo y los dadores de la Declaración Balfour que fundamentaba el establecimiento del nuevo Estado de Israel, los ingleses, dejarían paso a los estadounidenses que certificarian el nuevo espiritu defensivo con un cheque en blanco en apoyo financiero y militar.

Israel pasaba así a ser un país asediado, rico y desafiante, que no iba a permitir dar un sólo paso al mundo árabe pues sabian que ese paso podría suponer su destrucción total. Ya lo dejaron claro en su acoso a Siria durante el Yom Kippur y sucesivamente en el control de Jerusalem y el restablecimiento de uno de los perimetros de seguridad más seguro para un país del mundo. Una de esas acciones, contra Hamás en el Libano, provocó que un soldado, Gelim Shalit, fuera apresado por el grupo fanático palestino que ahora celebra que va a obtener mil palestinos por entregar a un hebreo.

El Ejemplo de Díos.

Eso hace grande a un país. El sacrificio por sus ciudadanos. Hoy ya sabemos lo que vale la vida de un israelí, mil palestinos. Es una victoria para Israel que demuestra que no dejará a nadíe de su sangre a su suerte mientras los palestinos reciben, con gran revuelo y cómo animales enfervorecidos, lo que son, a sus mil veintisiete asesinos para continuar un acoso que, de seguro, Israel no va a permitir y que debemos apoyar todos aquellos que consideremos al Islam una amenaza y que deseemos que el modo de vida occidental, nuestro modo de vida, pueda seguir adelante en libertad y con la máxima seguridad.

Hoy Israel puede estar seguro que ha ganado una gran batalla. La de la opinión pública que conoce la Historia y el Sacrificio del pequeño enclave occidental en ese polvorín que es Oriente Medio. Hoy Israel despide mil indeseables y recoje a uno de sus hijos cómo antes otros paises hicieron lo porpio por sus hijos. Grande Israel y grande su corazón. Shalom Alejem.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

12 comentarios:

Viriato dijo...

Flipa eh, cuando he visto en las noticias lo de los prisioneros no me lo creía. Tantos palestinos (algunos unos auténticos terroristas, según lo que han dicho en la tele) por un solo soldado israelí.

DORAMAS dijo...

Sinceramente, para mi, Israel es la última frontera de occidente. En cuanto caiga, que lo veo muy difícil, se abriría la puerta y a los islamista ya no los para nadie.
Y en cuanto al valor de un soldado israelí, pues está bien valorado y a razón de ese valor, tendremos la confianza de que el ejercito israelí aguantará lo que le manden.

Zorrete dijo...

Totalmente de acuerdo CS, solo una puntualización Shalit no fue digamos apresado en una acción de los Israelís en el Líbano, simplemente estaba de servicio rutinario (como un soldado de cualquier país), cuando un operativo de palestinos cabo un túnel, atacaron al equipo de Shalit matándolos y secuestrandole a él.
Saluditos.

C S Peinado dijo...

Viriato, lo que hace grande a un país es las decisiones que toma, lo que hace un Ejército fiel y entregado cómo se trate a sus integrantes.

En éste caso Israel ha dado un golpe de efecto. Esos mil veinticuatro palestinos están más que amortizados. A la más mínima veremos Gaza arrasada por las tropas hebreas.

C S Peinado dijo...

Doramás, el Ejército de Israel es uno de los mejores del mundo. Aunque no recibieran el apoyo de Estados Unidos, su sistema de inteligencia, el Mossad, su capacidad de integrarse, el potencial económico del pueblo hebreo y su entrega, por igual, a una misma causa nacional serían suficiente para pararle los pies a los islamistas.

Muy alejado de la pollada esa de las Civilizaciones que tenemos aquí.

C S Peinado dijo...

Cierto Zorrete. Fue en una acción de ese tipo. lamento no haberme informado correctamente. Un saludo.

Candela dijo...

Temo que lo que ganen por un lado pueda perjudicarles por otro ya que el canje sienta un peligroso precedente.

Espero que, una vez liberados sean perseguidos y eliminados porque son terroristas con delitos de sangre y porque de esta forma pueden limitar nuevos secuestros.

Maribeluca dijo...

Yo, como tú, admiro a Israel y pienso como Doramas que son bastión frente al islamismo, y por tanto, no entiendo esta decisión.

Es posible que desde aquí no tengamos todas las piezas y una visión de conjunto, quizás haya algo más que en este momento no veo y se me escapa, pero precisamente su mayor fuerza residía en nunca negociar con terroristas, menos con tales delitos de sangre, y sólo un hombre a cambio de mil...sinceramente, creo que ya nadie pueda por ahí decir nada entonces porque este Gobierno ande pagando rescates a piratas del índico o terroristas.

Un descorazonado saludo

C S Peinado dijo...

Tranquila Candela, Israel no da puntada sin hilo. El hecho de que ahora haya mil palestinos potencialmente peligrosos para la seguridad del Estado Hebreo justifica la acción de un Ejército que, por otra parte sabe que su gobierno no abandonará nunca.

Espero que no caiga ningún cohete Kassan en territorio israelí procedente de Gaza o Cisjordania porque las represalias van a ser muy, pero que muy duras. A matar vamos.

C S Peinado dijo...

Maribeluca, Israel sabe lo que hace, no en vano lleva encajado en un territorio rodeado de enemigos desde hace más de sesenta años. El hecho es que se libran de mil presos, quedan de puta madre ante el mundo y justifican que su Ejército entre, a las mínimas de cambio buscando venganza por cualquier cosa nímia. Los palestinos han recibido un regalo envenenado pues Israel, más tarde o temprano se va a cobrar el favor. Y te aseguro que va a ser sonado.

Por otro lado es evidente que no se puede extrapolar el canje por un militar para levantar la moral al un Ejército que tiene que lidiar con toda clase de enemigos que un gobierno que paga a piratas para salvar a unos marineros que navegan bajo la Ikurriña, bandera que a todos los efectos no identifica a ningún país y que en suma los identifica cómo lo que son, piratas abordados por piratas.

Herep dijo...

CS,

Buena entrada sobre Israel y el problema con el soldado.
Entiendo la grandeza del que no deja a uno de sus soldados atrás, como bien dices... aunque creo que es una muestra de debilidad.
Supongo que lo habrán hecho para "calmar" un poco a su ciudadanía, que creo que anda algo "indignada"...
Pero también te diré que mil ratas no son nada para un soldado hebreo.
Las cazaron, los cazan y los cazarán.
Si Israel cae, entonces será el momento de sacudir las cartucheras del fondo del armario. Ya no habrá refugio seguro.

Un abrazo.

C S Peinado dijo...

Ese Herep bueno. Yo confío en el criterio del gobierno israelí que, evidentemente no es el nuestro. ¿Te imaginas la misma situación en nuestro país? Israel tiene muchas cuentas pendientes y está afilando la cimitarra. De eso no debe cabernos la menor duda.

¿Qué tal éstas tu? que andas muy perdido.

Darle Caña a ésto: