lunes, 23 de mayo de 2011

El pez chico se come al grande.

Catalán, castellano o checoslovaco... ¿Qué más dá?
Advierto. Voy a hablar de Cataluña. Asín que gentes del mundo que os sentis ofendidos sólo con oir el nombre, ya sea por odio o por que se escribe en tu pueblo Catalunya, estais advertidos. Prefiero advertirlo y que empeceis ya a llamarme facha, españolista o lo que querais pues yo seguire hablando de esa tierra y amándola cómo española que es.

Dicho lo cual paso al motivo que me hace estar a las diez de las noche de un lunes en el que me encuentro superbaldado de los veintitantos días que llevo trabajando a piñón. Tal motivo es  el catalán. Así es, el farfulleo de... Rubiales, el que cascó tras ciscarse en la prostituta España y yo que me alegro. No voy a menospreciar esa bella hablada romance y latina inentendible por cualquiera que no sea catalán y por el cual sólo puedes pensar cuando te hablan en el mismo "tu puta madre por si acaso". No me desagrada ese dialecto. Es más, me parece singularmente sonoro. Cómo si hablaras con la boca llena de nueces y escupiendo mucho. En sí es lo que a cualquiera que no sea de nuestra querida Cataluña, con ñ, le parece. Es algo de tal complejidad que sólo los payeses lo hablan con corrección, pues de toda la vida de Dios, ha sido el catalá un hablado de pobres y labriegos, mientras los hacendados, industriales, los ricos y cultos han mandado a sus hijos a estudiar en castellano, ¿Por qué sería?

Quizás porque si su hijo se iba a cualquier sitio, era probable que pudiera entenderse con la lengua, esta sí, de Cervantes, pero si empezaba a hablar en catalufo pues quizás le dieran de hostias en nombre del Honorable. Esto hace que nuestra querido dialecto periférico sólo se mantenga abase de subvención, Subvención de la Generalidad que por cierto da mucho a España, pero en estos tiempos de crisis, cómo todo el mundo, tambien recibe de Madrit y que sirve no para pagar hospitales, crear empleo o prevenir la islamización del territorio. No. Sirve para que los zagales aprendan a ciscarse en la colonizadora España en la lengua de... Joder, ¿Algún autor en Catalá? Es algo así cómo mantener los toros. Es algo destinado a desaparecer y en esto si que le reconozco a mi querida Catalunya que se los haya cargado. Los toros tipo spanish party, porque de hijoputas está el mundo lleno y se supone que los Correbous son adalices de la defensa del medio ambiente y de la defensa de los animales.

Así las cosas y viendo que tal y cómo pasó en Euskadi con las Ikastolas, el idioma del imperio se desvanece pues no hay Cristo que le vea la utilidad ni aún en Catalonia.Por ello las multinacionales se piran pues pasan mucho de imprimir en catalá las instrucciones y papeles de la companía. Se jode el cine porque no hay ni un cristiano que vaya a ver a Brad Pitt hablar con acento del Penedés. Y el Catalonia is no Spain lo escriben en inglés pues así se entiende. ¿Cómo se pone en polacoespañol? Por todo ésto el lenguaraz de éstas tierras españolas se hunde y claro. En tiempos de crisis, hay que moverlo, hacerlo crecer, ¿Cómo? Pues proponiendo que en España se estudie, en la enseñanza reglada, la lengua de... Pufff.

Esa es la genialidad que propuso la consejera de cultura catalana. Consejera será pero de cultura poca. Pues cómo el nacionalismo se cura viajando y ella parece que no ha ido ni a Hospitalete. No sé cómo se llama esta ¿señora? ni falta que me hace. El que tenga dudas que la busque en el internete, pero sólo la propuesta es para meterla en los libros de Historia. ¿Se imaginan a un cañi del polígono Calonge de Sevilla hablando en catalán con acento de las tres mil viviendas? Dice la buena señora que si todos hablaramos Catalá la convivencia sería mucho mejor y no veriamos tan raro a los catalanes. Es cómo ese gachón que dice que si en Madrid no hablan en catalán porque en Barcelona tienen que hablar en castellano. El concepto País- Comunidad Autónoma e Idioma Oficial y dialecto chapurrero no lo deben tener demasiado claro. O aún teniéndolo claro tienen más moral que el alcoyano y creen que verdaderamente van a conseguir la ¿Independencia? de España. Ojalá.

Es triste que un gobierno se dedique a estupideces cómo éstas. El despilfarro ha llegado a un punto tan preocupante que veremos a ver si tenemos marcha atrás. Hablemos el idioma que queramos señores pero sin dedicar pastizales a tonterias. El estado del bienestar ya no esxiste y hay que salvar los muebles y, en verdad os digo, que no lo haremos dedicándonos a fracturar enlugar de unirnos.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

2 comentarios:

Herep dijo...

Buenas, bloguero
Comentarte que yo nací y vivo, aún, en Cataluña. Y digo aún... pues no me han echado todavía.
Que se hablen mil lenguas para mi no es problema. Que me impongan en qué lengua hablar o relacionarme con mi entorno, eso sí que es un problema... y mayor agravio pues el español es la lengua oficial.
Pero en Cataluña pasa una cosa extraña, pues el pueblo vive en un mundo paralelo (el famoso Mátrix catalán), donde la mentira y la deformación de la realidad están a la orden del día.
La Consellera de Cultura? Vaya pedazo de petarda... pero así están aqui las cosas... seguro que es prima de alguien.
Caspa nacionalista... y racista, no lo olvides. Para ellos España es un accidente, y los españoles, unos bárbaros.
Como puedes ver, argumentos muy cogidos con pinzas, pero que valen a este valeroso pueblo para llorar, llorar y sentirse víctima del mundo.
Saludos

C S Peinado dijo...

Bueno, yo opino que las Crisis económicas son el mejor remedio para las estupideces quenos invaden en lasrelaciones con Cataluña. Es cuando mejor se ve en que va el despilfarro público y en Cataluña, enfocándonos en el tema lingüistico es escandaloso.

Creo firmemente en una España unida y para ello es preciso tratar a Cataluña cómo parte de este país. Todos sabemos que los nacionalismos de nuestro país simplemente son gilipolleces con pocos años que emanan de la crisis del 98 y es lo que hay que cambiar. A mi no me importa que hables en catalá, galego o euskaldún, lo mismo que el que se la quiera cascar con dos piedras es libre de hacerlo. Mi molestia emana del hecho que supone que, expresarme en mi idioma oficial sea un impedimento en zonas d emi mismo país porque los politicuchos autonómicos le echan huevos a los nacionales y estos se cagan.

Gracias por tu intervención.

Darle Caña a ésto: