lunes, 21 de enero de 2013

Cansancio.

Foto de Internet. Más claro... Agua.
Muchas veces, después de un sueño reparador te alzas, desayunas, lees la prensa y un soberano y desgastante cansancio se abate sobre tí cómo si de plomo solidificado se tratase. No es que te hayan echado la sal a la mollera reventándote la herida, es que directamente te han ampliado el tajo del cuello con un sestazo de esos que son de antología, no enviándote la chola de paseo de puro milagro. Un sestazo soltado de golpe y ávido de la más repugnante y afixiante realidad que nos pueda embargar. Creo que en esos momentos, por más cosas que tengas en la recámara, por más asuntos que soliciten tu atención, tus ganas de seguir adelante se reducen a mínimos y tu único objetivo es el retorno certero e inmediato al útero calentito que supone la cama con sus cuarenta kilos de mantas, a ver si cuando saques de nuevo la cabeza todo ha sido una mala broma o peor pesadilla y en tema se reduce a nada, un mal café que se fué por donde no debía.


Tiempos de desamortización.

En España, el paraiso del delincuente, no hay ni un sólo político. Eso queda patente en aquellas palabras que murmuraba el Generalísimo y que acentuaban que, España, es un cuartel y en el mismo no tiene cabida la política, pues la misma supone tener cientos de miles de capitanes para un sólo soldado, el Pueblo, por lo que si uno quiere ser feliz en éste engendro de país, tiene que alejarse lo máximo posible de tan vilipendiosa disciplina. La política tiene una degeneración metamórfica pues, si en grandes países hay grandes escuelas de política, en España el que se mete a politicastro no es por amor al Arte, sino porque no sirve para otra cosa que para robar. En definitiva, el que se mete a politicastro en España es porque no sirve absolutamente para nada. Para robar, estafar y en definitiva ponernos las peras de a cuarto saqueándonos y poco más. Así son las cosas y si en cuarenta años no nos hemos dado cuenta de por donde se escapa el aceite mal lo llevamos.

De ahí que leer la prensa éstos últimos tiempos te puede suponer una úlcera sangrante sin remisión, de suerte que te verás con la cartera en volandas de cualquiera de esos personajillos que, vendiéndote que están ahí por tí te afanan la salud y te absorven el tuétano mientras tu, insconciente los sigues votando y aplaudiendo cómo el tonto del pueblo en que todos nos hemos convertido. Ha quedado patente que el zETApaterismo ha sido, de lejos, la gota que ha colmado el vaso. El caso claro de que los españoles odiamos a nuestro país y por ende a nosotros mismos mientras seguimos dando pábulo a unos y otros que se turnan en el noble arte del latrocinio mientras recortan, absorven y dilapidan sin que hagamos mucho más que aplaudir con las orejas. Es el fracaso de todo un sistema que cae por su peso tras la insostenibilidad manifiesta de una estructura primermundista en un país segundomundista en transición a la mierda. No son ellos los responsables sino cada uno de nosotros.

Antisistemas y con razón.

Es por ello que en cierto modo empiezas a ver con buenos ojos a los antisistemas. Señoritingos de la anarquía que luchan por no se sabe qué en nombre de nadie para obtener nada a cambio de derramar su sangre en una lucha perdida. Una lucha que, sin embargo, seguirá siempre vigente al perseguir una entelequia, una Utopía que nosotros, los simples mortales que seguimos acudiendo al deplorable espectáculo de la politicástria patria ni siquiera podremos acertar a vislumbrar. Y todo porque estamos, por mucho que alguíen se me alce por ello, condicionados al simplismo y la aceptación de lo que nos venga. Es el juego de la más repugnante de las Dictaduras, la de la Democracia que te da educación gratuíta encubriendo el peor de los adoctrinamientos, para crear seres grises, consumistas, acomodados y que no usen la cabeza más allá de mamarse el programa de corazón de turno, el partido(s) de fútbol o cualquier otro atisbo de inhumanidad.

España está desgastándose con su Democracia (un periodo inédito en su Historia) mucho más deprisa de lo que se refortaleció en los cuarenta años anteriores. Algo muy jodido nos está pasando cuando cada vez son más las personas que echan de menos a Franco y las que sueltan pestes de los más gruesos calibre del Gobierno, los politicastros y demás roña que vive a costa del contribuyente (inmigrantes sobresubvencionados, enchufados, personal laboral a dedo y demás purria que debería ser erradicada lo mismo que se erradica una plaga, a lo bestia, sin pensarlo y de manera contundente). No creo que sobrevivamos a la Democracia. Es lo que tiene dar poder de decisión a una caterva de ignorantes cómo los españoles, que ven ahora, tras muchos años que la politicástria es un problema cuando el problema sómos todos los que no le hemos abierto de un peñonazo la cabeza a un politicastro.

Se abre la veda.

Seamos claros y dejemos de estar cansados. España no la reconoce ya ni la madre que la parió y todos, Pueblo, fuerzas de seguridad del Estado y ejército estamos tan sumamente cansados que habría que nombrar, cómo hacían los Romanos en tiempos de crisis, a un dictador, abolir la Democracia, pasar por la piedra a toda la Casta (Nada de palabritas o buenas intenciones) y empezar un nuevo ciclo retornando al estatus quo de veinte de noviembre del setenta y cinco. Y lo dice un tío que siempre creyó en el sistema democrático. Un tío tan sumamente cansado y defraudado que ve los politicastros, los Mariasnos, RuGalfaisanes, Urkullos, Mases y Orioles cómo lo que son, nuestros enemigos, los de nuestros escuetos sueldos (el que aún los tenga), que saquean sin pudor llenándose la boca de nación, patria y no se cuantas mierdas más mientras pasamos hambre, frío, nos empobrecemos y sobre todo nos cansamos, mucho y cada vez más.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

11 comentarios:

Javier Tellabeltz dijo...

El resumen es perfecto y lo suscribo =

habría que nombrar, cómo hacían los Romanos en tiempos de crisis, a un dictador, abolir la Democracia, pasar por la piedra a toda la Casta (Nada de palabritas o buenas intenciones) y empezar un nuevo ciclo retornando al estatus quo de veinte de noviembre del setenta y cinco. Y lo dice un tío que siempre creyó en el sistema democrático. Un tío tan sumamente cansado y defraudado que ve los politicastros, los Mariasnos, RuGalfaisanes, Urkullos, Mases y Orioles cómo lo que son, nuestros enemigos, los de nuestros escuetos sueldos (el que aún los tenga), que saquean sin pudor llenándose la boca de nación, patria y no se cuantas mierdas más mientras pasamos hambre, frío, nos empobrecemos y sobre todo nos cansamos, mucho y cada vez más.

Agustin dijo...

El Sistema esta en fase de gangrena total,un saludo,

El último de Filipinas dijo...

No creo que el sistema de democracia sea inédito en España, lo que sucede es que esta vez está durando demasiado.

Herep dijo...

La gente escucha la palabra Democracia y cree que con ella llegará la panacea, los peces cantarán en el río y de las fuentes brotará vino tinto de calidad más que constatada, CS...
... pero nada de eso es seguro... como tan pocas cosas en esta vida.

Yo no alabo sobremanera la Democracia pues nunca debemos olvidar que en ella hasta los idiotas votan.

De todas formas, suscribo la idea del alzamiento a lo Julio César. Ideal.

Un abrazo, figura.

ramrock dijo...

Ese tipo de estado de ánimo se está extendiendo como una auténtica pandemia.

C.S.Peinado dijo...

Javier, es lo que preservó al Imperio durante varios siglos y cuya adopción impediría, cómo ya lo hizo durante cuarenta años, que nos comiéramos los higadillos unos a otros.

C.S.Peinado dijo...

Agustin, se cae a pedazos aunque son muchos los descerebrados que aún se resisten a verlo.

C.S.Peinado dijo...

El Último, no es democracia, sino politicracia. Existe lo que podríamos llamar un nuevo estado feudal en que cada politicastro ostenta una parcela de poder con sus propios vasallos, nosotros. En sí, la democracia no ha existido nunca en España.

C.S.Peinado dijo...

Herep, en España tenemos muy oxidado el concepto de democracia. Seguimos viviendo en el Matrix de las telenovelas y Telahinco y los cerebros derretidos no dan para más...

C.S.Peinado dijo...

ramrock, sólo estamos al comienzo, detrás viene mucho, pero que mucho más...

C S Peinado dijo...

Herep, es lo que nos queda porque es lo que nos merecemos, cada uno tiene su castigo y nosotros es el de una democracia fallida, corrupta y desmembradora del país.

Darle Caña a ésto: