martes, 8 de mayo de 2012

En el día de Europa.

Hoy, amiguitos, ocho de Mayo, conmemoramos el Día de Europa. En sí, es un día más pues en los tiempos que corren, hay más causas que días hábiles y al final, en lugar de días, habrá que dedicar una hora a cada cosa para poder acoplarlo todo. Si señor, hoy es el día de Europa. Y ¿Qué es Europa? Pues en sí es un estado supranacional, compuesto por otros paises, pretendidamente soberanos que comparte un parlamento, una moneda y una comisión sin adaptarnos a ser, en verdad, una Unión completa. En sí y hablando en plata, es una forma de unir a países que llevan toda la vida de Dios dándose de ostias para ver quien puede con quien para seguir dándonos de puñaladas para ver quien la hace más grande a nivel económico y ver, en consecuencia, quien paga el pato. Todo en un territorio que, en su tiempo, fue propiedad de unos pocos reinos, cómo España, Francia, Austria e Inglaterra y que ahora aglutina, cada vez más paises con historias tan  ricas cómo enfrentadas. 

Confederación Europea del Carbón y el Acero.

No creo que cuando el Benelux, Francia, Alemania e Italia fundaron la CECA para darle vidilla a las exportaciones referidas en el resto del mundo, pensaran en llegar a ésta mamonada de quiero y no puedo que tenemos ahora. Simplemente la Comunidad Económica Europea surgida unos años después, perseguía potenciar el comercio y la unidad económica para ocupar su sitio propio entre los dos polos de influencia habidos hasta entonces, Estados Unidos y la URSS. Obviamente y para nada, se pensaba en llegar a nada más que a una unidad de acción para mejorar el comercio y mucho menos, creo yo, se pensaba en una moneda única, un gobierno único ni mucho menos lenguas comunes. La Unión pretendía llegar a ser cómo los Estados Unidos pero federando naciones de muchos siglos de historia en la cual la misma entraba en muchas ocasiones en conflicto. No puedes pedirle a Francia que se lleve de puta madre con Alemania tras dos guerras mundiales y haberle quitado la Lorena de buenas a primeras.

Asi que con el concurso de Yanquilandia y el retroceso de Comunilandia, a Unión Europea se hizo posible, pero tan mal que, para hacer lo que se hizo, más valía haberse estado quietecitos. Virgencita, virgencita, que me quede cómo estoy. A quien tu le dijeras cómo iba a estar el patio hoy, con la mitad del cotarro quebrado, el resto en curso, con la unión monetaria en entredicho y cada cual tirando para su lado, que te decía que eso no te lo creias ni tu. Y es que tendría toda la razón, pues no es lo mismo nadar en la vorágine de la abundancia económica que estar a verlas venir, con el paro in crescendo, la industria en retrocesión y la credibilidad de una Unión que se desangra en entredicho. Eso sin hablar de la crisis energética a la que quedamos sometidos por nuestra ausencia de fuentes de energía fósil, la poca afinidad por la energía nuclear y lo carísimas e ineficientes que están resultando ser las energías alternativas. Europa esta manga por hombro y todo lo trae el hacer algo que está viciado desde el principio.

O todo o nada.

Yo me considero un buen patriota. Mi país me duele muchísimo y soy consciente de su pasado, su historia y sus circunstancias. Lo mismo que creo que fuimos un gran país, considero que la situación en la que nos encontramos inmersos es consecuencia y culpa de todos y cada uno de los españoles y que nuestra pertenencia a la Unión Europea sólo puede y debe obedecer a una estrategia para consolidarnos cómo parte de un estado mayor. No tiene sentido, y lo he dicho muchas veces, ceder soberanía en lo económico y que los alemanes nos digan en que tenemos que gastar nuestro dinero si después eso no revierte en nuestro beneficio cómo parte de la Unión. No tiene sentido consolidar únicamente una especie de caja única, con una única moneda y una única llave, la del Banco Central Europeo si después hay veintisiete paises emitiendo deuda por su cuenta, haciendo política por su cuenta y bajándose los pantalones para ver quien tiene el ojete más dado de sí.

Bruselas es la capital de Europa pero no debemos engañarnos. Es la capital de una Europa dictatorial donde lo que dice la Comisión, que por otro lado no ha elegido nadie por sufragio, es ley. Eso crea una inseguridad tácita en la población que no entiende que esté votando a un presidente del gobierno que no siga los deseos de su pueblo sino los dictámenes de un poder en la sombra que amenaza con revertir a Europa a la época del Sacro Imperio. Si Europa tiene que unirse en todos los sentidos creo que todos lo veríamos con buenos ojos. Un gobierno, una moneda, una Constitución. Supongo que será muy difícil vencer la resistencia a dejar atrás toda la parafernalia nacional de cada uno que cree que estar en la Unión será siempre que servir a su sacrosanta madre Patria. Pero es un error enorme no querer superar todas esas nimiedades si a cambio conseguimos un mercado más poderoso, unas garantias de bienestar más asentadas y un auge industrial, agrícola y turístico que sirva a todos por igual.

Sólo es mi opinión.

Así que si, hoy es el día de una Europa que, tal y cómo está planteada, corre hacía su destrucción si, cómo dicen los Griegos, no piensan pagar la deuda que tienen adquirida. Y no la piensan pagar porque no hay nadie, ni mecanismos ni un gobierno supranacional que les impela a hacerlo. Del mismo modo, los secesionistas nacionalistas de cada una de las partes de ésta Unión de pega en la que nos toca sufrirlos, seguiran poniendo palos en las ruedas de todos dándonos de bruces contra el suelo cada dos por tres. Quizás debieramos empezar a dejar de mirarnos tanto el ombligo y empezar a sentirnos más orgullosos de la bandera azul de estrellas amarillas. Hacer un poco cómo hacen los yanquis y comenzar a sentirnos más Europeos y menos de nuestro cortijo particular hasta poder acoger cómo algo propio y normal un sistema en que los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial se ejerzan de y para Europa y poder así, empezar a ser de verdad Europeos.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

6 comentarios:

Wittmann dijo...

Estimado amigo Peinado.

Me llena de orgullo y satisfacción... digo, me ha alegrado mucho ver tu comentario en mi blog, porque tus palabras constituyen prueba fehaciente de algo hago bien estos lares. Lo cierto es que me he embarcado en un proyecto personal que me ha obligado a ser más selectivo con mi tiempo libre y a qué lo dedico; mi blog y los comentarios que por la red voy esparciendo lo han pagado. Pero tus palabras, créeme, han generado nuevas fuerzas en mi espíritu bloggero. Prometo retomarlo lo más pronto posible.

En cuanto a lo del día de Europa, pues concuerdo contigo profundamente toda vez que el espíritu meramente incentivador del comercio en la Europa de los '50 se ha tornado en una vorágine destructora de las soberanías europeas. Ha tocado y prácticamente hundido a estas atacando su flanco más débil, el económico, dejando a todas ellas sin poder de decisión sobre sus recursos y ha hipotecado sus sectores productivos (díganselo a los pescadores o a los ganaderos españoles). Pero de lo triste de esta nueva Europa llamada Unión Europea, en la que entran y van a entrar países que carecen de valores occidentales, es que su día se celebra en una fecha en la que se conmemora el final de la mayor de sus destrucciones. Paradógico que entonces, como ahora, todo comenzase con una crisis económica.

Un saludo.

George Orwell dijo...

Ya sabía yo que no había nada que celebrar hoy ;)

OFF TOPIC ¿Sabes que te sale un banner de anuncios cada vez que comentamos?

SMG dijo...

Genial, como siempre.

Lobo Solitario dijo...

Has dado en el clavo: O Europa avanza hacia una unión efectiva arrinconando o expulsando tanto a países díscolos como a nacionalismos anacrónicos o estos acaban con la CE, no hay alternativa. O hay federación efectiva y real, en que el parlamento europeo imponga la norma país a país o volvemos a los tiempos de la serpiente monetaria y la comunidad del acero y carbón.

Candela dijo...

Hablas de un bello ideal CS, pero en Europa aún existen Estados soberanos que piensan seguir siéndolo durante mucho tiempo y que no tienen nuestros problemas con los nacionalismos. Sobrevivir como estados y ser líderes es su meta, a costa de enterrar a los más débiles. A nadie le importa lo que pase en un pequeño rincón del mundo llamadao España, salvo a nosotros.

Europa es la madre, pero también el monstruo que puede devorarnos si nos quedamos rezagados.

Maribeluca dijo...

Es evidente que la idea original de los padres de la cosa poco o nada tenía que ver con esto y tampoco se puede esperar casi nada de quien no tiene claras siquiera sus raíces...

Dicho esto, habrá que intentar salir del atolladero como mejor podamos ya que estamos embarcados.

Darle Caña a ésto: