sábado, 6 de agosto de 2011

La Republica linguistica de Catalunya.

España, en tiempos del Imperio era algo. Hoy sólo es una sobra, patética, de lo que fue. Pareció resugir un poco durante el post-gonzalismo pero el pre-zapaterismo se ocupó, echando mano de la alianza de civilizaciones, unos kilos de explosivo y poco más de un centenar de muertos de liquidar la única opción viable para nuestra democracia (Ningún partido que busque el finiquitado del país cómo tal es un aopción viable. Más bien una opción deplorable apoyada por los enemigos de España). Hoy, entrando ya en el final del deplorarismo zapateril podemos ir balance de lo poco de España que nos queda. Y menos mal que al menos éstamos entrando al final de tan infausto ciclo de la Historia de España, porque convocar unas elecciones a cuatro meses vistas cuando el barco se hunde manda huevos.

Si Cataluña se subleva, los araneses no serán menos.
Una de esas cosas que tenemos en liza es la subversión catalana. Subversión que, exclusivamente, se basa en la política lingüistica. Lo que nod eja de ser algo patético, estúpido y por supuesto inutil. Siempre he defendido el derecho a que cada parte de un pais, autonomía, provincia, mancomunidad, comarca o población defienda sus costumbres, sus tradiciones o particularidades. Defenderé siempre que el Catalán, el Bable, el Gallego, el Aranés, el Euskaldún, el Aragonés o cualquier otro dialecto o lengua se pueda hablar en completa libertad en cada zona histórica. Seré siempre adaliz de que cada costumbre de cada punto de mi amada España siga enriqueciendo la Historia de éste país. Ahora bien, por ha del diablo en éste país el idimoa oficial es el Castellano. Y ese idioma es obligatorio, por que así lo recoge nuestra Constitución que es de la que emanan nuestras libertadades (Aunque algunos hayan convertido esas libertades en excusas para exclavizarnos según el sentido de nuestro voto). El Castellano, señores y no otra lengua es el que las instituciones están obligadas a proteger e impulsar en primera instancia.

Unidos todos, la cagaremos mejor...
En una situación de bonanza económica, con la industria a todo meter, la gente sin problemas de calado, sin crisis económica, con superavits en las administraciones, cualquier dispendio económico, cómo la política lingüistica en cualquier comunidad bi, es facilmente camuflable. A todos nos la bufa mientras tengamos trabajo, dinero para tirar y telebasura. En época de bonanza. Pero ya no estamos en epoca de bonanza ni lo volveremos a estar en unos pocos años, gracias a la buena gestión de un leonés de infausto recuerdo. Ahora cualquier tontería que no sea sacar a la gente del paro y salvar a la situación financiera se mira con lupa. Cualquier tontería es suceptible de ser un despilfarro o una aberración que busca la confrontación y, en ese caso, la política lingüistica catalana, con las palabras insumisas e irresponsables de Trias, a la sazón alcalde de un ayuntamiento español, donde rige las normas que emanan de la Constitución sólo lleva un camino, la de la destitución de tamaño y estípido regidor.

Sin comentarios...
Pero no es el único caso. El catalán tiene que enseñarse en igualdad de condiciones que el castellano y en una situación de coyuntura económica desastrosa cómo vive cataluña intentar, por todos los medios, que el mismo se enseñe con el mínimo coste al ciudadano. Cataluña ya no es el motor económico de España (ese puesto lo tiene Madrid) y con la progresiva deslocalización  de empresas que vive la región nor-oriental, lo que a su vez se traduce en una pérdida de capacidad económica no debería ir mermando el estado del bienenstar, que tanto defienden los progres, sino adecuándolo a las nuevas circunstancias económicas, segundomundistas que vive nuestro país. Cataluña está llegando a unos términos drconianos en lo que a recortes de prestaciones al ciudadano se refiere. Mientras sigue incrementando las partidas y recursos al aprendizaje, aplicación y penalización en contra del Catalán, restan recursos financieros a la sanidad. A ésto en un país (Cataluña es una región de éste país, reitero) que ha basado su crecimiento en un sectos de pies de barro, nunca mejor dicho, se une la circunstancia de que no nos vamos a recuperar en mucho tiempo y no lo haremos por nosotros sino por los imperativos de la Unión Europea, lo que nos convierte en un protectorado. Con ello las comunidades, más tarde o más temprano volverán a ser regiones que no podrán ostentar, por no tener dinero para hacerlo, las competencias sobre educación,  a la sazón y junto a las de sanidad, las más caras.

Bienvenido a la república independiente de tu casa.
Paradójicamente, las crisis son lo mejor que le pueden suceder a paises cómo el nuestro. Y lo son porque sacan lo mejor (Previsión, capacidad de reacción, eficiencia, caracter primermundista) de un país, a tiempo que muestras a los ciudadanos lo peor (Corrupción, ineficiencia, incultura economica, y todas esas cosas que nosostros sabemos) y ahora estamo viendo que, desde la República sólo hemos ganado en libertad, porque lo que es en capacidad economica y cultura emprendedora y económica aún nos quedan años y que no llegaremos a destino mientras cada uno tiremos para un lado con estúpideces cómo la que nos ocupa en éste artículo.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

4 comentarios:

Herep dijo...

¡Hay, C S Peinado, los catalanes con su Independencia! ¡Cuánta trola y cuánto mar de fondo se esconde bajo esa palabra!
Que engañados, pobres, esos catalanes que creen en la "construcción nacional" de algo que no existe, y por lo tanto, que no saben como será.
Los que sí que lo saben, la oligarquía de siempre, los señoritos de toda la vida, esos sí que tienen las cosas muy claras... y se sirven de estas pantomimas para mantener, y afianzar, sus privilegios.
Pero, sumados a los tontos útiles de siempre, cuentas, además, con el apoyo pasivo de la masa española que permanece adormecida.
Como das a entender en la entrada, al final, con la Crisis han encontrado una barrera de hormigón difícil de lidiar, pues es muy difícil seguir construyendo algo que se desmorona.

Un saludo.

C S Peinado dijo...

España no es un país que, cómo los Estados Unidos, han hecho frente, por primera vez, a una bancarrota. Desde que los Austrias llegaran al trono español y hasta la actualidad, teniendo en cuenta los inmensísimos tesoros que nos llegaban de América y las ingentes cantidades de impuestos con los que se sufragaba el Estado del comercio indiano, al menos, en una veintena de veces, nos declaramos en suspensión estatal de pagos.

Por ello debiéramos estar preparados para estas contingencias y es, quizás, por ello, que los españoles no vemos un gran problema en la prima de riesgo, el deficit o cualquiera de esas mariconadillas que, a nosotros, acostumbrados al trapicheo, nos la bufa.

Ahora bien, una cosa es que trapichees para escamotear impuestos y otra muy distinta que con esos impuestos sufragues papel mojado. El catalán está en vías de extinción (se mantiene a base de subvención) y los caudales públicos se extinguen como hemos visto, mucho más rápido de lo que se reponen. Por ello, destinar ingentes partidas a un recurso cuya única función útil (para los que lo defienden a costa del dinero del ciudadano) es servir de excusa identitaria me parece aparte de estúpido peligroso.

Cataluña se hunde a un ritmo muy superior al que nunca hubiera conocido, ¿Seguirá haciéndolo precisamente por culpa de su lengua?

Herep dijo...

Ten por seguro que la hundirán.
Pero más por seguro ten que la culpa será "de los otros".
Siempre ha sido así... y siempre lo será.
Ellos, unos traidores... y los que aceptan sus imposiciones, unos cobardes, C S Peinado... unos cobardes.
Nos hemos acostumbrado a hincar las rodillas demasiadas veces... sin levantarnos como si tuviéramos un resorte.
Por eso te decía en el anterior mensaje que la Crisis, además de arruinarnos, va a caldear la sangre que corre por las venas.
Las tonterías van a acabarse, pero hay que estar atento para que no se salga del fuego y se caiga en las brasas.

Un saludo.

C S Peinado dijo...

Ayer tuve una conversación enriquecedora por la cual, la conclusión última es que el ser humano nace sabiendo comer, soltar sus excrementos, reproducirse y respirar. Cuando la crisis arrecia, todas las estúpideces se acaban, el intelecto deja paso al instinto y el instinto busca sóla y exclusivamente la supervivencia que se basa en lo que acabo de referir.

En clave política, Cataluña está más cerca ahora de España de lo que nunca hubiera querido. Ya te dije que mi mayor sorpresa era ver cómo los manifestantes en contra de los recortes de la sanidad lo hacían en castellano, con sus pancartas en castellano y sus insultos, plenamente audibles y entendibles en castellano.

Me dió la impresión de un nuevo despertar en que la sociedad catalana se desea integrar de nuevo en una sociedad española y para ello han hecho lo más impensable, poner a la zorra a cuidar de las gallinas para que den su verdadera cara. Los soberanistas/nazionalistas han ganado las elecciones, pero mi impresión es que están perdiendo al pueblo y eso, a la larga se traduce en algo seco y contundente, cómo la guillotina en la Revolución Francesa.

Darle Caña a ésto: