lunes, 5 de noviembre de 2012

La nueva Democracia.

Foto propia. La noche no es tan oscura cómo nos hacen creer.
Llevo unos días, bastantes reflexionando sobre lo queda de aquel espiritú democrático de los años setenta y ochenta en nuestro país. Creo que cuando se crea un sistema partiendo de lo ya existente, indefectiblemente lo creado termina siendo corrompido por lo ya habido y puesto que la actual democracia nació de una Transición deficiente que en absoluto fue modélica y que asu vez provenía de una dictadura, lo que tenemos ahora no es, ni más ni menos, que una dictadura cíclica en la que el Pueblo está siendo sistemáticamente oprimido por unos poderes públicos agonizantes que se resisten a morir ante el empuje de los nuevos tiempos. El hecho plausible es que no existe democracia, que nuestros poderes públicos se comportan cómo señores feudales y que no hay una verdadera libertad de expresión por cuanto cualquier movimiento o plataforma discordante con las líneas a seguir del Estado es sistemáticamente acallada o ridiculizada.


Nuevos Tiempos.

Los gobiernos caen pero el Pueblo prevalece. Y el Pueblo prevalece justamente porque está compuesto de sufridores paganinis de las irresponsabilidades económicas y sociales de esos politicastros que, cómo ahora en España, siguen con el latrocinio institucional a costa de un cada vez más sufrido contribuyente. En España y dudo mucho que en ningún otro pais llamado Occidental, donde se le da más prioridades en todo a la capa inmigrante e islámica que al nacional, nuestros politicastros ya no nos representan. Sólo hay que ver las cifras, los estudios y las estadísticas. Los españoles cada vez nos empobrecemos más mientras miles de ayudas económicas, sanitarias y educativas van a parar justo a los inmigrantes que, sin tan siquiera estar legales, viven a cuerpo de rey en lo que es un problema creado por la Casta para ir tapando agujeros en lugar de cerrarlos definitivamente. Así estamos llegando a un punto de difícil vuelta atrás donde, cómo en la Bastilla, será lícito quitar de en medio a los que han provocado el problema. Los que todos sabemos.

Es por ello que España debe de reinventarse desde cero. Hace unos días hablaba yo de las necesidades de unas Cortes Constituyentes que comenzaran la ardua labor de crear una Constitución no ya basada en el buenismo y la ignorancia con la que creáramos la del setenta y ocho sino una basada en aliviar, corregir y solucionar, siquiera por la vía dura llegado el caso, de los problemas que acucian a España y que no son otros que un sector público sobredimensionado, demasiadas imposiciones que limitan el desarrollo productivo, más protección social para los españoles, menos recursos públicos a la inmigración ilegal y su trato cómo lo que son, problemas reales para el desarrollo nacional, unas limitaciones plausibles para la Casta y la penalización judicial para los casos de nazimbécilismo. Es algo que debiéramos haber hecho hace tiempo para poder ser un país justo con los de aquí y fuerte con los enemigos que nos lleguen de fuera.

Malos Tiempos.

A cambio de ello, sólo hemos logrado un país deficitario en democracia y totalmente inútil a la hora de gestionar los recursos, despilfarrando ampliamente por arriba y pidiendo mayores esfuerzos a los de abajo. De tal suerte que España hace tiempo que pasó de un país democrático a un país feudal. Desde pocos años después de superar una Dictadura, España volvía a ser el país sujeto a los deseos y designios de los zeñoritoh que comenzaban a mangonearlo todo, administraciones, cajas y voluntades, convirtiendo todo aquello que tanteaban en Mierda. Cómo el Rey Midas, pero obviamente, al Revés. Por eso, la regeneración de la Casta, el sistema y la base legal sobre lo que se asienta todo, es imperativa. Lo gracioso es que ello no se producirá a través del Congreso o los órganos existentes y anclados en el pasado sino en las nuevas tecnologías y en lo único a lo que, de momento, no se le puede poner coto, que es internet y sus herramientas, blogs y redes sociales principalmente.

Tales aseveraciones partían de mi mente cuando reflexionando sobre la marcha de mi blog, mi relación con otros blogueros o con la gente de las redes sociales. Es en ese punto cuando he visto que internet es un medio neutro, sin amiguismos ni ideologías y que la gente hace o dice cosas de manera totalmente libre que pueden, de un modo u otro, influir en el trasiego y normal discurrir de un país. Movimientos cómo el 15M, el 25S, el 12O en Cataluña, han surgido de manera expontánea, se han retroalimentado en internet y han salido a la calle entre la vorágine de consignas propias de la Red. No puedo asegurarlo pero, creo que si conseguimos una verdadera regeneración democrática y política, será cómo resultado de la influencia que éstos medios están teniendo en la vida diaria, en la forma de pensar y actuar y en el modo de interrelacionarse que cada vez más, nos lleva a plantearnos retos al margen de los políticos, los sindicatos o los manipuladores habituales de los medios.

Despertando.

Cuanto más nos aproximemos a las nuevas tecnologías, cuando de mejor modo interaccionemos con ella y cuando de mejor forma podamos tratar toda la información que de un modo u otro nos llega más libres seremos y podremos actuar de un modo mucho más contundente ante el continuo acoso al que nos vemos sometidos por parte de los gobiernos independientemente de su color o posicionamiento. Y ello es lo que verdaderamente temen, que no puedan controlar a una masa de ciudadanos que se relacionan fuera de los ámbitos que ellos han ido controlando y entre los que se cuentan, cómo no, los diversos medios de comunicación. Es por ello que, si queremos seguir teniendo una democracia, una de verdad y no la que Europa y el Gobierno nos ofrecen, donde ellos sigan siendo los desastrosos gestores de un dinero que no nos revierte, debemos de seguir usando y aumentando la potencia de todas las redes a nuestro alcance. Eso y sólo eso, supondrá nuestra libertad.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

7 comentarios:

Javier Tellabeltz dijo...

Efectivamente y de momento, en el único lugar en donde hay libertad de expresión es en Internet. Cuidado, que también aquí hay mucho lobo envidioso ansioso de destruir a otros por causa de sus propias ineptitudes personales y culturales.

Pero es la única herramienta que nos queda para que el gentío se vaya enterando de lo que la Prensa en general OCULTA.

Helio dijo...

Nuestra constitución en su día fue lo mejor que nos pudo ocurrir. En el año 76 hubo grandes algaradas callejeras durante varios meses que no presagiaban nada bueno, además por aquella época había cuatro grupos terroristas asesinando inocentes, finalmente se calmaron los ánimos y comenzamos una andadura con una constitución, con sus defectos, pero aprobada por todas las fuerzas políticas.
A toro pasado hemos visto los errores de los últimos años, los pelotazos del ladrillo, las estafas y los gobiernos nos han llevado donde estamos.
En cuanto a los movimientos callejeros, estaré de acuerdo con ellos cuando presenten sus propuestas en un partido político independiente, dejando de ser marionetas de sectores de la izquierda.
Así es como he visto y vivido yo estos treinta años sin dictadura.

PD.Te envié un correo sobre tu blog, parece que se ha solucionado el problema.
Un saludo.

Eleonora The Light dijo...

Así es amigo escritor. No hay democracia y fue todo una pamema, atada y bien atada para contentar a las minorías nacionalistas, para dar el salto del falangismo y vivir de la bicoca del régimen franquista a ser luego el más progre del mundo. Son los mismos perros con distínto collar.

Sólo en una cosa difiero de tu buena reflexión, que internet sea el único sitio donde se exprese uno libremente.
No, estimado amigo, internet está muy manipulada ya. Más de lo que creemos.
Otra cosa es que a gente "vulgar" nos dejen "patalear". Y es que no somos "nadie" para el poder.

Los estados tienen muy bien controlados los movimientos "sociales y políticos" en internet...

Esos movimientos que aludes están bien organizados y desde poderes políticos y luego está el que se lo cree. De hecho, esos movimientos tienen un respaldo económico que sin eso no hubieran salido a la calle.

Lo que pasa es que la gente del común, el ciudadano corriente y moliente no se ha creido las miles de fábulas que han soltado cuando han negado el pan y la sal al currito que se ve solo sin defensa.

En fin, es largo de contar, pero creo que lo único que podemos hacer, mientras nos dejen, es expresarnos enseñando, desmontando mentiras, opinando (con errores o aciertos, da igual) y uniéndonos en lo más básico, esto es: denunciando las mentiras de la casta y reclamar la verdadera democracia y obtener nuestra soberanía que jamás tuvimos por las componendas de los ex franquistas y falangistas, hoy acaudalados sinvergüenzas políticos de izquierdas y derechas.

Un saludo.

Eleonora The Light dijo...

Se me olvidaba, muy bonita la foto del árbol retorcido por los años...

Saludos.

C.S.Peinado dijo...

Javier, no se pueden poner puertas al campo y, de momento, ese campo es Internet. La censura se ejerce de manera solapada y en muchos aspectos, páginas, redes sociales o aplicaciones se van preparando para ese fin. No obstante el tema sigue realtivamente expedito, por lo que habrá que aprovechar en la medida de lo posible.

C.S.Peinado dijo...

Helio, ciertamente la Constitución del 78 abrió muchas vías que han consumado en un Estado de Derecho más o menos cohesionado. El problema es que aquella Constitución ha degenerado en un Estado de Buenismo y pasotismo en que todo vale y no cumplir los postulados de la Carta Magna es la primera consigna efectiva hoy en día. La Democracia, tal y cómo se aventaba a la muerte de Franco no existe y hoy sómos, cómo ya he dicho, meros paganinis de los caprichos de una Casta que se ha aprovechado de la Democracia para sumergirnos en una nueva y solapada dictadura.

C.S.Peinado dijo...

Eleonora, tienes mucha razón en tu reflexión. Ahora bien, hay que aprovechar lo poco o mucho de libertad que aún nos conceda internet para aunar esfuerzos y establecer una Democracia universal que nos permita, ésta vez sí, ser libres, desmontando a los medios y poniendo los peldaños para una nueva realidad en que seamos nosotros los ciudadanos los que gobernemos y no la Casta de parásitos ínútiles que tenemos en la actualidad.

Darle Caña a ésto: