domingo, 25 de noviembre de 2012

Colaboraciones. Carta de la madre de un soldado en Afganistán.

De mi buena amiga Elena Martija trancribo a continuacion una carta fechada el Sábado 24 de Noviembre de 2012 en que se cuestiona el hecho de las Guerras en que participa la OTAN y sus coinsecuencias:



                                            
San Sebastián, 24 del 11 de 2012



Sr. Director:

          Estoy viendo un reportaje en le TV pública española sobre Afganistán. Mi hijo estuvo allí, y volvió sano y salvo, mental y físicamente. Otros no han podido hacerlo. ¡ Qué pena ¡ 

Y me pregunto: ¿tanta guerra para qué? La respuesta, por obvia, está en boca de todos. Pero nadie, o muy pocos, se atreven a decirlo.

Me hago unas cuantas preguntas, que tienen una fácil respuesta.

1.-¿ Si Afganistán no tuviera nada , estarían allí las fuerzas internacionales defendiendo unos supuestos derechos humanos? Creo que no.

2.-¿ Si los “grandes” países que dominan el mundo no tuvieran excedentes de armas para vender, seguirían existiendo esas guerras? Creo que no.

3.- Si una gran mayoría de países tercermundistas que tienen guerras internas y pasan hambrunas terribles tuvieran una gran riqueza oculta, ¿ intervendrían las fuerzas de la OTAN? Creo que si. ¿Porqué no intervienen? Porque, hablando en plata, no hay nada “que rascar”.

Nos encontramos ante la gran mentira de la defensa de los derechos de las mujeres, de la falta de libertad de muchas personas, pero todo esto sólo importa y es necesario “luchar”por ello siempre y cuando puedan ofrecer algo a cambio. Y sino, ahí tenemos a grandes jeques y jequesas de países musulmanes paseándose con sus joyas y boato por todas las alfombras que les tienden los dirigentes demócratas de los países más avanzados. En esos países también se vulneran muchos derechos. Pero todo esto se obvía. Y sino, ahí tenemos a Gadaffi, al que se recibía con todos los parabienes y hasta se le regalaban caballos y se cedían terrenos para que aposentara sus “haimas”.

¡Qué pena! ¡Qué hipocresía!  Todos deberíamos reflexionar acerca de esta realidad, y actuar en conciencia para, cada uno en la medida de sus posibilidades, luchar realmente por defender los derechos humanos, la dignidad de la persona, denunciar la inmoralidad que suponen la venta de armas y la explotación de unos recursos en beneficio propio alegando una farisaíca justicia. 

Sólo desde la visión humanista de la dignidad de la persona se terminará con estas injusticias. Las imposiciones de los “ grandes” sólo agravan los problemas, endeudan más a los países invadidos con la nueva colonización, y se les hipoteca prácticamente para siempre pagando las obras de una reconstrucción nacional. Hecha, por supuesto, por las grandes multinacionales que, generosamente, pagan las campañas electorales de aquellos dirigentes que propician y mantienen las guerras.

Atentamente:
Elena Martija de la Llama  DNI 15937331X    Tfno: 646120292
 

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

11 comentarios:

Javier Tellabeltz dijo...

Es que las guerras, siempre siempre, han sido y serán por los intereses de los intervenientes y por bsolutamente nada más.
Eso sí, siempre tambieén envueltas y vendidas en preciosos paquetes que hablan de "defensa de los débiles".

Eleonora The Light dijo...

Las guerras se hacen por muchos motivos, casi nunca, y menos ahora, se hacen por la defensa de un territorio que ha sido invadido. Se hacen por "cuestiones colaterales" como diría un reputado sociata llamado Solana y que por limpiar los polvos que la becaria de Clinton se inició la guerra de los Balcanes.

Las madres de los soldados saben mucho de estas cosas indecentes y son ellas las que con más rigor pueden decir lo que hay tras el sacrificio de un hijo por unos cuántos trileros de la política de la muerte.

Un abrazo, amigo Peinado.

Agustin dijo...

Desde luego esta sordida guerra.No servira para librar a las mujeres afganas de su burka,Pero al pueblo le cuentan esa milonga,un abrazo.

Xad Mar dijo...

Las guerras solo sirven para enriquecer mucho a unos pocos y para desesperación de millones de inocentes que la sufren.

maskfighter23 dijo...

De derechos humanos, nada, más bien por el gas, petroleo y minerales.
Pienso que a veces la riqueza es un maldicion para unos pueblos.
Saludos

C.S.Peinado dijo...

Javier, ha quedado evidenciado que todos los lacayos de Estados Unidos prestan sus ejércitos, pagados por los de abajo, para mantener la hegemonía de los de arriba sobre las materias primas y los canales de distribución. Al final resultará que las guerras son incluso necesarias para mantener el comercio mundial.

C.S.Peinado dijo...

Javier, las Guerras sólo sirven para engordar los bolsillos de todos los que antes, durante o después, se enriquecen de ellas. No es menos cierto que en ello se basa gran parte de la evolución industrial occidental, alimentando por retrocompresión a la actual industria asiática. Desde siempre, el negocio de la muerte ha sido el más rentable.

C.S.Peinado dijo...

Eleonora, eso es algo que nadie sabe o quiere saber. Miramos las guerras cómo algo lejano y no queremos darnos cuenta que ahora están por ahí y que en cualquier momento podemos tenerlas aquí sin poder hacer nada para evitarlo. Pero eso que sí lo saben nuestros politicastros, es algo que no interesa, mientras se pueda seguir inyectando en el mercadeo de las armas.

C.S.Peinado dijo...

Agustin, las guerras están para desviar la atención de todos sobre todos los problemas del Mundo. Es un poco crear problemas enormes para tapar problemillas domésticos.

C.S.Peinado dijo...

Xad, así es la vida... Y las guerras no son más que apéndices de la vida de unos pocos que mandan a millones a morir por sus propios y nefastos intereses.

C.S.Peinado dijo...

maskfighter23, la riqueza es un mal para todos, los que la tienen porque serán invadidos, los que no porque movilizaran recursos y personas para conseguirlos... Al final todos perdemos, unos sus propiedades y otros el honor.

Darle Caña a ésto: