lunes, 20 de agosto de 2012

Es mas facil entenderse con los de fuera.

No tenía previsto hacer vacaciones éste año. El año que nos ocupa sigue siendo uno de los más nefastos de los últimos tiempos en cuanto a las previsiones económicas y el próximo no será mucho mejor por cuanto la solución de nuestro país pasa por adelgazar en lugar de mantener un Estado desorbitado, cosa al parecer poco prioritaria para nuestros politicastros. Es por ello, por esa incertidumbre añadida al hecho de no saber que tal encararemos el trabajo tras las vacaciones, habienda cuenta que Mariasno prefiere cargar el grueso de la imposición fiscal en nuestros hombros con una subida de un tres por ciento del I.V.A. al fin de mantener el inutil y mastodóndico estado Taifal, el compromiso con la Eta y por la destrucción total y absoluta de la Clase Media, que uno valora cada céntio que junta y prefiere guardarlo a gastarlo en algo a la postre tan futil cómo unas vacaciones. Aún así, la suerte parece aliarse con las entes preparadas y unas cositas de última hora me han permitido hacer un dinerito con el que irme tres días.

Vacaciones en el Mar.

Las cosas así, intentando no gastar más de lo estrictamente necesario, el que suscribe y su parienta determinamos que, tras terminar de trabajar el pasado miércoles, cogiéramos carretera y manta tras trabajar en una feria de camareros, cómo bien saben los que me siguen regularmente. Nada del otro mundo, cañas, tercios, tapas y pinchitos morunos a tutuplén en unas fiestas en las que lo que más primaba era el racanismo congénito de propios y extraños a la hora de pedir comandas. Ingentes cantidades de personas que se aglutinaban en familias que, no a bien pudiendo irse de vacaciones, retornaban al pueblo para vivir unos días de los parientes rústicos para después regresar a la ciudad cargada de toda suerte de viandas, papas, aceite y tal. Ese espectáculo no se vería transportado en equivalencia a un Benidorm saturado que podríamos ver el viernes y del que el único recuerdo que me traje sería una ingente y saturada línea de sombrillas pegadas a un inexistente mar.

Así, tras la referida expresión de retrocesión a un tiempo no lejano pero sí lo suficientemente remoto cómo para caracterizarlos cómo anterior al Pelotazo Inmobiliario que nos hunde en la misería agravada cada día más por nuestra Casta inútil, ladrona y totalmente desproporcionada, partimos hacía el Levante alicantino posando nuestros reales en un hotel de L´alfàs del Pi, aledaño a Altea. Un lugar completamente idílico que se alza o se acuesta, según se estime, en una bahía de playas de cantos rodados y aguas cristalinas entre Calpe y el referido Benidorm. Una contraposición patente a la tierra del cutrerío patrío, ya lo dice el refrán, Benidorm, Benidorm, donde el hortera es un señor. Un lugar francamente horroroso, desproporcionado, edificado hasta las últimas consecuencias y plagado de una suerte de mezcolanza de familias, marujas y todo lo mejorcito de la sociedad española que le da su justa fama cómo lugar de vacaciones por excelencia y de la Cultura del Pelotazo urbanístico por definición, cómo dejaban claro algunas edificaciones enormes a medio terminar.

Guiris de Babel.

Pero cómo contra el vicio de pedir está la virtud de no dar, decidí explorar el lado contrario de aquella prometedora Bahía en lo que a Calpe se refiere y encontré una playita al amparo del Peñón de Ifach que hizo nuestras delicias. Aguas claras, arena fina, calma y poca saturación... Si acaso una desmesurada carencia de chiringuitos en los que apagar nuestra desmesurada ansia por apagar la sed vía cervecita a la hora del aperitivo. No obstante, lo que más me llamó la atención es la ingente cantidad de personas que  van convirtiendo, cosa que creo será lo más normal, nuestro país en una gran torre de babel donde los primeros perjudicados seremos nosotros mismos. No dudo de la españolidad de una zona en la que las banderas de España arbolaban por doquier, dudo de un sistema educativo que está convirtiendo en apestados a niños que se expresan muy bien en valenciano, alicantino, catalán o barruntero pero lo hacen con mucha, mucha dificultad en su lengua, la que debería ser materna, la española.

A éstas alturas de la película, tener pena a esas personas es lo único que se puede hacer. Altea y en general toda la zona que abarca es un lugar de muchísima afluencia de noruegos y holandeses que, a la hora de hablar con personas españolas se expresaban de manera correcta y fluida en un idioma con futuro. Por contra, vi niños que, ante la complacencia de sus padres, se expresaban en un valenciano fluido ante la imposibilidad de hacerlo en un castellano mínimamente correcto. Así las cosas se constata lo que es una realidad inmensa que no deja sino ser una constante de atraso mayúsculo y caída libre hacía al provincialismo y el tribalismo más oscurantista. Los extranjeros, a más occidentales, mejor se expresan en español en clara contraposición a los que se supone que son el futuro patrio. Me hizo mucha gracia que sigamos desperdiciando fondos y esfuerzos en mantener un país finiquitado y a remolque de todo el mundo por el mero hecho de no haber dado el golpe en la mesa en el momento oportuno.

Nuevo ciclo hacía el Infierno.

Acaba el estío y la prima de Riesgo que se había relajado, por estar Mariasno de vacaciones, en breve volverá a repuntar. El Iva va a terminar de cargarse la economía real y Belén Estebán es la noticia internacional del día. España no va a obtener la ayuda de una Europa exhausta y harta de ver un país que en lugar de gestionar malgasta y en lugar de hacer Reformas de verdad pone parches que al final terminan por costar mucho más dinero del que habría supuesto hacerlo bien a las primeras. Las Taifas se rebelan, los asesinos terroristas son los nuevos héroes. Todo se terminará de ir a la mierda en dos mil trece y nosotros, queridos amigos, nos terminaremos de partir el culo de los estúpidos provincianos, los perroflautas, los amigos de los islamistas y todos los que se han aprovechado de la porquería de democracia que tenemos para terminar con nuestro país. Al menos yo espero seguir entendiéndome de puta madre con los noruegos habienda cuenta de que con los nacionales es, cada día, un poco más difícil.

Si deseas comunicarte conmigo, agregar algo a éste artículo, exponer tu opinión en privado o sugerirme temas sobre los que hablar no dudes en ponerte en contacto conmigo a través de churre_s_peinado@hotmail.com. Gracias.

6 comentarios:

Lara dijo...

Ni en vacaciones descansas, menudo repaso...creo que cuando salgamos de esta especie de limbo estival, va a ser cuando este país, estado o lo que sea esto se emiece a enterar de la que está cayendo, económicamente claro, por queotros asuntos no tienen solución por lo menos a corto plazo.

Saludos.

Lobo Solitario dijo...

Curioso, lo que comentas de los noruegos me pasa a mi con alemanes, holandeses, belgas, ingleses e incluso franceses: resulta mas fácil entenderse con ellos que entender a muchos que de nacimiento son españoles.

Waru Waru dijo...

Bueno, para gustos colores y opiniones como se suele decir. Hay muchisima gente con la q es complicado entenderse; tanto españoles como extranjeros. Eso ya depende de las consideraciones de uno y de otros. Pero claro, esa es solo mi forma de verlo :)
Saludos!

C.S.Peinado dijo...

Lara, parece que mientras se mantenga controlada la prima de riesgo, el Gobierno no piensa pedir rescate, así que cómo tendremos las mismas porquerías, será la ocasiónd e seguir dando la brasa.

C.S.Peinado dijo...

Lobo, es cierto, parece una constante que se repite sin césar en nuestro país.

C.S.Peinado dijo...

Waru waru, me refería más a la dificultad que entraña, en ciertas ocasiones, interpretar las palabras de ciertos conciudadanos con los que compartimos nacionalidad.

Darle Caña a ésto: