jueves, 17 de mayo de 2012

El necesario uso de la Fuerza.

Ya va siendo la hora de tomarse la revancha...
No hace ni tres años, me soltaba yo a la tecla opinando sobre el continuo y eiterado ataque por parte de la policía gibraltareña a las patrulleras de la Guardia Civil que realizaban su trabajo en la Bahía de Algecíras. Por aquellos tiempos, el Bufón Mayor del Reino campaba a sus anchas por el terruño patrio y no quería, porque España ya estaba para el arrastre, tensar la cuerda con un Reino Unido que, en ningún momento dudó en apoyar a la policía con patruyeras de la Royal Navy. Para colmo, Desatinos, ése ministrable de amargo recuerdo y que ojalá haya sido destinado a la Luna, se paseaba por La Roca certificando lo que tres siglos de historia nunca habían consentido ninguno de nuestros buenos o malos gobernantes, recononocer a la Colonia cómo una parte con voz u voto en un contencioso iniciado en mil setecientos trece de mano de nuestro primer, e inútil Borbón. Aquellos tiempos, Gibraltar podía tranquilamente expandirse sin que aquí nadie dijera ésta boca es mía.

Tiempos Hostiles.

Era Caruana quien meneaba por entonces el cotarro en el forúnculo inglés que España tiene al sur cómo un mal sarpullido. Se coreaba aquello de la independencia de la Colonia y se enardecían los ánimos mientras llegaban, con cuentagotas, las noticias de que la Guardia Civil tenía órden de callarse ante los ataques, de cómo la Royal Navy hacía prácticas de tiro contra boyas con los colores de España, de cómo el almirantazgo reconocía cómo suyas tres millas de agua cuando el tratado de Utrecht sólo reconocía las aguas del puerto y el ministerio de Exteriores decía que sí, que vale, que bueno. Hubo incluso un encontronazo, con fuerzas militares británicas en que los soldados quitaron el seguro de la ametralladora mientras la Guardia Civil sólo podía volver por donde había ido, hacer el informe de turno y después ir a matar las penas a la tasca más próxima a la comandancia. Gibraltar y con él el Reino Unido mandaban en el Sur de España.

Ahora es Picardo, gran enemigo del anterior quien, creyéndose el Maharajah de la Roca hecha Picón decidió tensar un poco más el alambre en la creencia de que Londres seguiría aplicando la máxima de a por todas con España. Por ello, pasóse por el arco del triunfo los acuerdos con las cofradías de pescadores de la Línea y Algecíras, respetados desde el noventa y nueve, para pescar en la punta de tal grano en nuestro culo. El resultado ha sido que Margallo, a la sazón el único ministrable que parece servir para algo en el Gobierno, Montoro lo intenta pero las autonomías ya se le han subido a las gafas, ha puesto el grito en el cielo, ha unido la causa al hecho de que el príncipe tocapelotas británico vaya a venir a dar por saco y ha soltado a una Guardía Civil que se ha tirado siete años con la correa puesta para que haga lo que mejor sabe hacer. Dar por el saco.

Tiempos anocrónicos.

El caso es que no es suficiente tener el forúnculo y que la Guardia Civil siga dándole al manubrio del gibraltareño medio pidiéndo la documentación a todo el que entre o salga del Peñón. Tampoco es muy lógico que la Guardía Civil patrulle por allí a ver si viene la policía a echar a los pescadores. El Peñón es un anacronismo que, cómo impera la lógica, tiene que desaparecer. Y todo está en la mano de nuestro gobierno que, no tendrá dinero para hacer carreteras, pero que debería empezar a invertir en recuperar la dignidad nacional  que desde la muerte de Cara Garbanzo ha sido moneda de cambio ora con Yanquilandia, hora con el Norte de los Pirineos, Ora con los fumetas del Sur. Hay que reconocer el pollo que montaron los marroquíes cuando Juanca y Sofi se dejaron caer por las ciudades autónomas. Desde la llamada a consultas al embajador a las manifestaciones "espóntaneas".

Claro está que hacer una manifestación patriótica no es algo demasiado fácil. El miedo a ser llamado facha ya le está pasando factura a las concentraciones del día veinticinco. Pero si sería conveniente que el Tratado de Utrecht reconocía el Peñón, el pueblo y las aguas del puerto. Que su aeropuerto está en un istmo que es Español y que siguen ensanchándose y expandiéndose en aguas legítimamente españolas. A tal fin, el paraíso fiscal, pues no creo que vivan del turismo que genera tirarles cacahuetes a los monetes (los únicos de Europa), debe de empezar a ser presionado, cómo parte de un estado miembro, por las leyes fiscales Europeas. Además, puesto que no tienen aguas territoriales y los buques que arriban allí tienen que pasar forzosamente por aguas españolas, papeleo a tutiplén y sanciones cuando corresponda.

La verja, otra vez.

No creo que sea necesario cerrar la Verja otra vez. Eso nos sería contraproducente, pero si pedir papeles a todo díos. Por supuesto echarle huevos de una vez y mover la Armada que se nos está apolillando y controlar todos los buques militares que nos quieran colar y meter el gambazo con la vulneración de nuestras aguas territoriales. Del mismo modo, proceder así con todo lo que vendamos y compremos, con sud líneas aéreas, con la aplicación taxativa de la normativa de Medio Ambiente y si hace falta con la retirada del Embajador. No comprendo el tenerle miedo a un país que pocas veces nos ha vencido en algo y que si se llevó el premio en Trafalgar fue por la incompetencia del Gabacho que nos mandaba y que sorteo, al cañonazo, a toda nuestra flota. A cambio, Tigre, se cobró el brazo de Nelson en Tenerife. Ya es hora de dejar de ser buenos, pues siéndolo es cómo nos ha ido tan mal. No sólo nos enculan, sino que, además, nos toca pagar la vaselina.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

7 comentarios:

Candela dijo...

Los ingleses lo hacen todo por la brava y eso exije medidas contundentes que no van a tomarse porque, en realidad, La Linea no le importa a nadie. Si fuera así se cerraría la verja y se bloquearían todas las actividades posibles, dificultando el resto y, ya está.

El resto son ganas de marear con este tema. Ya se que actualmente existen otras prioridades pero ya que lo retoman que no se queden en medias tintas,.

Lobo Solitario dijo...

El "buenismo" nunca ha sido opción.
En este pais tendemos a confundir ser demócratas con ser tontos y ser tolerantes con ser cobardes.

Agustin dijo...

Cualquiera se manifiesta por Gilbraltar.Seras tachado de falangista por muy poco digo yo,un saludo,

Herep dijo...

Los ingleses han sido siempre unos piratas, CS. Su "glorioso" imperio siempre ha sido a costa del saqueo y la explotación.
Son, junto a los franceses, poseedores de una gloria que para nada es merecida.
Ellos son los verdaderos protagonistas de la Leyenda Negra.

Ahora, el ministro Margallo tiene que seguir tensando la situación hasta demostrar que, una colonia en un país aliado, en pleno s. XXI, es un anacronismo más grande que toda la Roca en si.

Como bien dices, ya va siendo hora de recuperar lo que nos pertenece.

Un abrazo, figura.

Maribeluca dijo...

Voto por dejarlos encerrados con los monos y tirar la llave al mar.

Saludos

José Luis Valladares Fernández dijo...

Creo que se impone el cierra de la verja y prohibir hasta que los aviones ingleses que van al peñón sobrevuelen el espacio aéreo español.Hay que dejarlos aislados del resto del mundo civilizado.
Con Zapatero y Moratinos retrocedimos muchos años.

Un abrazo

chisco dijo...

¿ A qué esperamos para aliarnos con Rusia ?. Solamente Rusia puede defender nuestros intereses en Hispanoamerica. China,aliada de Rusia, es el banquero del Mundo.
Sacar a los EEUU de Rota y permitir una base de Rusia y nos libran de los ingleses por la via rápida. Putin nos puede asesorar de como tratar a los independentistas. El siglo XXI es el siglo de China y Rusia. No sigamos apostando al caballo perdedor, EEUU.
Enhorabuena por el blog.

Darle Caña a ésto: