viernes, 8 de junio de 2012

Rescatándonos.

Nos lo tomaremos con humor...
Leía con cierta sorpresa cómo un medio nacional certificaba con pruebas que Islandia, el país de los volcanes, estaba ya saliendo de la crisis. Aún cuando el país cuyas chimeneas joden el tráfico aéreo cada vez que se tiran un pedo, estuviera, efectivamente saliendo de la recesión, no creo que sea un ejemplo válido por cuanto ellos tienen mucho frío pero no garrapatas autonómicas y tienen mucha más inteligencia y cordura por cuanto no han dado un euro al sistema bancario y han procesado judicialmente al primer ministro. Visto lo cual España, con su ingente caterva de politicástros inútiles, su sistema financiero podrido desde la raiz, su dignidad por los suelos y sobre todo por su falta de apoyo popular a todo lo demás, está al borde de eso que llamamos ya familiarmente rescate financiero por el cual se aspira a salvar un cuerpo en principio de descomposición con una inyección ultravenosa de ocho mil millones de euros vía FROB que al final saldrá, cómo todo, de nuestros bolsillos.

El hospital de los 500 jefes.

Y es que hay mucha podredumbre en el sistema en el que, cómo balsas a expensas de la tormenta creada por nuestros politicastros más infames para tapar una pequeña galerna, flotamos los contribuyentes. Y digo bien, contribuyentes, esos que, a base de pagar y pagar, mantenemos un sistema que no vemos adelgazar por ningún lado y que amenaza con hacer fracasar cualquier rescate, remiendo o simple costura que pretendan imponernos desde Bruselas con el ánimo de corregir una situación viciada desde hace treinta años en pocos meses. De tal guisa, he podido verlo en uno de nuestros hospitales cuando, tras operar a mi mujer de varices he visto cómo el personal, funcionario, cada vez se esconde menos en denunciar que, mientras a ellos no les van a pagar la extraordinaria de diciembre, en el sistema hospitalario de la Taifa andaluza no dejan de incrementarse los cargos de confianza de suerte que hay más capitanes que soldados.

Ese es el mal endémico de nuestro Sistema Público Sanitario, ese que ahora la Junta quiere blindar para que no les saquen, a patadas, a sus enchufados. El servicio que se preste al ciudadano es lo de menos. Que se mueren en la mesa de operaciones, pues bueno, que se mueran, mientras haya una sucesión casi infinita de mamonacos puestos a dedo y chupando de la teta de la Administración, aquí no pasa nada. Eso sí, cuando hay que recortar al profesional, al que ha estudiado, que yo, cuñado, soy un pobre rústico que no se hacer la O con un canuto pero, primo, que bien se me da trincar en cualquier estamento de éste país. Así son las cosas. Cada vez se menoscaba más el sistema y andamos pidiendo a gritos la guillotina, pero Europa sólo responde que está en contacto con Mariasno y éste sólo sabe decir que todo anda del Carajo. Tanto que incluso Montoro ha enmidecido a pesar que las Autonomías han vuelto a inclumplir los objetivos de deficít.

El día de los Cuchillos Largos.

Al menos el de los tenedores, pues ya incluso el sistema de encontrar pringados para dar servicios de hostelería en bodas y comuniones se va complicando exponencialmente al número de ideas estúpidas que al Ejecutivo se le van ocurriendo para poner remiendos a un sistema en el que el principal perjudicado es, y seguirá siendo, el trabajador, sumergido, claro, al que la Administración ha decidido poner en caza y captura. De hecho, ante un sistema que pervierte y magnifica la degradación del esfuerzo legal para crear riqueza, la ciudadanía no tiene más remedio que torpedear el propio sistema mediante la creación de una red ilegal de trabajadores que, malviviendo, consigan el sustento diario que la Casta, que sobrealimenta a sus afines con el dinero de todos, les niega con una verdadera simplificación y reestructuración de la Administración. Hecho éste que por lo visto también están poniendo sobre la mesa colocándonos a todos en el papel de delincuentes.

De hecho, quizás lo seamos, pues para mañana sábado, que tenemos una boda, no deja de ser irónico que nos veamos negros para encontrar camareros por el mero hecho de que el dueño del Local, viéndolas venir, haya decidido empezar a dar de alta, cosa que nunca había hecho, para que no se le presente una inspección con el culo al aire. Y digo irónico porque sólo hace una semana había verdaderas tortas por acudir a trabajar y ahora, con el conque de que unos andan cobrando el paro, otros mangoneando una pensión o el que más viviendo del subsidio, el caer en las garras de la Inspección de Trabajo les supone perderlo todo al mismo tiempo que supone que el dueño del Salón vea horadado con gran presión su ojete por los adalices de una Administración, sigo denunciando, que pretende poner los puntos sobre unas íes que llevan treinta años a verlas venir. Cómo siempre, en éste país, todo tarde, mal y con prisas.

Cómprate una escopeta.

Eñ otro día en IFEMA la Guardia Civil hizo una buena subasta de armas. Quizás, de tapadillo, se ha decidido ir dando armas al pueblo por lo que pueda venir. Es mejor pegar tu primero el tiro que llevarte el perdigonazo. Además, ya estamos viendo que nos tienen el ojete dado de sí mientras hay quien, sin valer para una mierda, sigue viajando en coche oficial y al precio que está el gasoil. Por ello habrá que ir pensando en comprarse una buena escopeta con gran cantidad de cartuchos. Pillarse un pozo de tirador al lado de un camino e ir trincando a todo el que pase, ya sea dinero, joyas o carne para salazón. Ya saben, por lo de la droga esa que te vuelve caníbal y que han inventado, cómo no en los Iuesei. Hagamos lo que hagamos nunca llegaremos a hacer una aberración tan grande cómo la que nuestros politicastros, con nuestra necesaria colaboración, pues el que calla otorga, han ido haciendo durante más de tres décadas. No nos tienen que rescatar, a éste paso rematarnos y usarnos de estiércol. Qué país.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

4 comentarios:

George Orwell dijo...

Pues me temo que ese día llegará... Y algunos lo lamentarán... Gran post.

Zorrete Robert dijo...

Los que están acojonados de verdad por un posible rescate son los políticos y los banqueros y yo me pregunto ¿Si estos siesos joputas le tienen tanto miedo, se lo tendríamos que tener nosotros?.
Saluditos.

Apañó dijo...

Zorrete lo ha clavado, y a eso precisamente me referí en uno de mis últimos posts.
A quienes más jodería el rescate, y su consiguiente intervención, sería a los políticos parásitos y a la usurera Banca. A nosotros, los de a pie, nos van a crujir a impuestos sí o sí, haya o no haya rescate. Pero con rescate e intervención Europa recortaría los despilfarros políticos y auditaría y vigilaría las "trampas" contables de nuestro sistema financiero. Algo es algo.

Herep dijo...

La clavas con el tema de las escopetas, CS. La venta de armas legales, y en el mercado negro, es lo único que parece funcionar en este país ahora mismo.
Están haciendo su Agosto.

El ciudadano no es tonto y, aunque sea a regañadientes, está dándose cuenta de que todo está desmoronándose.

Un saludo, y buen fin de semana.

Darle Caña a ésto: