martes, 3 de mayo de 2011

Reflexiones. Tercero de mayo.

Hay veces en la vida de toda persona que es dificil abstraerse de las ideas, preconcebidas o no, que los demás puedan tener en torno a unos u otros asuntos concernientes al normal discurrir en el ciclo vital de cada cual.



Me refiero con esto a lo dificil que es, a veces, explicar por qué se toman unas u otras decisiones. Por qué se hacen unas u otras cosas o simplemente Por qué se dejan de hacer otras que, a priori, pueden suponer lo más importante de nuestra existencia.

En mi caso y en el mismo instante que comencé a escribir en ésta bitácora encontré, no sólo un medio con el que expresar mis ideas y frustraciones, sino también un método de comunicación por el cual conocer gentes con mis mismas inquietudes a la vez que practicaba el noble arte de la escritura. Arte éste que me apasiona y que domino, estimo, con cierta soltura. Arte no obstante que no sólo requiere tiempo sino una gran capacidad de síntesis,expansión de ideas e imaginación a fin de transmitir con efectividad la idea que se quiere transmitir a través de la letra impresa.

Esa es una de las razones por la que aquel día de verano comencé con éste blog y una, que no la única de las razones por las que voy imprimiendo letra a letra en el ciberespacio a golpe de tecla. Es algo importante para mí, pues me permite explayarme en ideas que, de otra manera, se arrebujarían en mi mente hasta morir. De éste modo, aunque sé si con el suficiente acierto, éstas ideas toman forma a través de letras que, disciplinadamente toman la forma de palabras que, una veces con mas dificultad y otras con relativa facilidad se erigen en oraciones, párrafos y artículos que disfrutaís quienes me visitais e incorporáis a vuestros blogs.

Es ardua la tarea que me impongo. Pesada en la ejecución. Lenta en la reflexión. Inmensamente dichosa en la ejecución. Cómo todas las cosas bellas que salen de la mente de los hombres y que colorean con trazos brillantes los retazos de vida gris que nos provocan el dolor, convergiéndolas y cambiándolas por alegres atisbos de esa vida que se nos presenta cómo ilusión inmejorable y digna de hacernos luchar para emprender el mejor camino. El de nuestra propia dicha.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Supongo que a pesar de haber pasado algún tiempo desde que ud escribió este artículo, aun sufre el calor en el cerebro, especialmemnte con el último párrafo, hasta me lo aprendería de memoria.

Anónimo dijo...

Bueno, no pretendía pasar por anónimo en mi anterior comentario.
Justino Renée Morales
justinoreneemorales'blog

C S Peinado dijo...

Pues le agradezco en el alma sus comentarios, aunque a ciencia cierta no se si son a favor o en contra del escrito, pues lo de calor en el cerebro... En fin, lo importante es que haya participado y eso me alegra mas que cualquier otra acepción o interpretación del artículo

Anónimo dijo...

No Señor...,
¿Cómo podría ser en contra, si es que suena a algo así como poesía libre? Y nó, si es que me gusta sobremanera su forma de escribir!!!
Justino.

C S Peinado dijo...

Ahhhh. No, no es poesía libre, es mi sentir que sale así. Yo comprendo que, si bien tengo cierta dotación para escribir, en modo alguno podría dedicarme a la poesía pues eso es el más alto de los niveles a los que puede optar una persona con la cpacitación adecuada para escribir. Me alegro que le haya gustado mi artículo entonces y espero tenerle por aquí a menudo y si desea usar alguno de mís artñiculos o precisa de alguno en especial no dude en hacérmelo saber que no tendré reparo alguno en ponerme a ello.

Muchas gracias por sus comentarios y por su puesto lo que en ellos me relata.

Darle Caña a ésto: