sábado, 21 de julio de 2012

En caída Libre.

España en la Uvi, ya hemos llamado a la Funeraria.
Lo he dicho tantas veces que ya me parece un axioma. Lo bueno que tienen las Crisis, que de hecho en chino se  escriben con los símbolos que simbolizan el riesgo y la oportunidad, es que dejan al aire el verdadero tejido de un país. Esa capa real sobre la cual se han creado todas las demás. Una capa tan real que ahora descarnada de las irrealidades de las ampollas reventadas de las inmobiliarias muestran el goteo de una pus maloliente y asquerosa. España ha vivido por encima de sus posibilidades desde que el chache Paco se fue a dormir el sueño de los justos bajo mil kilos de granito de Guadarrama. Lo hemos hecho, de forma directa o indirecta, cada vez que hemos ido al banco a endeudarnos, cada vez que hemos votado a incapaces, cada vez que hemos especulado comprando un piso por uno para venderlo a cuatro... No merece la pena calentarse la cabeza, todos sómos responsables de un país en caida libre que hasta que no tope con el suelo no podrá coger impulso para ascender. Poco más se puede hacer que esperar y rezar.

El Gobierno, desbordado.

Asi, de un modo tan sumamente descarnado, de un modo tan atroz se nos presenta una realidad que hemos labrado cada vez que dábamos crédito en las urnas a los que sólo buscaban la destrucción de nuestra españolidad. Es así, no tiene más lecturas. Ayer, un presidente agobiado preguntaba a un líder de la oposición, un ser ladino y directamente responsable de la crisis en la que nos hallamos que si no queria que el gobierno siguiera recortando por donde lo estaba haciendo indicara una vía alternativa. La respuesta fue la callada por respuesta. En no me mojo. El te voy a hacer la vida imposible pero sin darte pautas de actuación. El acoso y derribo a un gobierno que, seamos sinceros, lleva buena intención pero no tiene los arrestos para hacer lo que tiene que hacer y por ello es plenamente prescindible en la medida que la reforma debe de ser integral, estar por encima de los intereses de los politicastros y atacar el problema en su raiz, la concepción errónea de un Estado sobredimensionado y del todo obsoleto.

Cuando el río suena, piedras arrastra. El río está seco por la sequía de ideas que nos asolan desde ese templo de la soberanía que se supone que es el Congreso, blindado ahora para impedir que los funcionarios, esos que tan calladitos se quedaron cuando cinco millones de españoles se iban al paro,  asalten en una reedición del 18 de Julio. La soberanía nacional ya no reside en el Pueblo Español sino en los mercados. Eso hace que la Constitución, bastante inútil desde que los nacionalismos descubrieran que se la podían pasar por el forro de los cojones sin asumir ninguna responsabilidad, quede definitivamente en desuso, cayendo el país a unos niveles de total inmundicia social y politicástrica. El río está seco, en efecto, pero las pedradas, cómo las piedras del Valle de la Muerte, se siguen moviendo sin cesar por el cauce reseco y calcinado del arroyo español, apedreando a los de abajo, a los parias que rebuscan en sus oquedades alguna brizna que llevarse a la boca mientras ellos, los que nos han hundido en ésto, siguen nadando en la Opulencia.

Las consecuencias del atracón.

Este no se ha hecho nunca de esperar. Siempre estuvo acechando tras las matas de nuestra indiferencia. España ha ido entrando en los organismos internacionales a trompicones de unos politicastros que no asumen,  ni asumiran nunca la responsabilidad de haber convertido éste país en un Estado-Florero. Si miramos a los actos que nos han ido cuajando a lo largo de los años, creo que es patente que la conversión de la Frontera Sur de Europa en un país de servicios, más enfocado en servir de parapeto a las políticas expansionistas de todo el mundo que en lograr una potencia emergente es patente. Los poderes públicos españoles han pactado la imbecilización de la sociedad cómo paso previo a un hundimiento nacional que implique una sumisión y dependencia económica de los paises del Norte de Europa. No creo que haya que ser un genio de la geopolítica para vislumbrar que eso es lo que nos ha pasado. Hemos sido cebados a base de subvenciones, hemos sido encarrilados a ser los camareros y albañiles de una Europa Industrial que ahora nos suelta la limosna limitándola cómo se limita la paga a los adolescentes.

Y es ese relevo generacional que debiera garantizar la consecucion y continuación de unos objetivos mínimos ha sido educado en dos vertientes, o en la cultura del esfuerzo por la cual les irá mucho mejor fuera de España que en el suelo patrio o bien en la cultura de la complacencia, por la cual es mejor vivir del paro, de la subvenciones de Mamá Europa o directamente vivir de cuatro cosillas que nos permitan hacerlos in demasiado esfuerzo. Eso ha garantizado el nacimiento de una casta funcionarial, extensa e insostenible a la que todos quieren pertenecer enterrando de forma fehaciente la cultura del emprendimiento. España es un enorme bazar de servicios que ya no interesan a nadie. Los mercados mandan y exigen que nos postremos, trabajemos catorce horas, cobremos doscientos euros y demos las gracias por poder hacerlo o... emigremos. La caida libre está certificada, es un hecho y cualquier medida va encaminada a cumplir los preceptos de nuestros amos, los de arriba, los del Norte de los Pirineos, son pena de quitarnos la piruleta y darnos dos buenos azotes.

Pesimismo subyacente.

Tras el atracón que todos, en mayor o menor medida nos hemos pegado, sabiendo que los politicastros son los que peor lo han hecho, si, pero siendo tambien  sinceros y asumiendo que  todos hemos mordido la tarta de creernos una democracia sajona, un país con una industria, supongo que la inmobiliaria, boyante y capaces y con todo el derecho a mirar a los demás por encima del hombro. No estamos en momentos de mirar al pasado inmediato pues el objetivo debería ser mirar hacía adelante, a dar cuanto antes nuestra sangre a los mercados y que suelten un poco la cuerda para que tengamos la sensación, al cabo de cinco años ya, de poder trabajar para nosotros en lugar de hacerlo para las eléctricas, los gobiernos, los especuladores y los banqueros. Caemos, llevamos cuatro años haciéndolo, sin pensar que la caida es mucho más profunda de lo que llevamos viendo y que el suelo está en la España de mil novecientos ochenta y dos. Aquella en que nos congratulábamos de haber alcanzado una democracia que terminaría, en el fondo, arruinándonos la vida.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

12 comentarios:

Alcalatravo dijo...

Sr. Peinado, resulta tan abrumadoramente coincidente su punto de vista con el mio propio sobre la situación de ahogo literal en la que nos encontramos, sus causas/origen y efectos, que no he podido resistirme a agradecerle sus palabras, por poco optimismo que transmitan. La verdad no tiene disfraz y siempre es música para los oidos de cualquier persona respetable.
Un saludo cordial, hermano.

Lobo Solitario dijo...

Me temo CS, que el fondo del agujero (al menos económicamente) no está en 1982, sino antes, mucho antes, quizás en 1962...
En cuanto a culpas se refiere: En efecto la tenemos todos; el pueblo por permitir a incapaces y darles su apoyo; los distintos gobiernos por llevarnos a la ruina. Pero seamos realistas: El pueblo no tiene por que saber hacia donde le conducen, para eso hay dirigentes; ellos son los que tendrían que haber adivinado y puesto remedio a todo esto... ¡Y por tanto son ellos los que tienen que pagar penalmente!

ZotePé al talego dijo...

Fantástico blog paisano. Te invito a que visites el mío. Creo que tenemos bastantes coincidencias.

Saludos

Fernando

ZotePé al talego dijo...

Un gran blog, paisano.
Te invito al visitar el mío. Creo que tenemos bastantes similitudes...
http://altalego.blogspot.com

Saludos

Herep dijo...

Excelente análisis, CS. En línea con los últimos. Certero.
España parece un pollo sin cabeza. Sin Gobierno, sin Ley, sin Orden.
Esperaban un estadista a la altura de las circunstancias... un hombre de Nación que sacudiera el viejo polvo que descansa sobre la nación más vieja de Europa... y apareció Don Mariano, el Breve.

En caída libre, amigo mío. De nada sirvió advertirlo.

Un abrazo, y que tengas un buen fin de semana.

José Luis Valladares Fernández dijo...

España, o lo que queda de ella, lleva ya tiempo en coma y con encefalograma completamente plano. O hay algún nvaliente o el óbito definitivo no tardará en producirse

Saludos cordiales

ramrock dijo...

Pues mira tu por donde coincido en que esto viene de mucho antes.

Precisamente eso de "comprar un piso a uno para venderlo a cuatro" me ha recordado que he sido testigo material de una jugadita así y la estaban realizando compañeras mias de trabajo cuando no eramos otra cosa que meros administrativos.

Y yo me quedaba loco cuando veia que, sin haber terminado aun de pagar el primer piso, se metian en la compra de otro y, asombrado, les preguntaba que si estaban locas pero me respondian "no, no, ES UNA INVERSIÓN, yo ahora pagaré hipotécas pero es que estos pisos se revalorizan y......."

Y de aquellos barros vienen estos lodos.

A mi no me consiguieron convencer, por supuesto, yo siempre he sido, salvo cuando no ha quedado más remedio, de "pagar al contado" y si no puedo, paso de ello y punto pelota (cosa que para muchos era porque "así siempre serás pobre, en esta vida hay que correr riesgos y además, que son bienes inmuebles, esto siempre sube...")y seguí a lo mismo, cierto que también algo a lo loco puesto que mi fallo ha sido el de "vivir al día, el dinero es para disfrutarlo gastandolo y blablabla" es decir,muuushaaa juergaaa, a mi rollo.

Supongo que estas ex-compañeras venderian en los 90, digo yo, y lo mismo se salvaron de esto pero el caso es que ahora lo mismo no se salva ni "el tato" y lo que ganaron en su momento se les va a ir en tapar algún otro agujero (no sería de extrañar que hubieran seguido haciendo lo mismo) pero pienso que también son culpables por realizar estas prácticas y encima nos han arrastrado a quienes no las hemos usado.

Los principales culpables, por supuesto, son los politicos y todos los que sabemos pero está bien claro que los ciudadanos tampoco hemos contribuido mucho con buenas prácticas precisamente.

¡Jo, que país!

George Orwell dijo...

Cuidado, que a veces caemos en la trampa orwelliana que nos imponen. La democracia (es un decir) no empezó en 1982, empezó en 1976, concretamente el 15 de Diciembre mediante celebración de referéndum y cuya Ley para la Reforma Política se promulgó el 4 de Enero de 1977, día desde el que "técnicamente" y a todos los efectos se puede hablar de democracia (es un decir). Lo del 82 es una sibilina jugada socialista (y tan lista) puesto que coincide con la fecha en que la PSOE ganó sus primeras elecciones, hecho que les viene muy bien para autoproclamarse como los "adalides de la libertad" que trajeron la democracia a España. Lo cual es absolutamente falso. Por lo demás excelente post...

Saludos.

Vicente Rubio dijo...

Fijate con la que esta cayendo y yo aun tengo esperanza de salir adelante pese a la poca ayuda del Frente Popular en pleno, que menos matar curas y monjas actúan como los años 30.
A esta gente solo le interesa que España vaya mal es la única manera de subsistir, de igual modo actúan los nacionalistas-separatistas.
Quitando a los verdaderos españoles que no somo egoístas al resto de la oposición lo que pretenden es que España se hunda asi podrán decir y tener algo por lo que luchar en las calles.
Demencial.
Un abrazo amigo y adelante.

Maribeluca dijo...

Bastante de acuerdo, amigo mío, pero ahora estamos aquí y hay que tirar p´alante con lo que hay...y nada arreglará que lloremos y nos tiremos de los pelos o caigamos en esa trampa de pescadores en río revuelto de "entregar el gobierno al pueblo".

Mucho ánimo.

C.S.Peinado dijo...

Estimado Alcalatravo, la verdad nunca es relativa, siempre es descarnada, real y cuanto más clara y con menos aditivos se presente, mejor. Eso es algo que nuestros desdeñosos politicastros aún no han aprendido. El pueblo sabe que tiene que hacer sacrificios, pero quiere saber porque hacerlos y porque no se sacrifican otras cosas antes. Eso, que les falta a nuestros politicastros, debiera ser la base de la confianza que, en éstos momentos, no tenemos.

C.S.Peinado dijo...

Coincido plenamente contigo Lobo a excepción de que el pueblo no tiene porque saber donde le conducen. Si elegimos representantes es para que gestionen todo lo público y nos rindan cuentas, no para ser conducidos cómo borregos por las sendas que ellos, para asegurarse la poltrona, consideren oportuno...

Darle Caña a ésto: