lunes, 10 de octubre de 2011

Reflexion. Playas de Turismo Interior.

Haciendo memoria, de las últimas veces que estuve por la costa tropical de Granada, tan sabiamente reivindicada por Viriato, así es como yo consideraría la playa en la que pasé esos días.  Concretamente pasé aquella última jornada en la playa de Salobreña, lo recuerdo bien pues aquel año la economía andaba tocada y me quedé sin vacaciones. Esa fue de las pocas vías de escape que gocé y la pasé, con mi mujer, buscando piedras para un acuario "recién" adquirido. En éste contexto, Salobreña es eso, una playa de Turismo interior. No porque esté al borde de un lago. Está y con mucho orgullo, en la ribera norte del mar de Alborán. La llamo  así pues es una playa dedicada al turismo interior. A ese turismo carente de glamour, ajena a aquellas playas que reciben, en masa,  a los extranjeros y por ende, son de turismo exterior. Una playa familiar si así lo prefieren, de esas que ves a tu vecino, al frutero, al mecánico y aquel municipal tan desagradable que te cascó cien euros de multa por tener el coche en zona azul y que ahora te saluda cómo si nada hubiera pasado. Un montón de gente que te hace sentir cómo en tu casa que, maldita sea, está a ciento cincuenta kilómetros. Unas circunstancias que te obligan a pensar si merece la pena chuparse dos horas de viaje para estar en una playa pedregosa, asquerosa hasta cierto punto y cuajada de todos los arquetipos de personas que, generalmente nos podemos encontrar en nuestro entorno cercano.

Recuerdo que por aquel entonces, andaba yo enfrascado en la escritura forzada de mi primera,  única e inacabada novela. Texto que a las trescientas páginas sufrió el colapso del escritor que se replantea todo, desde la base. Por ese entonces, reitero, mi mujer andaba ya mosca por no tener un marido sino una maquina de carne que aporreaba, sin cesar, las teclas de otra máquina de plástico y metall. Ante la amenaza velada que supone comoer potajes en verano de forma repetida y cuando más calor hace,  decidi tirar millas hacía el sur. La amenaza del potaje hasta el juicio final es algo que ningún hombre debe de tomar a guasa, pues esconde otras intenciones aún peores si el hecho que la provoco se convierte en reiterativo. Por ello me fui, con mi Bollomóvil que en paz descanse, la mujer y la cabeza en esa novela a la que había dedicado un piñonazo de dos meses, hacía la playa más cercana y , cómo cité antes, más familiar para los que vivimos en ésta zona de España. Familiar por las señoras con la sombrilla, las tortillas de patatas y los criajos con la pelotita que si no fuera porque si padre esta a tres metros de buena gana les metias con gusto. Eso si no te meten ellos a tí, claro.

Recuerdo que aquel día lo aprovechamos relativamente bien. Tempranito nos fuimos para la capital, Xauen, donde tras arreglar papeleos,despues de consignar peticiones y recoger algunas cosas encauzamos por esa maravilla de autovía que ya sí, tras tantísimos años, nos deja en la misma Salobreña.  Hacía la costa tropical, bella y apacible de Granada. La bonita, cultivada y desolada a un tiempo, costa de Granada. ¿Y porque se da tal cúmulo de curiosas circunstancias en tal lugar? Pues porque Granada es así. Nieve y costa tropical. Vega fertíl y lugares desérticos, en una sucesión de estrechos pasillos horadados en la roca por ríos pacientes que nos comunica la costa con el interior. Pueblos anclados en el pasado y tecnología punta en una misma provincia. y es que soy un enamorado de la provincia y sigo abogando porque la capital de Andalucia Oriental se situe en la tierra de Boabdil. Si, si. Secesión de Andalucia en dos comunidades y capital de la nuestra en Granada. ya hablare de este particular en otra ocasión.

Ahora a lo que voy. A la playa de turismo interior. A Salobreña. Que es donde aposenté aquel día que, extrañamente ha venido a mi memoria mis reales y es donde me quedé todo el día buscando piedrecitas para ese acuario que por aquel entonces tenía muy soso y hoy en día lo tengo para meterle fuego si pudiera arder. Pues lo dicho. Cuando llegas al barranco de Izbor y ves que la autovií sigue para adelante, tras cincuenta años de obras te dices, cómo ha cambiado esto. Por fin hemos dejado de ser ciudadanos de segunda. Por fin se acabaron los atascos faraónicos a la ida y la venida. Se acabaron los conos cómo medida de Tráfico para convertir una carretra de dos carriles en tres, a fin de dar fluidez a una llegada o una salida. Empiezas a pensar en algo parecido a Marbella, en yates, en gente guapa, en playas cristalinas con lecho de arena y te encuentras con esto, con Salobreña.

Ojo, que no me quejo de la misma ni le echo pestes encima. Yo siempre he visto con simpatía y ternura esa playa al lado del Peñón, pero lo que es es y no tiene cambo ninguno. No es que sea mala, es que sólo es una playa de segunda categoria, o de tercera. Uno de esos focos que al amparo del Ministerio de Turismo del chache Paco desarrollaron una extensión urbanística que excedía el promontorio en que se asienta el alcázar árabe y se derramó por toda la playa al  sur y este de su situación. Un foco que con el paso de los años se quedó anclado en el pasado y vio volar capitales mas hacia occidente, donde poco a poco se iba asentando la Jet Set, la mafia rusa y el famoseo friki. Hoy, Salobreña y por ende toda la costa tropical hasta Garrucha, en Almería, es una playa de familias de quiero y no puedo. De me voy quince dias a la playa pagando lo menos posible. Es una playa de dia. Cómo nosotros, aquel día,  para coger el coche y volver por la noche. De comerse un pollo rodeado de avispas a un palmos del mar. O de irse al menú más barato. Es una playa que casi no conoce el turismo extranjero y que por eso, junto a su suciedad, peste a podrido y espetos de sardina es un referente mas de esa cultura española que tan poco brío nos damos en elevar y sacar de su estulticia.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

1 comentario:

Caty dijo...

Yo necesito algo asi!!!
saben donde puedo conseguir alguna promocion con vuelos baratos? les dejo mi mail: carolav81@gmail.com
gracias!

Darle Caña a ésto: