martes, 17 de abril de 2012

Incertidumbres añadidas.

España en ebullición.
Para el que me siga de vez en cuando, que una sobredosis de CSPeinadismo no es demasiado aconsejable, sabrá que no me caracterizo por ser un apasionado de la siniestra. En mi estado de transición de núbil a adolescente y posteriormente a adulto tuve la desgracia de padecer. Digo bien. De padecer las continuas alusiones a un sistema decrépito que se caracterizaba justamente por ser corrupto, mentiroso y más dado a premiar el Pelotazo que la decencia. Una época, finales de los ochenta, inicios de los noventa, que se caracterizó por otra crisis económica de la que, obviamente, no hemos aprendido demasiado. Dicho ésto comprenderan ustedes que hechos cómo lo de Repsol me repatee doblemente cuando elementos de la radical Izquierda Unida se permiten el lujo de decir que la expropiación de la petrolera es un golpe merecido por el pueblo español. Queda claro y cristalino el amor que esos seres tienen por esos votantes imbéciles que les premian con sus votos.

El que bien te quiere...

No aludiré a la ida y venida del apoyo al gobierno del sucialismo patrio. Esos, que no terminan de creerse que alguien les sacara del poder hace ya cuatro meses de una patada en la agit-pro, siguen sin saber donde están ni que hacer. El gran RuGalcalva, otrora ministro temible y temido ahora no es sino un pelele atado a sus propios resultados electorales que hacen que si bien el PP vaya descendiendo en intención de voto merced a las reformas que están llevando a cabo gracias a la porquería de país que nos dejaron los adláteres del Amo de las Cloacas del Estado, el lo haga parejo y en picado, cómo corresponde a una opción política que, gracias a Mr Gañán en Andalucía, se va labrando la lápida lentamente, letra a letra, mientras aquellos desplazados eternos por el impetú de Isidoro, los garantes de la Internacional, los cachorros del asesino de Paracuellos ven cómo se les va haciendo la justicia histórica que, según ellos, no se les hizo durante la contienda Nacional.

Cayo Lara, el hombre que mira de soslayo al medico Llamazares, que dudo mucho que respetara el juramento hipocrático más allá de tu afiliación política y tu cercanía al castrismo, se vanagloria de haber hecho resurgir un partido tan residual cómo prescindible, por cuanto sus comentarios en contra del Pueblo que les mantiene en su puesto y les paga el sueldo, sería para que perdieran mil millones de votos de una tacada. Eso en un lugar racional donde la ciudadanía sea medianamente culta, no esté lobotomizada por la televisión al servicio de la progresía y lea regularmente algo más que la prensa del corazón. En éste trozo de terruño que nos queda del grandíoso Imperio que nos fue arrebatado a base de masonería y traición, la siniestra más oscura y radical ve cómo a cada medida del gobierno o a cada salida de tono del sucialista de turno el número de votos les crece y con ello el derecho a soltar las grandes paridas prosoviéticas que hicieron grande la Revolución de Octubre... Hace cien años.

...Te hará llorar.

En el fondo, que cada vez que éstos payasos habran la boca suba el pan seis euros, no da sino pena. Con cierta dentera, eso sí, pero pena al fin y al cabo. Y no por ellos. Que vá. Por ellos si acaso te viene la arcada, no mucho más. La pena me la dan esos españoles que siguen sin saber de la misa la mitad, son más del campo que un arado y votan izmierda si o si. Cambiando a uno u otro partido en función de lo popular que sea uno u otro. No dudo que tienen buenas intenciones, cómo buenas deben de ser las de Castro, Ortega,  Chávez o Correa con sus pueblos, los cuales son de los más inadaptados, atrasados y criminalmente boyantes del Cono Sur y que, sea dicho de paso, son los ídolos de éstos animalicos que tenemos aquí, que lo mismo te montan un piquete criminal que te ocupan un escaño en el Parlamento de Andalucía cómo esa cabra barbuda del alcalde de Marinaleda, del que no sé el nombre y del que, sinceramente, espero no aprender nunca.

La siniestra profunda, la rancia, la rapúblicana, que está encendida por su suerte en las urnas, por lo bien que los miman en la pobre Andalucía, por lo mal que lo está haciendo la monarquía y por supuesto porque ellos lo valen. Es para hacérselo mirar, no de golpe, pero sí poco a poco, porque si lo que queremos es ser la sucursal de Cuba en el continente europeo, con ésta gente lo estamos logrando a fuerza de bien. No puede ser que la única opción política a parte del sucialismo sea el abismo, lo cual deja en entredicho la calidad democrática en España, por la cual la izquierda prefiere dar pasos hacía atrás a cada cual más fuerte y el grueso de los votantes con ellos, retornando a un punto que ya nos enfrentó una vez y demostrando que ésta democracia no les vale. Que quieren la suya propia y en la misma ellos representan a quien quieren, cómo quieren y porque quieren y en su democracia sólo hay unos ganadores, ellos, y unos perdedores, todos los demás.

Amour, amour.

Y es que se quieren mucho, cada vez más. Y nosotros menos, mucho menos. A mí, una tipa, que ocupa escaño de diputada en la Asamblea de Madrid, me dice, por su santo morro, que lo que ha pasado en Argentina es algo que me merezco cómo español, le meto una patada en la boca que va a estar chupando sopa el resto de su vida. Y que no me vengan con que soy violento. Más violentos son los perroflautas del 15M, los piquetes sindicalistos y toda la basura de la inmensa maquinaria propagandística del AgitPro que persiguen llevárselo calentito a costa de ponernos el la picota de la inmundicia más salvaje de la que son capaces de crear. España, que nunca fue de izquierdas, se volvió totalmente zurda el día que Cara Garbanzo la espichó. En el mismo momento que una tonelada de granito certificaba la defunción de cuarenta años de Historia, España empezaba a escribir con la mano tonta. Así nos ha ido y así nos va.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

7 comentarios:

Wittmann dijo...

Buenas Peinado.

No voy a ser yo el valladar moral de la Monarquía ni mucho menos del papel que esta juega en nuestro Estado constitucional. Lo que no tolero es que, como tú insistes (y bien insistido está) es que estos sujetos ignoren las huellas de su pasado y vengan a ser el ardid moral y político de una sociedad que nada les debe. Y como siempre, aprovechan el menor resquicio en su oscuridad izquierdista para salir de la cueva mental en la que se encuentran. Y lo peor de todo es que ahora nos vienen con su ignorancia filochavista a decirnos qué es lo que hay que hacer y qué no. ¿Se puede ser más ignorante e hipócrita al mismo tiempo?

Un saludo.

E..P.. dijo...

Seamos consecuentes y veamos lo bueno y lo malo de cada uno y no los tiros siempre a la misma diana...
Para quién quiera razonar las cosas dejo este enlace.

http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/15210-catorce-preguntas-y-respuestas-sobre-repsol-ypf-que-no-aparecer%C3%A1n-en-los-medios-capitalistas-espa%C3%B1oles.html

Si es de izquierdas, claro que si lo pusiera el mismo PP también lo pondría. No es lo que diga unos y otros por ser o no ser de un palo u otro es razonar las cosas como son.
Por cierto ya se "ataca en España" a los "comercios y negocios de argentinos" de verdad de vergüenza.

No quiere decir que unos con sus razones y otros con las suya, aquí solo se joden los de siempre y en este caso los ciudadanos argentinos, los más, los pobre jubilados de allá y todo por el poder y el capitalismo de unos y de otros. Y no creo que halla nada raro cuando IU lo unico que ha dicho que no confunda los intereses españoles con lo de la empresa privada de Repsol y que se preocupe más por los trabajadores españoles que poco han preocupado al gobierno en otros movimientos como fusiones bancarias y por otro lado que no sean perjudicados los empleados de la petrolera en los intereses privados...creo que no han dicho nada malo por ello....o será que ofende que respetan la decisión de Argentina de expropiar ypf y rePsol...más del 50% es propiedad extranjera y que la empresa solo declara en España el 25% de sus beneficios totales...

El PP lo que tiene que hacer es solucionar los problemas que tenemos aquí y no de empresas privadas que nosotros ni yo, tengo beneficios sobre ello; ellos si tiene el cacho por eso les duele.

De un modo u otro los únicos condenado son los Argentinos de a pie que les va a caer una buena, nosotros ni nos dan ni nos beneficiamos,..el enlace que he puesto creo que lo deja todo bien claro.

No se de donde sacas la izquierda radical que dice lo que dice, porque yo veo las noticias de todos los palos y no he visto nada de eso, más bien los noticiarios al servicio de sus dueños capitalista ponen a todos los que no son de su palo a parir, que ya es triste tanto idiota de directores de noticias al servicio de su amo confundiendo la realidad.

Saludos.

Zorrete Robert dijo...

Yo es que no puedo con ellos ni con los que dan el tostón con eso de la ecuanimidad, la equidistancia y lo de vamos a ver que todo tiene su parte de razón y su lado bueno. Ni una m....
Quien se alegra y jalea todo lo que le pase de malo a nuestra nación y al tiempo compadrean con quienes tiene debajo de la bota y en la miseria a su propio pueblo en nombre de no se que, para mi no tienen nada de bueno y los quiero cuanto mas lejos mejor.
Saluditos.

E..P.. dijo...

Está visto que en este país un mal español y tonto del culo es: el que no es de derechas, el que no quiere monarquía, ni religiones, el que no sigue el rollo de los de derechas, los quedan el toston con eso ecuanimidad y la equidistancia, lo que jalean, todo lo malo que le pasa a nuestra nación (esto es de nacionalistas) yo soy más de patria (pueblo),...un mal español y tonto del culo somos todos aquellos que no pensamos igual que otros, que hacen apología de racismo, del sexo, clasicismo social y que después van de correctos por la vida pero no admite moros, negros, gays, lesbianas y con su hipocresía se crea más y mejor que los demás y que la izquierda es toda la misma y todos somos iguales unos perros flauta, unos desgraciados y unos mierdas porque vemos otras formas de hacer las cosas y las miramos de otros modo...muy bien, solo razona la derecha, los fachas, los conservadores y los ciudadanos de primera y segunda clases...

Estoy hasta los (OO) de tanta tontería nacionalista y que se crean que ser un buen español tiene que ser derechas, monárquico y cristiano y encima tener que seguir su rollito de ciudadano ejemplar.

Aqui o cabemos todos o no cabe ni Dios otra es que te quieran pisar que es muy diferente...ante todo respeto, considreración, y lo más importante hay que ser persona.
Saludito.

Lobo Solitario dijo...

Tu mismo lo has dicho: Nos lo tenemos merecido. Por tontos, por dar el voto y lo que es peor, el placemen y reirles la gracias a quienes son y no se cortan en decirlo enemigos de España y todo lo que representa... El dia que los españoles aprendamos una regla de oro tan sencilla como. Primero lo nuestro, es decir, hablando del pueblo, la nación, España, que es la casa común de todos; independientemente de que tengamos ideas de izquierdas, centro, o derechas, ese día entenderemos la diferencia que hay entre dar el voto a Rosa Díez o a Zapatero, darselo a ERC o a ciudadanos, dárselo al PSoe o al PP... Pero claro es imprescindible para esto saber que es uno y quien es el enemigo de uno.... ¡Algo que muchos españoles no lo saben y piensan que el enemigo es el rey por el mero hecho de serlo o que el amigo es Pujol por el mero hecho de que habla "bajito" y se declara republicano

El sibarita pobre dijo...

...Y así nos irá. Porque mientras la izquierda más estúpida de Europa siga siendo el referente moral de todo el país, derecha incluida, nunca levantaremos cabeza.

Lo de Argentina le pasa a los débiles, a los que nadie teme ni respeta. Si la respuesta es contundente (no bélica), el mundo entero se lo pensará antes de atropellar nuestros intereses. Que se lo digan a los británicos.

Un abrazo.

Maribeluca dijo...

Olé, sí señor, muy bien dicho.
No añado nada.

Darle Caña a ésto: