sábado, 1 de diciembre de 2012

Gracias, Ciutadans.

Foto de Internet. Logotipo de Ciutadans.
Creo firmemente y además lo creo con convicción que, el futuro de la política en España, pasa inevitablemente por dos corrientes muy diferenciadas que ya nada tiene que ver con ideologías de izquierdas o de derechas. Dichas corrientes son, dicho de manera cruda, la resucción de las dos tercas Españas en una suerte de confrontación entre los defensores de la Nación y los que desean firmemente de su disolución forzosa y además, de la manera más humillante posible. La mejor de las muestras que podemos observar sobre lo que es ésta disquisición, es la lucha por el soberanismo que se libra dura y estúpidamente en Cataluña, de suerte que, ni los mismos votantes parecen saber que quieren, pues si bien todos parecen querer la ruptura de España, no hacen ni anteponen los medios para conseguirlo, pues del mismo modo que en España se impuso el PP con el voto masivo para contrarrestar la debacle de zETaparo, si en Cataluña hubieran querido una ruptura radical todos hubieran dado a Mas su ansiada mayoría absoluta.

El fracaso del soberanismo.

Recordemos que en Cataluña han ganado las fuerzas independentistas, que no el soberanismo. Para que ésto hubiera sido factible, el soberanismo habría de ser dirigido por una opción fuerte, cómo Cagats i Undits, que deberían haber conducido a la Arcadia catalana a su puerto, un estado símilar al nazi, donde cualquier corriente que fuera en contra o cuestionara lo catalán sería, simplemente, erradicado cómo los nazis intentaron hacer con el Pueblo Judio. Por contra, los más radicales han votado a Estamos Realmente Cagados mientras que los moderados han huido a otras opciones políticas dejando el mensaje claro de que no quieren dejar de ser españoles por la mera razón de que, ni es el momento económico para poder independizarse, ni quieren quedarse sólos cómo una especie de suiza a la islámica en un maremagnum de paises que siguen luchando contra viento y mareas con el único objetivo de unirse cada día más. Lo que parece haber comprendido Euskadi que no habla de irse, parecen que los nazimbéciles siguen ignorándolo.

Por contra, si hay alguién que ha ganado las elecciones, si bien someramente, ha sido Ciutadas. El partido de Albert Rivera, con sólo veinti cunco mil euros de presupuesto, ha triplicado su representación en el parlamento catalán en lo que es una progresión sin precedentes en éstas elecciones a la reespañolización de un territorio que se empobrece a razón de doce mil millones de euros al año. No es una cosa baladí pues la descomposición de la corriente antiespañolista es evidente, al tener ahora cuatro fuerzas, CiU, ERC, IVC y CUP de corte radical-independentista-imbecilista a la que se podría unir sin problemas el PSC, pues el sucialismo se va apegando al aire que mejor ventolera le deja, intentando liderar un proyecto nacido fracasado sin saber cómo cada cual va a apostar por el mismo. Mi primera impresión es que las medias no son buenas ni para las mujeres y con semejantes socios, el tema de la independencia es tan sumamente improbable cómo que el PP gane alguna vez las eleccciones en el territorio catalan.

Ciutadans y su milagro.

Así podríamos llamar al progreso, de un tresciento por cien que Albert Rivera ha esperimentado con su formación, pasando de tres a nueve diputados en un número que supone de hecho, casi el veinte por ciento de diputados que ha obtenido Mas al comerse la mierda que se ha comido con su experimente mayoría-absolutista. Mientras el Honorable hijo del defraudador con cuenta en Suiza se pegaba el batacazo por la lógica de que si estás recortando en bienestar para alimentar a tu Corte no te va a votar ni Dios, Albert despegaba en lo que parece, será una senda de crecimiento en pos de la defensa de Cataluña, cómo su tierra natal, España cómo su país y Europa cómo su futuro. Porque recordemos que sin España, no hay futuro en Europa, pues ni Francia va a paerdonar las ansias soberanistas sobre la Catalunya du Nord, que pretenden anexionarse en conjunción con Valencia, Franja de Poniente y Baleares, ni España va a permitir que un estado nacido de las ansías de tapar miserias de sus dirigentes comparta estatus, al menos de inmediato, en el Consejo de Europa.

Los nazimbéciles seguirán con sus ideas, de eso no podemos dejar de estar seguros, pero por contra, Ciutadans sigue con un camino abandonados por todos los demás en el propósito de ser más papistas que el Papa o lo que es lo mismo, más nazimbéciles que los nazimbéciles mas recalcitrantes. De hecho, la única opción válida hoy en día para que Cataluña siga siendo española es el partido de Albert. Su discurso, al menos de momento y si no se malea en función de futuros resultados electorales, está claramente alineado con una Cataluña real, que padece el problema del paro, de la sobredimensión de una administración autonómica tan obsoleta cómo adoctrinadora e incapaz de resolver los problemas del ciudadano catalán mientras permite que sus cúpulas directivas, afiliados, chupapollas y demás peña afín se siga forrando a costa del erario público. El catalán, que se va a financiar televisiones, embajaditas y sistemas nazis cómo Omniúm y el español, que sirve para rescatar al primero pero cuyos fondos no terminan de llegar a los Hospitales y Geriátricos.

Todo un camino por recorrer.

Y es lo que tienen los de Ciutadans por delante, un completo, espinoso y falto de asfalto camino por recorrer. Y está así porque la Generalidad, desgobernada plenamente y durante ésta fanfarronada llamada por todos democracia, por canallas ávidos de su propio bienestar, labrado a costa del trabajo y los impuestos no ya de los catalanes, sino de todos y cada uno de los españoles que van a pagar su deuda, abultada y en crecimiento y su política antiespañolizante con la inmersión lingüistica y la total y absoluta integración de ingentes cantidades de inmigrantes, con intenciones no precisamente de adquirir el Seny catalán, en la zona de Cataluña. Con un partido sucialista en plena descomposición, un partido que emana directamente del Franquismo y que no ha sabido conectar con el electorado menos conservador cómo es el Partido Popular, la formación de Rivera es la única que encarna los méritos y la capacidad suficiente para aglutinar la fuerza de un Pueblo que no desea ser español o catalán, sino ambas cosas cómo siempre ha sido. Desde aquí mi enhorabuena y mejores deseos.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

6 comentarios:

Agustin dijo...

Esperemos que Ciudadanos.Sea el camino para la recuperacion moral y politica de Cataluña,un abrazo.

Manuel Lopez Buendia dijo...

A la Generalitat de Arturito Mas se le complica todo por minutos, esta tarde (Un que abandona el vaixell). Que feo se le pone a MAS despues de la bofetada de Duran, eso te pasa por hacerle caso a los PUJOL.

Manuel Lopez Buendia dijo...

Perdonar pero me deje el enlace atras; http://t.co/Ubi0NiOQ

Xad Mar dijo...

Estuve viendo una película y al apagar el MP se puso el tv. y estaba Albert Rivera en la Noria, solo escuché cinco minutos, pues es un programa que no me gusta y aparte estaba Pilar Rahola con su verborrea que no le dejaba hablar. Pero me pareció entender en esos minutos que tal vez extienda el partido al resto de España.
Normal que le haga caso a Pujol, Manuel, es quien lo puso ahí y le dirige.

Helio dijo...

Quiera o no quiera el Sr Mas, Cataluña está siendo rescatada, Yo creo que con estas elecciones intentaron minimizar la dramática situación económica catalana.
Ciudadanos se ha ganado a pulso el aumento de votantes, Albert habla claro, sin tapujos y llamando a las cosas por su nombre. También creo que puede ser el momento propicio para dar el salto a la política nacional.
Saludos.

DORAMAS dijo...

El tal Rivera, parece ser que aun sigue por el buen camino. Otra cosa es que siga así de por vida. Ya veremos....

Darle Caña a ésto: