jueves, 8 de noviembre de 2012

Marinos de España. Jose Antonio de Gaztañeta (1).

Foto De Segura a Trafalgar. Antonio de Gaztañeta.
Don José Antonio de Gaztañeta e Iturribalzaga o también Gastañeta, nació en Motrico en mil seiscientos cincuenta y seis y se fue a rendirle cuentas a Dios en mil setecientos veintiocho. Entre aquellas cosas por las que destacó están el haber sido un marino, un militar y sobre todo un constructor naval de ésta, nuestra España. Ésta última sería la faceta en la que más y mejor detacaría, pues si bien oficialmente era militar en la Real Armada, su visión, su capacidad de innovación y sobretodo el enfoque y aplicación de pautas científicas aplicadas a la construcción naval de la época, sería lo que le pondría en la Tabla de hombres ilustres. Imbuido en ésta actividad, su impronta permitiría, añadido a la práctica en astilleros de Vasconia y Cantabria, racionalizar la construcción de bajeles de Guerra a lo largo de todo el siglo XVIII. Sentaría las bases de un nuevo tipo de construcción naval alargando los navíos de línea de la flota española e insuflándoles una serie de mejoras que no tardarían en ser copiados por ingleses y holandeses.


Marino de España.

Nacería Don José Antonio en el seno de una familia muy vinculada por tradición al ámbito marítimo. Su padre, Don Francisco de Gaztañeta era uno de tantísimos marinos vinculados a la Carrera de Indias. Recibiría las aguas bautimales en la iglesia parroquial de Motrico, en el actual País Vasco, cuando no había tantos iluminados y sí muchos más hombres con las cosas claras y los pies en la tierra. Corría el once de Agosto de mil seiscientos cincuenta y seis. Pasarían doce años, allá por el sesenta y ocho del siglo XVII, cuando, por primera vez, embarcó en uno de los míticos Galeones que surcaban aún el Atlántico comunicando España y las Indias. Hasta los dieciseis años cursó los preceptivos estudios y cumplidos los mismos embarcó en el navío Aviso que, bajo el mando de su progenitor viajaba a Veracruz, en Nueva España. Resultaría tal viaje una prueba de fuego para su ánimo y templanza y por un golpe del destino, su inicio cómo piloto naval, al fallecer su padre en tierras americanas y tener que asumir el mando al tornaviaje.

Debido a su buen hacer en la maniobra y en la disciplina, el joven Gaztañeta tendría en su haber al cumplir los veintiocho años y discurriendo el año mil seiscientos ochenta y cuatro la friolera de once viajes transoceánicos en ida y vuelta sirviendo con aprovechamiento en la mísma Flota de Indias. Ese año, gracias a su historial, ingresaría en la Armada del Mar Oceáno, precedente inmediato de la moderna Armada Española. En ella se encargaría del trazado y dirección de las derrotas o itinerarios que debían de recorrer los buques en su viaje transoceánico. Tras dos años de incesante trabajo, obtendría el título de Piloto Mayor y le sería otorgado el empleo de capitán de mar. En mil seiscientos ochenta y siete, Gaztañeta se volcaría en la construcción naval trasñadándose a Colindres, en Cantabría, donde, por primera vez, asumiría el mando en la construcción de una capitana real, que eran los nombres de la época para los galeones. Allí se entregaría a la escritura de su primer gran tratado sobre construccíon naval Arte de fábricar reales.

Militar y navegante.

En mil seiscientos noventa y uno lo encontramos en Cádiz. Allí ya había sido ascendido a capitan de mar y guerra de la Capitana Real, empleándose en la limpieza del Mediterráneo de berberiscos en armadas combinadas con ingleses y holandeses. Sería gracias a éstas acciones que lograría el ascenso a Almirante y un poco después en premio a su valía y entrega, le sería concedido el ascenso a Almirante Real de la Armada, sin dejar nunca su querido cargo de Piloto Mayor en la gobernanza de buques. Entre mil seiscientos noventa y cuatro y mil seiscientos noventa y cinco serviría de nuevo en el Mediterráneo demostrando su pericia al burlar habíalmente a una escuadra francesa, enemiga por entonces de España  que mandada por el Mariscal Tourville esperaba emboscada a la altura de Mahón para caer sobre la flota de Gaztañeta en su viaje desde Nápoles. Libraría así a toda la flota, por él comandada y ante la inseguridad en la igualdad de fuerzas, de un combate nefasto.

En mil seiscientos noventa y seis prestó sus servicios en el archipiélago canario y entre mil setecientos y mil setecientos uno tomó parte de las maniobras militares que tuvieron cómo objetivo desalojar a los escoceses que habían ocupado el golfo del Darién.  Durante ese periodo, entre acción y acción escribió Norte de la Navegación hallado por el Cuadrante de Reducción. Uno de los títulos imprescindibles para el establecimiento de parámetros encaminados a la construcción naval, publicado en mil seiscientos noventa y seis en Sevilla, con ilustraciones del artista de la época Matías de Arteaga y Alfaro, uno de los grandes grabadores que dió la capital andaluza.  Con ésta obra se introduce el cuadrante en España, lo que sería el precedente más directo del sextante, con lo que ello supuso para la navegación en general y el establecimiento y seguimiento de las derrotas en la maniobra naval. Todo un avance para la Armada que, junto a sus detallados mapas de los bajíos del Caribe adelantaba a sus competidoras varias décadas.

Prolijo escritor técnico.

El trabajo mencionado encontraría su base en una obra publicada unos años antes por el francés Blondel de Saint-Aubin. Gaztañeta amplió los conocimientos y estudió a fondo las posibilidades del cuadrante cómo elemento de orientación a través de las estrellas y la aplicación práctica de la trigonometría. Así, una vez lo hubo documentado correctamente, el uso del cuadrante se volvió común entre las nuevas promociones de la Escuela naval. Sería, según el censor de la obra, el primero de nuestros compatriotas que escribió un método fácil de navegar, abriendo la capacidad a todos los que estaban dispuestos a acercarse a ella. También aparecería en esa época, en torno a mil seiscientos noventa y siete Cuadrante Geométrico Universal para la conversión esférica a lo Plano, aplicado para el arte de Navegar, con lo que se abría un amplio abanico de posibilidades para la creación de Cartas esféricas. Otros libros suyos son Proporción de las medidas arregladas a la construcción de un bajel de guerra de setenta codos de quilla y Proporciones de las medidas más esenciales para la fábrica de navíos y fragatas.

Bibliografía:

http://wikipedia.org y conocimientos propios.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

9 comentarios:

Javier Tellabeltz dijo...

Muy buena biografía de Gaztañeta. Como tantos otros marinos del XVIII era un habil marino de guerra y un científico.
Gaztañeta, como bien describes, se dedicó a la ingeniería naval y diseñó buques de guerra mucho mejores que los existentes entonces en el Mundo, y consiguió que el puerto de arribada de las Flotas de Indias fuera SEVILLA en vez de Cadiz.

Gran post

DORAMAS dijo...

Unos post con garantías de conocimiento, si estas cosas se dieran en clase de historia de España, otro gallo nos cantaría, aunque a éste gallo hace tiempo que le cortaron la cabeza.

Zorrete Robert dijo...

No conocía a este marino y constructor, a ver si me paso más por tus post de historia.
Saluditos.

José Luis Valladares Fernández dijo...

Nuestra historia está cuajada de auténticos personajes como Gaztañeta, que debemos tomar por modelos. En la actualidad, no hay personajes que destaquen, somos más vulgares que vivimos de rentas pasadas. Yo, al menos, lo veo así y es una pena.

Un abrazo

C.S.Peinado dijo...

Javier, sin duda un buen marino, buen científico y cómo buen Vasco de la época, mejor español. Un personaje que empeñó su vida en mejorar las flotas, el instrumental de navegación y se preocupó en todo momento en mantener la flota española por delante, en prestaciones y eficacia, a las de Inglaterra, Francia y Holanda.

C.S.Peinado dijo...

Doramas, puesto que en la Enseñanza Reglada éstas cosas no se enseñan, habrá que poner los medios, a través de internet, para resolverlo en la medida de lo posible, aunque cuesta mucho más que llegue a todo el mundo.

C.S.Peinado dijo...

Zorrete, tu te mascs las biografías de los de fuera y yo tengo más afinidad por los de dentro, con los que espero, en algún momento, despertar a los aletargados por treinta y tantos años de mentiras.

C.S.Peinado dijo...

José Luis, la verdad es que ni sabemos vivir de las rentas pasadas, conformándonos cón modelos actuales que sólo sirven para pervertirnos más, cultural y socialmente. Sólo hay que ver a quienes deseamos parecernos, fútbolistas, participantes de programas tipo Gran Hermano y cualquier bazofia que salga por la tele.

Phacolo Ayuso Velar dijo...

los marinos españoles fueron y somos muy importantes, nada más hay que mirar en las grandes regatas de vuelta al mundo el buen numero de regatistas españoles, incluso en equipos extranjeros
buen articulo

Darle Caña a ésto: