Mostrando entradas con la etiqueta Puerto Rico. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Puerto Rico. Mostrar todas las entradas

miércoles, 10 de abril de 2013

Unión Hispánica. La Hipocresía de las Naciones.

Al final les dejamos las Columnas cómo moneda...
El día que el bueno del malagueño Bernardo de Gálvez tuvo la ocurrencia de apoyar la Independencia de los Estados Unidos más valía que se hubiera quedado calentito junto a la estufa en lugar de meterse en camisas de once varas alimentando las ansias independentistas de unos, dando combustible a la masonería de otros y poniendo nuestra posición, con el culo al aire ante Francia por los pactos de Familia, en precario equilibrio. Y es que el amigo Gálvez, seguramente espoleado por los acontecimientos durante los cuales, pateamos y bien, el culo a los británicos en Cartagena de Indias de manos del glorioso Blas de Lezo apenas una veintena de años antes, se lanzó a fastidiarles un poco más tocándoles los wengues al tiempo que se deshacía apoyando a las trece colonias que serían más tarde los Estados Unidos de Norteamérica. Una jugada un tanto perrillera ya que era apoyar a un hijo e incitándole a atacar a su padre, sin tener en cuenta que, en unos años, serían uña y carne y se revolverían contra nosotros dándonos sonde más nos dolía. En el bolsillo.

viernes, 19 de octubre de 2012

Heraldica. El Escudo de Puerto Rico.

El escudo del Estado Libre Asociado de Puerto Rico pasa por ser el más antiguo de todo el continente Américano. Otorgado inicialmente por el rey Don Fernando de Aragón, allá por mil quinientos once estuvo vigente cómo sello de identidad de la capital, San Juan durante todo el periodo de la América Española, pasando posteriormente y ya en mil novecientos setenta y seis a ser el escudo de toda la isla de Borinquen. Según nos ha llegado de aquel lejano año del siglo dieciseís, el escudo inicialmente sería un escudo de color verde, en su centro y en proporción tendría un cordero pascual de color plateado sobre un libro colorado, rojo, que, estando del través al libro que le sirve de soporte, portaría por estandarte una bandera acabada en cruz y la misma a forma de veleta. De la propia cruz partiría la divisa de San Juan de la que todo el escudo espera ser representativo al ser otorgado en primera instancia a la capital. Traería una orla de Castillos y Leones entremezclados con cruces de Jerusalén. Cómo adición la F y la Y, por los reyes de Castilla y Aragón y un letrero que, circúndándolo otorgaría Joanne est nomine ejus. Juan es su Nombre. completa la composición el yugo y las flechas carácterísticos de los Reyes Católicos.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Un concepto puertorriqueño.

Foto de Internet. Nunca Madre e hija estuvieron tan cerca.
Cuando comencé con el blog, hace unos años, de manos de mi mentor ya fallecido en ésto de la blosgofera, José Ramón Morales, mi idea no se alejaba mucho de la actual. El tema con el que él comenzó a escribir fue la opción hipotética de lograr una Cuba Democrática en el seno de una España autonómica. El tiempo nos está demostrando que lo segundo está en declive, pues nuestras autonomías están deviniendo, en el mejor de los casos, en un pozo de corrupción de cuyo fondo no es fácil saber o vislumbrar. En cuanto a lo primero, yo nunca dejé de creer en la posibilidad de que la Cuba que tanto deseaba Jose Ramón ver libre y española lo fuera, pero no cómo autonomía, sino cómo una región con varias provincias, de igual modo que nunca dejé de incluir en ese paquete a Puerto Rico, Filipinas y Guam, a la sazón y por derecho propio, territorios españoles en ultramar con los mismos derechos, obligaciones y calificación que cualquier región española.

martes, 27 de septiembre de 2011

Union Hispanica. Las verdaderas intenciones de Estados Unidos sobre Cuba y Puerto Rico en 1898.

Hacía tiempo que no publicaba ningún artículo del blog Cuba Española, de mi buen amigo Jose Ramón Morales. para quien no lo conozca aún, cas que creo poco posible entre los que nos movemos en éstos cenagales que es el patriotismo, diré que es un gran español, mucho más que los que teniendo DNI se atreven a insultar a la patria que él, desde Miami, tanto defiende. Pues bien, cómo decía, hacía tiempo que no publicaba ningún artículo procedente de su blog. El que publico a continuación no obstante, es de una gravedad suprema, pues desgrana, de manos de uno de los Generales y dirigiéndose al Secretario de la Guerra, cómo tomarían, bastante tiempo antes de que el Maine degenerara en una masacre de americanos prevía explosión en el puerto de la Habana. Ésto, que ya es sabido sería de aplicación a tantas cosas en las que los Estados Unidos suelen decirse el fin justifica los medios. Quizás las teoría conspiranoicas en torno al once de septiembre no estén tan desencaminadas.

Antes de postar, les advierto que es un tescto duro, no por la terminología empleada sino por la hipocresía y el inmenso cinismo con el que se van proponiendo los pasos a seguir con el único fin de finiquitar la presencia española en las Antillas y en Filipinas. También hay que situarse en la época en que se situa el palo a España. El inicio del Imperalismo y del concepto por el cual los EEUU consideraban que todo el continente américano era de su competencia y control y que nadie más que ellos, cómo potencia, tenían derecho a manejar la política interna y externa del continente. Diré también, pues no sería justo publicarlo sin renombrar la fuente que, el texto, se publica originalemente en el blog del doctor Dilewis. Sin más dilación les dejo un texto que deja entrever lo que es la política exterior del "mejor país del mundo":

Carta de J.C. Brenckenridge (J. M. Breackreazon) al Teniente (Mayor) General N. A. Miles

DEPARTAMENTO DE GUERRA
OFICINA DEL SECRETARIO
WASHINGTON D.C.

24 de Diciembre, 1897

Teniente (Mayor) General N. A. Miles

Querido señor: ( Fragmentos )


El problema antillano se presenta bajo dos aspectos: el uno relativo a la isla de Cuba y el otro a Puerto Rico, así como también son distintas nuestras aspiraciones y la política que respecto a ellas habrá de observarse.

Puerto Rico constituye una isla feracísima, estrátegicamente situada en la extremidad oriental de las Antillas, y a mano para la nación poseedora que sea dueña de la vía de comunicación más importante del Golfo de México, el día (que no tardará en lucir, gracias a nosotros) en que sea un hecho la apertura del lstmo de Darién. Esta adquisición, que debemos hacer y conservar, nos será fácil, porque al cambiar de soberanía, considera, tiene más de ganar que de perder, por ser los intereses existentes allí más cosmopolitas que peninsulares.

Para la conquista habrá que emplear medios relativamente suaves, extremando en nuestra ocupación del territorio con exquisito celo el cumplimiento de todos los preceptos de las leyes de guerra, entre naciones civilizadas y cristianas, llegando, sólo en caso muy extremo, el bombardeo de algunas de sus plazas fuertes.

Para evitar conflictos, las fuerzas de desembarque lo harán aprovechando los puntos deshabitados de la costa sur.

Los habitantes pacíficos serán rigurosamente respetados, como sus propiedades.

Recomiendo a usted muy especialmente procure ganarse, por todos los medios posibles, el afecto de la raza de color, con el doble objeto, primero, para procurarnos su apoyo para el plebiscito de anexión, y segundo, teniendo presente que el móvil principal y el objeto de la expansión de los Estados Unidos en las Antillas, es resolver de una manera eficaz y rápida nuestro conflicto de razas, conflicto que cada día aumenta, merced al crecimiento de los negros; éstos, conocidas las ventajosas circunstancias para ellos en las Indias Occidentales, una vez que estén en nuestro poder, no tardarán en ser inundadas por un desbordamiento de esta inmigración.

La isla de Cuba, con mayor territorio, tiene mayor densidad de población que Puerto Rico, y está desigualmente repartida; a pesar de ello, constituye el núcleo de población más importante de las Antillas. Su población la constituyen las razas blanca, negra, asiática y sus derivadas. Sus habitantes son por regla general, indolentes y apáticos. En ilustración se hallan colocados desde la más refinada hasta la ignorancia más grosera y abyecta. Su pueblo es indiferente en materia de religión, y por lo tanto, su mayoría es inmoral, como es a la vez de pasiones vivas, muy sensual; y como no posee sino nociones vagas de lo justo y de lo injusto, es propenso a procurarse los goces no por medio del trabajo, sino por medio de la violencia; y como resultado eficiente de esta falta de moralidad, es despreciador de la vida.

"Claro está que la anexión inmediata a nuestra federación de elementos tan perturbadores y en tan gran número, sería una locura, y antes de plantearla debemos sanear ese país, aunque sea aplicando el medio que la Divina Providencia aplicó a Sodoma y a Gomorra."

"Habrá que destruir cuanto alcancen nuestros cañones, con el hierro y con el fuego; habrá que extremar el bloqueo para que el hambre y la peste, su constante compañera, diezmen su población pacífica, y mermen su ejército; y el ejército aliado habrá de emplearse constantemente en explorociones y vanguardias, para que sufran indeclinablemente el peso de la guerra entre dos fuegos, y a ellas se encomendarán precisamente todas las empresas peligrosas y desesperadas."

La base de operaciones más conveniente será Santiago de Cuba, desde donde se podrá verificar la invasión lenta por camagüey, ocupando con la rapidez posible los puertos necesarios para refugio de nuestras escuadras en la estación de los ciclones.

Coetáneamente, o mejor dicho, cuando estos planes empiecen a tener cumplido desarrollo, se enviará un ejército numeroso a la provincia de Pinar del Río, con el objeto de completar el bloqueo marítimo de La Habana con la circunvalación por tierra; pero su verdadera misión será la de impedir que los enemigos sigan ocupando el interior, disgregando columnas de operaciones contra el ejército invasor de Oriente, pues dadas las condiciones de inexpugnabilidad de La Habana, es ocioso exponernos ante ella a pérdidas dolorosas.

El Ejército Occidental empleará los mismos procedimientos que el Oriental. Dominadas y retiradas todas las fuerzas regulares de los españoles, sobrevendrá una época, de tiempo indeterminado, de pacificación parcial durante la cual seguiremos ocupando militarmente todo el país, ayudando con nuestras bayonetas al gobierno independiente que se constituya, aunque sea informalmente, mientras resulte en minoría con el país. El terror por un lado y la propia conveniencia por otro, han de determinar que esa minoría se vaya robusteciendo y equilibrando sus fuerzas, constituyendo en minoría al elemento autonomista y a los peninsulares que se queden en el país.

Llegado este momento, son de aprovecharse, para crear conflictos al gobierno independiente, las dificultades que éste tiene que acarrear la insuficiencia de medios para atender a nuestras exigencias y los compromisos con nosotros contraídos los gastos de la guerra y la organización de un nuevo país. Estas dificultades habrán de coincidir con las reivindicaciones que los atropellos y violencias han de suscitar entre los dos elementos citados, y a los cuales debemos prestar nuestro apoyo.

Resumiendo: nuestra política se concreta a apoyar siempre al más débil contra el más fuerte, hasta la completa exterminación de ambos, para lograr anexarnos la Perla de las Antillas.

Con respecto a las posesiones asiáticas de España, en principio se ha resuelto un movimiento de división, cuya extensión y detalles oportunamente se acordarán, teniendo en cuenta que los celos de las potencias coloniales asiáticas, forzosamente nos obligan a limitar a estrecho círculo nuestra accción y, teniendo a la vez en cuenta, no excitar las susceptibilidades de Japón, ya demasiado vivas por la cuestión del Hawai.

La época probable de nuestra campaña será el próximo octubre; pero será conveniente ultimar el menor detalle para estar listos ante la eventualidad de que nos viésemos precisados a precipitar los acontecimientos para anular el desarrollo del elemento autonomista, que pudiera aniquilar el movimiento separatista.

Aunque la mayor parte de estas instrucciones están basadas en las distintas conferencias que hemos celebrado, estimaríamos nos someta usted cualquier observación que puedan la práctica y la conveniencia aconsejar como corrección, pero ateniéndose siempre, mientras tanto, a lo acordado.

Soy de usted sinceramente,

J.C. Breckenridge (J. M. Breackreazon)
Secretaría de Guerra

Fuente:
Collazo, Enrique. La guerra de Cuba. Habana, 1926, p. 186.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Curiosidades. La bandera española de las Siervas de María.

Hay historias que, por ser los españoles cómo somos, se quedan olvidadas más por la desidía que por verdadero desínteres. Así, cada paso de la Historia de España queda sujeto a lo que nuestro "maravilloso" sistema educativo quiere enseñarnos. El adoctrinamiento, atocinamiento y entorpecimiento de nuestro cerebro es es objetivo de aquellos que desean que más que españoles seamos memos. Gracias a Dios, para eso estamos los blogs que, cómo CSPeinado, nos dedicamos a desenterrar, de la porquería que arrojamos nosotros mismos, el oro brillante de nuestras gestas.
Así, si alguno de ustedes tienen la suerte de arribar a la bonita y ex-española isla de Puerto Rico en un buque patrio que ostente el pabellón español, ya sea mercante o militar es posible que, agudizando la vista, pueda ver ondear una bandera española en algún edificio de San Juan. A las primeras de cambio, podrán pensar que la vista les juega una mala pasada. Agudizarán de nuevo la vista y sí, en efecto, una rojigualda ondea en el balcón de un edificio. Más concretamente del Hospital de San Juan, en el que cinco religiosas españolas conservan una tradición que ya ha cumplido un siglo. Una tradición que entronca directamente con aquellos tiempos en que se podía dar la vuelta al Mundo sin dejar de pisar suelo español y que acabó, trágicamente, con la guerra Hispano-estadounidense de mil ochocientos noventa y ocho.

Y es que a pesar de que en Puerto Rico no se libraron combates de renombre, no tanto cómo en Cuba y Filipinas al menos, algún cañonazo cayó en la isla y en los buques que, bajo pabellón español se movían por la zona, si bein eran más los mercantes que los militares. Tuvo la desdicha de cruzarse en el camino del USS Yossemite un buque mercante que, sin comerlo ni beberlo y seguramente por portar la bandera española, se convirtió en tententieso y blanco del buque norteamericano. El combate, corto y cobarde, hizo que el Antonio López a la sazón transporte de la Compañia Transatlántica Española, escorara henchido de plomo y herido de muerte hindiendose frente a los acantilados del Viejo San Juan. Aquello que fuera su desdicha, portar la bandera, fue lo único que pervivió de tan fatídico suceso, llevando el trapo, lleno de agujeros, un marinero moribundo, a tierra.

Era gallego el hombre, del que no se conoce el nombre, el que recibiendo la enseña del marinero juró entregarla a quien mejor pudiera guardarla y protegerla. Aquel que la recibiera debería dignificarla y pensando en la eterna dualidad España-Catolicismo, por mucho que hoy breguemos entre los estúpidos laicistas que están entregando el país a sus enemigos naturales la entrego a nueve religiosas, todas españolas, desplazadas a las islas para atender a los enfermos y desvalidos y, eventualmente, a los desgraciados que se vieron alcanzados por la metralla yanqui. Desde aquel momento las religiosas recibirian y despedirian a los buques españoles con sus pañuelos al viento. Hoy lo hacen con la enseña nacional. Todas pertenecientes a las Siervas de María continuaran con la tradición mientras haya religiosas que lo puedan hacer, si el laicismo imperante no nos funde el invento antes de tiempo.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

Exteriores. A vueltas con las reincorporaciones. Ahora la de Puerto Rico.

Si bien la cosa pinta chunguilla por cuanto la economía no permite hacerse muchas ilusiones, el pueblo sigue meneándose. Al igual que en su día y en varios foros se comenzó a hablar con fuerza (aún sigue) de la reincorporacióan de Cuba a España cómo Comunidad Autónoma a raiz de la idea de Jose Ramón Morales y su blog Cuba Española, el ejemplo parece irse extendiendo. Por cuanto yo sé, en algún foro de internet se ha hablado de la reincorporación, sin demasiado bombo, de Costa Rica. Ahora también, y con bastante más lógica, estoy viendo una página de Facebook donde se reclama la reconsideración de Puerto Rico cómo provincia española.

A muchos de los que leeís ésto os parecerá utópico pero no lo es tanto. Bajo mi punto de vista, la recuperación de todos los territorios américanos no es posible ni aconsejable. De hecho, la labor evangélica de España en las Indias establecía que serían tutores del continente en tanto en cuando los indígenas no pudieran gobernarse sólos. Después los criollos, con varios traidores de la talla de San Martín o Bolivar explotaron a los indígenas protegidos por las leyes españolas y cometieron un genocidio que ha llevado a América Latina a ser lo que es hoy. Eso es otra guerra que ya contaré en su día. El caso es que, en esa partición no entraban los territorios creados desde cero o con poblaciones indígenas exiguas. Hablamos así de Cuba, Filipinas, Puerto Rico y la pléyade de islas diseminadas por el Pacífico que dependían de la Capitanía General de Filipinas.

Hasta aquí todo bien. En la Guerra del 98, España cedía la soberanía forzada por la superioridad militar de EEUU y sin contar con la opinión de los referidos territorios. Así, Puerto Rico pasó a ser un estado semiindependiente de Estados Unidos. Estaba pero no estaba. Sin derecho a voz ni voto, Puerto Rico gozaba de innumerables inversiones a cambio de ser una estación naval y banco de pruebas de la Navy. Eso implicaba que una gran parte de la población viviera de la inversión y subsidios de Estados Unidos pero sin posibilidad tácita de ser independiente. A día de hoy, Estados Unidos se hunde en una crisis económica que amenaza su política exterior y que deja a Puerto Rico en una interesante coyuntura, pues los subsidios se hacen, en la práctica, a un país extranjero, por cuanto, con su estatus de Estado Libre Asociado no pertenece de facto a la Unión.

Así las cosas, el Imperialismo Yanqui se desangra por la misma razón que comenzó a fortalecerse. El capitalismo ha fracasado y con él el país que lo tenía cómo baluarte. Es la hora pues, de mirar atrás y ver las cuestiones pendientes que constituyeron en heridas que no se cerraron totalmente. Soy de la opinión de que en un momento dado, todos los paises que surgieron del colonialismo, tendrán que volver, de una manera u otra, a formar parte de la Metrópoli a la que, antaño, pertenecieron. No dudo que la América Continental no nos interesa por cuanto son territorios muy extensos, atrasados y alejados de una realidad española tergiversada desde los albores de la independencia por aquellos esclavizadores que se autodenominaban, cínicamente, "libertadores". Pero si es interesante valorar la vuelta a un status quo anterior al uno de enero de mil ochocientos noventa y nueve.

Por cuanto a CSPeinado se refiere, dejo éste foro abierto y dispuesto para las colaboraciones que se precisen en el sentido de acercar las realidades hispanas separadas por los anglosajones hace más de cien años y que bregando con la Historia, pugnan por revertir a la fecha de la ruptura. Aquellos jirones que mantuvieron unidos los dos lados de la herida parecen querer fortalecerse, coagularse y cerrarla, al menos a través de grupos y blogs que, aunque minoritarios aún, amenazan unos muy asentados pilares que, basados en la imposibilidad de retorno, crujen ante unos nuevos tiempos que, sin embargo no lo son tanto por cuanto lo que se reclama no es nada más que lo que nos pertencece por derecho propio.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

domingo, 7 de agosto de 2011

De España a Filipinas, pasando por las Antillas.

Este fin de semana, en que aún me queda una calenda para poder acceder al periodo vacacional y, aún así, aún tendré que trabajar unos días más por la noche (las amistades mandan), me he acordado de lo que es la lucha de nuestros amigos de ultramar por acercarse un poco más a lo que es la Madre Patria.  No es algo que podamos decir seguro sucederá, pero los esfuerzos llevados a cabo desde que el blog Cuba Española viera la luz han sido ingentes y aunque últimamente estoy inmerso en mis propios fantasmas virtuales y personales (CSPeinado deriva entre el mismo espíritu que le imprimo y parir un nuevo proyecto) y no he podido estudiar los artículos que publica José Ramón Morales, si he visto que poco a poco la participación por parte de cubanos en el exilio (algo que antes parecía quedar de manos de los neocolonialistas españoles) que parece derivar en un compromiso hacia un proyecto que, en verdad, no es nada nuevo, pues desde el día que Cuba se independizó (o la obligaron a independizarse) ya hubo quien, con sus más y sus menos, querría volver al sitio del que nunca habrían querido salir.

No obstante Cuba sólo es un puntal de las múltiples bases que componían esa España insostenible de finales del XIX. Cuba, Puerto Rico y Filipinas, Sáhara y pocos años después Guinea Ecuatorial eran los territorios de la España de Ultramar que componían, cómo hoy la Commonwealth británica o la Francia de Ultramar una comunidad diversa, enriquecida y sobre todo compartida en un idioma y una nacionalidad. España nunca debe renunciar, cómo no lo ha hecho sobre la soberania de Gibraltar, a esos territorios que fueron arrebatados por la primera potencia mundial, Estados Unidos. Una potencia forjada por toda la escoria que los paises decentes no querian y que, a fuerza de enmiendas que permiten armas, intervencionismo, neoimperialismo y sobre todo una fuerza armada sobredimensionada impusieron, durante un siglo su arbitrio al resto del mundo. Sin solución de continuidad y al borde de la bancarrota esa situación se está revirtiendo por la misma justicia poética con la que ellos han movido sus intereses a lo largo y ancho del mundo. Con su misma hipocresía y sentimiento de superioridad que ahora, un siglo despues de la explosión del Maine ven cómo la falta de escrúpulos con la que asesinaron y hundieron a su propia tripulación para empezar una guerra, se vuelve contra ellos, viles asesinos y genocidas del mundo libre.

Ayer, un atisbo de esperanza se abrió para todos los que deseamos el regreso a un Status Quo en que Europa sea la referencia primordial cómo nunca debió de dejar de ser. Estados Unidos vió rebajada la calidad de su deuda por al agencia Standar And Poor´s. Pasó de AAA+ a AA+ en un comienzo sorprendente para que el "Mejor pais de la Historia" ponga los pies en el suelo y vea que no es, ni de lejos, la panacea de la libertad y que su propio invento el capitalismo salvaje no ha servido sino para canibalizar su propio país. Estados Unidos vive hoy el fin del sueño americano. La ruina se asoma a la Primera potencia Mundial mientras el engendro chino, capitalista en lo economico, comunista en la social, demuestra que la patria del Capitán América no es sino un Gigante con pies de barro que ve cómo la inundación va disolviendo lentamente sus bases.

Ahora, España tiene la oportunidad de oro que lleva un siglo esperando, afianzarse en la relaciones multilaterales con Filipinas, cómo nueva avanzadilla ante un mercado asiático en pleno apogeo y expansión, con Cuba en calidad de nuevo abanderado de la oposición democrática a los sátrapas castristas para liderar el cambio en primera posición, con Puerto Rico para darles la base que más tarde o temprano perderán con Estados Unidos, con el Sáhara Español, que sigue siéndolo ante la comunidad internacional y que sólo espera un estatus de Comunidad Autónoma a fin de conseguir el retorno a un país que no vulnerará sus derechos ni arrasará con la población cómo el genocidio cometido por Marruecos en territorio, no lo olvidemos, ESPAÑOL, tanto cómo Ceuta y Melilla y en Guinea Ecuatorial, dando finiquito a su dictador Obiang y retornando la soberania a los españoles, que tnto lo son aquellos cómo nosotros.

España se encuentra en la tesitura perfecta. El fin del progresismo radical, del amiguismo y corruptismo de esa medio izquierda, que, ni se aproxima a la pureza del comunismo ni se molesta en ocultar unos antecedentes clavados en la derecha cómo los progenitores de muchos de los actuales dirigintes "socialistas". Nuestra dependencia de la deuda estadounidense, que no americana, es mínima por lo que el hundimiento del Titanic apenas nos supondría un poco de oleaje ante el cual, los españoles, tan acostumbrados al trapicheo, sólo tendríamos que cabalgar sobre las tablas de nuestra propia desidia ante los asuntos económicos. Inglaterra, cón más de trescientos mil millones de dólares se hundiría copn su propia Libra esterlina ante nuestras reclamaciones. España, acostumbrada a ésta situación de crisis crediticia desde Felipe II sólo tiene que hacer lo que ha hecho siempre, picaresca y buena cara.

Nuestros compatriotas de las Grandes Antillas, de Filipinas, de nuestros territorios ultramarinos de África. Nuestros pequeños y queridos territorios de Guam, Palaos, islas Carolinas, Marianas, tienen la ocasion de desempolvar esas rojigualdas con el escudo de alfonso XIII que seguro que añun conservan, de zurcirlas, de lavarlas y de hacer otras nuevas con las que reivindicar de nuevo, de ser una vez más, los hijos agradecidos de una nación grande y poderosa que dejo de serlo pro la desidia de unos pocos y la traición de otros muchos. España debe renacer ahora, es el momento, es el gran momento del futuro representante de Exteriores y la ocasión de tener un gobierno que, por fin, se reinvente así mismo y deje de hacer la cosas de manera políticamente correcta para hacerlas de manera polñíticamente eficaz.
Y todo ello desde España hasta Filipinas pasando por todos los territorios que aún conserven un poco de aliento español.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

Darle Caña a ésto: