domingo, 18 de marzo de 2012

La vuelta atrás del Nazionalismo.

Ando algo sorprendido con esa huida hacía adelante que ha protagonizado en los últimos tiempos CiU. Una huida adelante que a los malolientes españoles ya no nos sorprende y nos cansa y hastía hasta el punto de ir deseando una independencia que nunca llega. La nuestra de esos señores que nos tienen el cerebro garrapiñado por sus continuas contradicciones. Yo no digo que no tengan razón. En todo. Pero si fueran verdaderos patriotas ya hubieran dado los pasos necesarios para convertirse en mártires que inspiren a sus conciudadanos a elevear las armas en el grito independiente por antonomasia y ponerlos a desfilar rumbo al Ebro para, en singular batalla, arrojar a los pérfidos y opresores españolistas, algunos de ilustre apellido catalán mucho más antiguo, arraigado e históricamente anclado en la tierra que aquellos mequetrefes que jalean, por activa y por pasiva, que Cataluña ya no tiene cabida dentro de España.

Senyeras y Esteladas y si me apuran Ikurriñas...

Yo pienso y estaré encantado de ser corregido por cualquiera que pueda rebatirme, que la solución de los nazionalismos pasa inequívocamente por arruinar el país. Antes, esos mismos nazionalismos reaccionaban con las armas reivindicando lo que creían era suyo por la violencia armada. Hoy lo reivindican atacando el sistema económico. Recordemos que el catalán y el euskera, base de las reivindicaciones identitarias de nuestras queridas zonas calientes periféricas se sostienen por la subvención que en ella hacemos todos los españoles, vía impuestos. Sin ese dinero que se destina a rotular, inmersionar, multar y financiar televisiones, grupos y movimientos afines al independentismo, ergo al catalán, el tema se hubiera zanjado hace tiempo. Pero los nazionalistas catalanes no vienen de ahora, ya provocaron la guerra con Francia en mil seiscientos ochenta y por las mismas razones, no poner dinero para recuperar el Rosellón, teniendo que mojarse Castilla, al tiempo que la insultaban.

Y es que la carencia afectiva por algo que no sea el Catalán, sorprende en una sociedad, la catalana, que se caracterizo por ser boyante y emprendedora y que cada vez con más claridad se retrotrae al provincialismo y el catetismo del que adolecen todos los nazionalismos excluyentes. No diré, cómo muchos hacen pulular por la red que es un nazionalismos tipo hitleriano, pues Mas, incluso en sus más tenebrosos sueños, únicamente persigue perpetuarse en el poder para ganar más dinero y no para reivindicar la, por otro lado inexistente, opresión del estado español. Estado del que él mismo es representante y ante cuyo Monarca tuvo que jurar su cargo, por lo que a cada paso que da, en una dirección expluyente, es un acto de traición en el cual ya debiera estar ahondando la fiscalía para tomar cartas en el asunto. Lo bueno y la suerte que tiene Mas y la caterva que lo jalea, es que el buenismo no se ha ido con zETAparo y sigue instalando en un gobierno que cada vez es más complice de traición.

Problemas que no se diluyen.

Cómo todos los que hemos sido niños y hemos roto algo y nos hemos escondido esperando que el problema se resolviera sólo, el gobierno anda enfrascado en la economía con la ídea de que todos los demás problemas que el anterior ejecutivo, que son legión, nos dejó. El problema es que, cómo las bolas de nieve descendiendo por laderas empinadas, esos problemas, lejos de difuminarse, se van haciendo cada vez más grandes y el Catalonia o Vasconia, el hecho de que ultrajar la bandera, el castellano o violar los derechos recogidos en la Carta Magna sean ya una constante mientras se nos insulta, se nos acusa de todos sus males, se nos dice que somos expoliadores y se hacen con el victimismo cómo algo propio y sustitutivo del Seny. A mi, personalmente todo eso me da igual, comprendo que el politicastro nazionalista cómo el que no lo es debe crear incertidumbre y populismo para seguri siendo votado y que eso es algo que a los que sabemos algo de éste mundillo no debería sorprendernos.

Lo que quizás si me sorprenda es esa suerte de crispación que convierte algo somero en una preocupación que no es cosa baladí. El artículo ciente cincuenta y cinco de la Carta Magna previene lo que hay que hacer con las autonomías díscolas, pero es tanto el miedo que a esos nuevos califatos taifales se les tiene que la interpretación de artículos o sentencias se hacen en función de no ofender a sus politicastros mientras, a la vez, se pisotean sin escrúpulos, los derechos de los ciudadanos. Porque cada cual debe elegir si quiere hablar en catalan, inglés o castellano, pero debe de poder elegirlo, porque sino se llama imposición y una imposición no es algo propio de una democracia, sino más bien algo característico de una dictadura, por lo que ya saben las buenas gentes de los terruños provincianos periféricos lo que les espera cuando sean repúblicas socialistas independientes. O quizás yo me equivoque y sean democracias occidentales plenas y libres. Que todo puede ser.

La Constitución a la basura.

Es lo mejor que podemos hacer con ella. No sirve para el actuar desestado autonómico. Nadie respeta lo que dice y la verdad, creo que a fecha de hoy, pocos se identifican con un Tribunal que interpreta según le viene en gana y que donde dice "será deber" interpreta "puede ser de un modo o de otro dependiendo de la comunidad en que residas". Es tragicómico que una Constitución se arrogue el papel de igualar a todos los ciudadanos de un país y que al mismo tiempo aquel que debe de velar por su cumplimiento lo haga en función del dialecto que farfulles. Por eso es mejor tirarla y hacerla nueva y poner bien clarito quien tiene el derecho a sodomizar a quien, sin ambages, certificando así que hay españoles de primera, de segunda o de octava, tal y cómo castas hay en la India. Sería el acto más honesto que podrían hacer los padres de la patria, certificando así lo que todos sabemos y es un clamor a gritos, que ellos miran por su bolsillo, por llenarselo a nuestra costa... Lo demás es simple demagogia.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

15 comentarios:

OPin dijo...

Realmente estoy aprendiendo mucho sobre la situación de España (donde tengo a mi familia) , aunque sean cosas problemáticas o tristes.

Un abrazo.

Ocón dijo...

Yo no digo ná, CS, ¿pa qué?

Candela dijo...

Pedro, con la Constitución que sea, si no se cumple ni se hace cumplir ¿para qué la queremos? Si las decisiones duras o conflictivas se van posponiendo e aras de la paz social, al final estallará la guerra, no lo dudes.

A un gobierno no se le puede tolerar que confraternice -como el de ZP- o tema a los nacionalistas, el resultado es el mismo, es el sufrido ciudadano normal el que se queda solo ante la imposición y a eso sí que no hay derecho.

Natalia Pastor dijo...

Los nacionalsimos son un cáncer que,tarde o temprano, acaban provocando una metástasis en el resto del territorio nacional a través del chantaje, las quejas y reclamaciones permanentes y la exigencia de nuevas y matores competencias, rayanas ya en la independencia.

A eso se le une la persecución del español, la destrucción y prohibición de todo aquello que conforma nuestro acervo cultural común -por ejemplo, los toros-, el aldeanismo intrínseco y estigmatizador que conlleva todo nacioanlismo periférico.

Tarde o temprano habrá que tomar una solución definitiva frente a este desafío y situación cansina e insostenible.

Lobo Solitario dijo...

Siempre volvemos al mismo punto: reformar la constitución, la ley electoral, la ley de partidos,... ¡Pero ninguno lo hace...y me temo que jamás lo harán!
En realidad les interesa a todos, PP incluido. La democracia a la española es en realidad una partitocracia de reparto de intereses pensada para que "todos ganen", todos, menos el pueblo soberano. Y lo digo con conocimiento de causa: Vivir en Cataluña es a día de hoy mucho mas difícil que hacerlo en Madrid, eso siendo nacionalista, ni hablar de aquellos que nos sentimos españoles; pera nosotros es sencillamente infernal.

Zorrete Robert dijo...

¡Coño con la vidente!.

Pues tarde o temprano tendrán que darle cara al problema y cuanto mas tarden peor para todos. Claro que igual están esperando a que los catalanes tengan que venir a operarse a Madrid porque ellos no tienen un puto duro para otra cosa que no sea sus gilipolleces nacionalistas. A veces hay que dejar que las gentes apuren sus estupideces hasta las heces.
Saluditos.

Agustin dijo...

Una vez mas lo digo.El estupido problema se acaba mandando una bandera de La Legion.Todo lo demas es perdida de tiempo y dinero.un saludo.

campoazul dijo...

Te iba a comentar que en vez de avanzar retrocedíamos en este grave conflicto de "lo quiero todo para mi, porque soy mejor que nadie" pero es que realmente estamos en el mismo sitio de siempre, parece que no pasen ni los siglos ni el sentido común... ¡¡siempre igual!!

Besitos.

Maribeluca dijo...

Es un chantaje permanente que ya produce hartazgo, pero más culpa tienen los que lo consienten por motivos electoreros, porque no les hacen cumplir la ley, parecen ser junto a los perroflautas los únicos exentos...

José Luis Valladares Fernández dijo...

Yo creo que un bloqueo de los productos catalanes, comprando exclusivamente productos fabricados en el resto de España, les haría entrar en razones. Porque para los catalanes, ya se sabe, la "pela" es la "pela".

Un abrazo

Urdanautorum dijo...

Estoy de acuerdo con tu entrada.
Es comprensible el cabreo de muchos españoles por las contínuas estupideces de los catalanes nacionalistas -importante es siempre acompañar el determinativo nacionalista al adjetivo, para no confundir al respetable, dar infulas a quienes ofenden y respetar a los españoles catalanes-,pero los verdaderos culpables de que este dislate haya alcanzado niveles tan alarmantemente peligrosos, es de los distintos gobiernos que hemos tenido, empezando por UCD con Suarez, cuando cedió al nuevo decreto del bilingüismo (ya existía uno en el régimen anterior), con Roca Junyent por la investidura de aquél.
Una simple nota, de esas que no se sabe quién ni de dónde sale, en la que se haría saber que SM había hablado telefónicamente con Jordi Pujol llamándole la atención por la sarta de tonterías que está soltando, bastaría para poner en pie frente al nacionalismo a muchísimos catalanes que no se enteran de la misa. Eso es más efectivo que los discursos recordando la unidad de la patria, frases que estos no respetan y se las pasan, hablando en plata, por el culo. Aunque hoy, lamentablemente, convendría esperar hasta ver el desenlace del yernísimo.
Todos sabemos que en una democracia cualquier ciudadano tiene derecho a expresar sus ideas, aunque sean separatistas, pero siempre respetando las libertades del prójimo y la LEY, sin insultos ni falacias, lo que no sucede en España y produce enorme daño al pais. Continuando así habrá paises que hablarán de los sediciosos como patriotas oprimidos por el estado, al igual que sucedía -y ahora vuelve- con la imagen de ETA en determinados paises occidentales y europeos hasta que el gobierno de Aznar lo solucionó, y posteriormente gracias al de Zapatero se enmierdó.
La situación es muy grave y deben coger al toro por los cuernos; estamos a punto de cruzar la linea roja.

El sibarita pobre dijo...

En el país en el que vivimos a día de hoy es imposible intentar modificar la Constitución sin que sea peor el remedio que la enfermedad. Si no son nuestros políticos (guiados por unos ciudadanos aún más miedosos con lo políticamente correcto) hacer cumplir la Ley, ¿Cómo van a car una nueva más restrictiva?

Cualquier cambio en la Constitución acabará para siempre con España, mi Patria y la de, les guste o no, todos los españoles.

Lo que hay que hacer es convencer a los "dueños" de la concciencia popular que el nacionalismo periférico es "malo" y que el nacionalismo central no es "facha". Mientras esto, que es natural en cualquier país de Occidente, no se haga es mejor aplicar lo de: "Virgencita que me quede como estoy".

Un saludo.

C S Peinado dijo...

Opin, una situación análoga a la de Argentina, donde el que manda se pasa por el forro de las gónadas al resto de la población, de los cuales precisa, únicamente, el voto cada cuatro años...

Wittmann dijo...

Buenas Peinado.

Cuando un mecánico no sabe reparar un vehículo, la culpa no es del vehículo, ni mucho menos del destornillador. Pues bien, amigo Peinado, la culpa de que España vaya por estos derroteros no es de la Carta Magna, sino de quienes han de aplicarla y hacerla valer y que no hacen ni uno ni lo otro; la Constitución vigente no debe ser desdeñada de tal guisa sino que lo es preciso son unos políticos que la apliquen, que hagan leyes acordes a su espíritu y, en suma, sepan ver donde están los problemas para, mediante el empleo de aquella, erradicar esos problemas de nuestra España sin atender a las conveniencias y amiguismos políticos.

Un saludo.

C S Peinado dijo...

Pues porque no quieras Ocón...

Darle Caña a ésto: