martes, 21 de enero de 2014

Divino Cachondo.

Al margen de la creencia más íntima de cada cual y dejando bien claro que yo mismo me considero creyente en algún tipo de entidad sobrenatural que podría denominar deidad, el todopoderoso ser que podemos conocer cómo Dios es, cuando menos, un cachondo. Y digo bien un cachondo porque ese ser, ya sea divino, extraterrestre, etereo o imaginario al gusto y creencia de cada cual, se tomó muy en serio lo de crear una especie tan peculiar cómo la humana en la que cada individuo es único e irrepetible, capaz de lo mejor y de lo peor, un cachondeo total lo miremos por donde lo miremos. Porque perfectos, perfectos cómo que no sómos. Envidiosos, ambiciosos, vanidosos, embusteros, ególatras, dañinos e incluso sádicos, muy alejados de lo que sería estar creados a imagen y semejanza de un Dios perfecto y bondadoso. Pero también, en alguna medida, solidarios, amigables, preocupados por nuestro entorno, conscientes de que sómos seres gregarios y entregados, también en alguna medida y según gustos y capacidades, a crear un mundo mejor.

Aún así, algún atisbo de divinidad palpita en lo más interno de nuestro ser. Muy dentro, de suerte que lo miremos por donde lo miremos, nuestros esfuerzos por ser mejores, sacar familias adelante, pagar miles de cosas con deplorables sueldos y trabajar sin desfallecer para sacar adelante a algún familiar enfermo no es ser menos que un ser sobrenatural. Vencemos, con holgura, los innumerables escollos que el día a día posiciona ante nosotros. Pero no por ello nuestro divino hacedor, creador, moldeador, arquitecto o cualquier otro apelativo que se pueda aplicar a "Eso", deja de ser un cachondo mental. Tanto que nos hace matarnos unos a otros por pura diversión y por las más nímias razones entre las que se incluyen hacerlo en Su nombre en las pérfidas y mal llamadas Guerras Santas. Nuestro Gran Jefe debe de llevar varios miles de años partiéndose el ojete ante tamaño despropósito, que se otorga el título de centro indiscutible de la Creación mientras no es capaz de solucionar problemas tan básicos cómo la pobreza o el hambre en su propio seno.

Por otro lado nuestra pobre deidad debe de tener ya complejo de personalidad multimúltiple, que le debe de hacer partirse de la risa cada vez que uno de los individuos de la misma especie que conforma la Humanidad le pide algo en un nombre distinto. Es curioso que una especie de seis mil millones de individuos esté tan fracturada que lo único en lo que nos ponemos de acuerdo es que tenemos que matarnos unos  otros para agradar a "Algo". Un ser que a ciencia cierta nos creó cómo mero divertimento y que logró que fuéramos totalmente impredecibles otorgándonos el libre albedrío y poniendo nuestra capacidad cerebral por encima de nuestro instinto más animal y primigéneo. Dios es un gran tipo siempre y cuando no se le pida nada, porque lo más seguro es que se oiga una sonora carcajada y depués se tire un enorme pedo en forma de rayo de imprevisibles consecuencias. Es lo que hay, gran Dios si, pero al sexto día culminó su obra y a partir del séptimo descansó sin fecha de retorno al curro...

Al margen de las miles de millones de personas que veran heridas sus más íntimas creencias con mis palabras y reiterando que me considero creyente en "Algo" que no denominaría de forma fehaciente Yaveh, Allah, Annunaky o Coca Cola diré que en la vida cada uno tiene que avanzar con la Fé de que el día a día saldrá adelante por sí mismo. Por la misma confianza que uno tenga en sí mismo y que su dios, duende, demonio o extraterrestre de cabecera sólo debería servir de inspiración para obtener sus objetivos que, tanto mejor sean, tanto mejor karma obtendrán. Yo mismo soy amante de lo cofrade, de la plastica clásica de lo Sacro, de la música que envuelve nuestro mundo procesional y no por ello soy practicante de unos Dogmas que llevan confrontándonos dos mil años. Cada cual es libre de hacer y creer lo que quiera, cómo quiera y cuando quiera pero sin olvidar que el de Arriba, sea quien sea, es un Cachondo y que, cómo buen tipo instalado en el mejor sentido del Humor, a las buenas muy Bueno, pero a las malas y en muchos aspectos la llevamos muy pero que muy mal, más vale que no cambie su cachondeo innato por la mala leche que se le puede presumir, cómo es obvio, de proporciones bíblicas..

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

8 comentarios:

El último de Filipinas dijo...

Cachondo de verdad hubiera sido que cuando atizó el rayo al Cristo estuvieran los de Greenpeace colgando alguna pancarta.

Javier Tellagorri dijo...

Lo más cachondo que yo encuentro en la divinidad es la de guerras que se han organizado y se siguen montando en nombre de la divinidad, apelando unos a Jehová, otros a Allah, otros a Cristo y así sucesivamente, siendo todos ellos denominaciones de una misma divinidad.

E..P.. dijo...

Lo más cachondo seria un mundo sin religiones, ni dioses, un motivo menos para discusiones, de injusticias, sangre y muertes.

Pensar diferente, no es un delito.

Ante todo la mejor religión es "ser persona", lo demás son chorradas.

Un buen post, me ha gustado.

Saludos cordiales Pienado.

Herep dijo...

El Libre Albedrío, CS, al fin y a la postre, es un auténtico cachondeo.
Me alegra volver a verte por estos andurriales, campeón.

Un saludo.

C S Peinado dijo...

El Último, habría sido muy gracioso ver a alguno de esos impresentables correr ladera abajo incendiándolo todo... Ver para creer.

C S Peinado dijo...

Javier, si Dios existe o no no creo que sea la cuestión. El Dios cristiano, musulmán, judaico, hindú o de Calasparra es una creación humana para justificar lo bueno o lo malo que hay en la especie. Quizás si fuera un Dios Humanista en la misma medida que se han librado guerras en su nombre, habríamos avanzado algo.

C S Peinado dijo...

E..P.. tener una creencia íntima es lo mejor del mundo. Lo peor es sacarla fuera e imponerla por la fuerza. Eso es lo que nos hace crear un Dios a medida para justificar nuestra carencia de valentía a la hora de hacer o dejar de hacer según que cosas...

C S Peinado dijo...

Herep, me está costando bastante el volver. Espero poco a poco rehabituarme a escribir y en la medida de lo posible, a responder. Que con trabajo y familia, todo cuesta...

Darle Caña a ésto: